• Los blanquiverdes caen ante O Parrulo, ya descendido, víctimas de sus propios errores en un mal partido

  • La derrota del Peñíscola descarta el peligro del descenso directo, pero el 'play out' sigue abierto

Fútbol Sala | Primera División

Los nervios traicionan al Córdoba Futsal en Ferrol (4-3)

Caio César se lanza al suelo para frenar un ataque de Thalles. Caio César se lanza al suelo para frenar un ataque de Thalles.

Caio César se lanza al suelo para frenar un ataque de Thalles.

Ismael Miján

Escrito por

· Rafael Cano

Redactor

El Córdoba Patrimonio de la Humanidad se complicó en exceso la vida al perder en su visita al O Parrulo Ferrol. Los blanquiverdes fueron víctimas de sus propios errores, atenazados quizás por la responsabilidad de ver el objetivo al alcance de la mano, y se vieron superados por un rival ya descendido pero que se empleó a fondo, dignificando la competición como no todos los equipos hacen.

Y es que los de Macario, el que fuera técnico del cuadro cordobés hasta mediado el curso pasado, venían peleando semana a semana sin encontrar el respaldo de los resultados. Eran ocho derrotas seguidas en casa las que acumulaba el cuadro gallego, y los tres puntos fueron a llegar en el momento más delicado para un Córdoba Futsal que debió encarrilar el choque en el primer tiempo y que, en el segundo acto, se vio superado por la situación.

Con un cinco inicial de clara vocación ofensiva, el conjunto de Josan González salió dominador en Ferrol, explotando la conexión entre Jesulito y Shimizu. El gaditano gozó de las dos primeras ocasiones para su equipo, muy claras, a pase del japonés, pero en ambas encontró respuesta de Marc García.

Serio en defensa, sin conceder nada al rival, el Córdoba Futsal se adueño del balón y puso cerca a la meta de un O Parrulo voluntarioso pese a su situación clasificatoria y las numerosas bajas que arrastra. Jesulito, en jugada personal, se topó con el poste y Perin también probó a Marc García en su primera aparición en el juego. El meta de los gallegos se erigió en el gran protagonista de la primera parte, salvando todas las intentonas del equipo cordobés, como una de Zequi, con un disparo raso, ya superado el ecuador del primer acto.

La única ocasión para O Parrulo en el primer tiempo nació de un error del Córdoba Patrimonio en la recuperación de un balón en banda. La pelota le quedó a Iago Rodríguez, cuyo disparo repelió Alfonso Prieto. El rechazo lo remató Thalles algo desviado.

Pablo del Moral intenta robar en la presión adelantada del Córdoba Futsal. Pablo del Moral intenta robar en la presión adelantada del Córdoba Futsal.

Pablo del Moral intenta robar en la presión adelantada del Córdoba Futsal. / Ismael Miján

Superado ese susto, el conjunto cordobés volvió a dominar el juego con solvencia, buscando con paciencia a sus pívots y haciendo gala de una intensa presión en campo contrario. Fruto de ese esfuerzo, Zequi tuvo una ocasión clarísima. El gaditano robó muy arriba y encaró a Marc García, pero el meta volvió a estar brillante en su intervención y logró dejar su portería a cero en una primera parte de mucho trabajo para él.

El choque entró en combustión nada más arrancar el segundo acto. Alfonso Prieto tuvo que intervenir dos veces para salvar el gol local, que llegó poco después en una pérdida de Shimizu que aprovechó Miguel para habilitar a Domingos. Rápidamente pudo equilibrar el duelo Zequi, que robó el balón en campo propio y ganó metros, para definir con un chut desviado. Del posible empate se pasó al 2-0, en otro error de los cordobeses en campo propio, que permitieron a Iago Rodríguez robar el balón y probar un chut que repelió Prieto, pero en el rechazo el tiro del ala gallego lo remachó Thalles.

Josan González tuvo entonces que pedir tiempo muerto, porque su equipo estaba tocado. Pero cuando más sufría el Córdoba Patrimonio, una acción individual de Perin sirvió para recortar distancias. El conjunto blanquiverde se serenó y pronto equilibró el marcador, al transformar Boyos una falta forzada por Shimizu.

Ya con el marcador equilibrado, el duelo se convirtió en un correcalles, con ocasiones en ambas porterías y los arqueros brillando con luz propia. Del caos sacó provechó el Córdoba Patrimonio, gracias a una nueva falta forzada al borde del área, que ejecutó Boyos con un chut potente cuyo rechazo cazó Shimizu para voltear el marcador.

Errores en el peor momento

El equipo cordobés había superado un momento crítico y tenía ventaja en el marcador, pero en el momento clave, aparecieron los errores. Domingos avisó con un chut potente que se estrelló en el larguero, tras muchos minutos de O Parrulo sin buscar el ataque. Acto seguido, Jesulito perdió un balón absurdo que le obligó a forzar una falta, y ahí el cuadro gallego igualó con una buena estrategia, culminada por Kevin Chis.

Con los de Macario liberados de presión y buscando el triunfo con orgullo, un ataque inconcluso de los blanquiverdes permitió correr al equipo local, en una gran contra que culminó Miguel Muñoz. Quedaban tres minutos y Josan González buscó la igualada con el juego de cinco, pero los nervios impidieron la claridad de ideas en los blanquiverdes, que tropezaron donde menos se esperaba y ahora tendrán que seguir peleando para certificar el objetivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios