• "Veo al equipo con capacidad de competir con cualquiera", asegura el técnico del Córdoba Patrimonio

  • La labor formativa y el crecimiento de la entidad son los retos que se plantea para "dejar un legado"

Entrevista a Josan González. Entrenador del Córdoba Futsal "Tengo la satisfacción de que ningún jugador nos ha dicho que no"

Josan González posa en Vista Alegre antes de la entrevista con 'el Día de Córdoba'. Josan González posa en Vista Alegre antes de la entrevista con 'el Día de Córdoba'.

Josan González posa en Vista Alegre antes de la entrevista con 'el Día de Córdoba'.

Juan Ayala

Escrito por

· Rafael Cano

Redactor

Josan González (Puente Genil, 1980) se confiesa un loco de su deporte. Quizás por eso hace días que, confiesa, le cuesta conciliar el sueño mientras da vueltas a la manera de hincar el diente al Burela, primer rival liguero de su Córdoba Patrimonio de la Humanidad. "Tenemos que ganar ese partido como sea", comenta al final de la entrevista como tratando de dar con la llave para que los tres puntos ante el conjunto gallego se queden en casa. Todo ello después de desgranar con pasión y claridad de ideas un proyecto que le ha traído de vuelta a casa para disfrutar de lo que más le gusta, ayudar a los jóvenes en su crecimiento.

-Parece que ahora sí, arrancará la temporada. ¿Les trastocó mucho que se aplazara el partido contra el Betis?

-Estábamos muy preparados, sobre todo después de muchísimas semanas de entrenamiento y con las ganas de empezar ya la liga. Arrastrábamos además las buenas sensaciones de la Copa de Andalucía, con esas segundas partes tan buenas que hicimos, y la verdad es que fue una pena ese frenazo en seco, pero es lo que va a tocar este año y somos conscientes de ello.

-Al menos habrá tenido tiempo de recuperar físicamente a algún jugador.

-Alberto Saura iba a llegar seguro y ahora lo hará con menos riesgo de rotura. Manu Leal igualmente no será de la partida, así que el caso de Saura era el único que teníamos más en duda.

-Aunque no estaba en el club, seguro que recuerda esa victoria inicial del curso pasado. ¿Sería el estreno soñado?

-Es fundamental empezar ganando delante de nuestra gente y que a lo largo de la temporada Vista Alegre sea un fortín, que la gente venga a Córdoba sabiendo que es una pista muy difícil. Empezamos contra el Burela, con el objetivo de construir cada sábado esa victoria y esa fortaleza en casa.

-Les visita un rival que estuvo abajo el curso pasado, pero que ha empezado lanzado. No sé si lo considera un equipo con el mismo objetivo de la salvación.

-Vamos a tardar un poco en dilucidar cómo quedará la tabla. Burela ha fichado muy bien, con jugadores como Quintela, Pazos, Javi Rodríguez... Han hecho un equipo muy compensado y con arraigo a su tierra, con muchos gallegos. Va a ser un equipo muy complicado.

-Eso mismo se espera de su Córdoba Patrimonio de la Humanidad. ¿Cómo ve a los suyos?

-Veo al equipo con capacidad de competir con cualquiera y de ganar a cualquiera, siempre y cuando minimicemos nuestros errores. Somos un equipo nuevo, con un técnico nuevo y eso lleva un tiempo y trabajo. Pero debemos priorizar el conceder lo menos posible. Al final, como en todos los deportes, esto se resume en ser contundentes en las dos áreas. Si lo somos y nos equivocamos poco, estaremos más cerca de la victoria.

-¿Le preocupan los errores de bulto que se han visto en algunos momentos de la pretemporada? 

-Al final, la clave para mí es que esto tiene que ser un aprendizaje acumulativo. Lo que no podemos hacer es repetir los errores de pretemporada durante el año, porque eso nos penalizaría mucho. Si todos estos errores en pretemporada nos han servido para ver dónde estamos y madurar como grupo, pues bienvenidos sean. Pero está claro que no se puede conceder nada al rival, los jugadores son conscientes de ello.

-¿Está contento con la plantilla que el club ha confeccionado?

-Estoy contentísimo. Tengo a todos los jugadores que quería tener. Tengo la satisfacción además de que ningún jugador de los que queríamos nos ha dicho que no. Ha venido gente muy implicada, no hay nadie que venga de vuelta. Todo el mundo está implicado, desde el más joven hasta el más veterano. Y eso es un gusto tremendo.

-En eso habrá tenido mucho algo que ver su presencia en el banquillo.

-A nivel personal, eso te demuestra que la gente tiene confianza en ti y claro que gusta. Pero es un trabajo de más personas, porque al final durante la pandemia he hablado más con José [García Román, el presidente] y Rafa [García, el director deportivo] que con mi novia. El mercado estaba duro y queríamos no equivocarnos. Y creo que el tiempo demostrará que en cuanto a los fichajes, hemos hecho lo correcto.

Josan González. Josan González.

Josan González. / Juan Ayala

-La baja de Nono Castro, ¿trastoca mucho sus planes?

-El caso de Nono es cierto que es una pena porque es un chico de aquí, con un sentimiento de pertenencia muy grande, pero hay momentos en la vida en que uno tiene que escoger su camino, y es totalmente respetable su decisión. Tenemos a Víctor, un chico muy joven que va a tener la gran suerte de aprender de dos grandes porteros como Alfonso Prieto y Cristian. Obviamente no lo esperábamos y es un contratiempo, pero en esta competición no hay tiempo para lamentarse y hay que tomar decisiones.

-¿Y la de Álex Constantino?

-Es un jugador que fichamos como una ocasión de mercado, porque nunca había jugado en España en Primera y tenía muchas ganas. No era el perfil exacto que necesitábamos, porque queríamos más un cierre o un ala diestro un poco más vertical, pero se puso a tiro un chico que tiene mucho talento. Después, por una cosa u otra, no han salido bien las cosas y hemos recuperado a Cordero, que nos va a dar muchísimo en todos los aspectos, tanto dentro como fuera de la pista.

-Usted ya avisó de que contaría con la cantera y está cumpliendo con ello, con Víctor, Joaqui y Pedro integrados en el grupo.

-Están en dinámica total los tres y, sinceramente, me gustaría meter a más jóvenes, pero con el tema del covid va a ser difícil. Primero porque no se pueden mezclar equipos, y luego porque el filial ha empezado muy tarde y ahora mismo hay un salto muy grande en el nivel de la preparación. Pero la idea es esa, a largo plazo trabajar, siendo conscientes de que la cantera no es fácil, que consiste en sembrar y regar hasta que el árbol está madura y se pueden coger las frutas. Ese mensaje de apuesta por los cordobeses no es mío, es del club, y cuando se habla de cordobeses no se mira si son de Adecor, de Adeval o del Boca Juniors… se habla de cordobeses, al igual que cuando hablamos de los cordobeses en Primera. Creo que ese mensaje es también muy importante para la ciudad y la provincia, que este es un club que va a apostar por los cordobeses, sin mirar la procedencia. Queremos a gente de casa y mantener esa identidad prolongada en el tiempo.

"El club va a apostar por los cordobeses; queremos a gente de casa y mantener esa identidad prolongada en el tiempo"

-¿Le ilusiona más ese proceso formativo que el hecho de entrenar únicamente al primer equipo?

-Para mí construir un modelo similar al que he tenido la suerte de disfrutar tanto años en Murcia sería un sueño. Pero es cierto que no podemos perder el foco y tenemos que saber que esto está porque está el primer equipo en Primera. Lo que no podemos es correr antes de andar. Hay que asentar al equipo en Primera y a partir de ahí dedicar más recursos a las categorías inferiores. Pero claro que me gusta, me gusta mucho intentar ayudar a los entrenadores jóvenes. Cuando yo empecé me habría gustado que estuvieran cerca de mí y ahora que tenemos esto, que durante tantos años ha faltado en Córdoba, es importante que todos los que amamos este deporte nos metamos de lleno y sin tapujos en todo lo que es el proceso de formación de jugadores y técnicos.

-Usted que lo ha visto desde fuera lo tendrá más claro. Es tremendo lo que se ha conseguido en este club en tan pocos años.

-Es un lujo. Yo intento que los chavales de la cantera y los entrenadores se den cuenta de eso. Ellos se han encontrado una cosa que, entre comillas, no se han ganado. Entonces hay que venir todos los días dando gracias, por ejemplo, de poder usar una instalación como Vista Alegre, de poder ser filial de un equipo de Primera, de tener la élite a un salto. El ser humano tiende enseguida a tener más derecho que obligaciones. Somos así, pero yo creo que es importante que la gente sea consciente de lo difícil que es esto. Por eso Córdoba ha estado más de 30 años sin esto. Cada vez que uno venga a entrenar tiene que estar agradecido y ser feliz de dedicarse a su pasión. Yo así lo hago, estas semanas incluso me cuesta dormir mucho pensando en el Burela, y no quiero que todo el mundo sea como yo, pero al menos que se acerque. Me gustaría que todo el mundo que disfruta con el fútbol sala en Córdoba se acerque a ese grado de locura.

-¿Cree que los clubes de la provincia entienden que sería bueno ir de la mano para trabajar la cantera?

-Creo que ahora mismo no se han dado cuenta de eso. Hay dos cosas muy claras en este asunto. Todos los equipos que trabajan la cantera, tienen una herramienta muy grande que es esa base. Y nosotros tenemos otra herramienta grandísima, que es un equipo en Primera División y medios para desarrollarnos. Entonces yo creo que la idea debe ser esa, que nos podamos sentar y trabajar todos en un bloque común. Para mí, aquí no hay guerras, porque los que pierden son los niños que no encuentran la posibilidad de acercarse a la Primera División o que tienen que irse a otros clubes porque exista esa falta de organización o comunicación entre los clubes. Yo respeto el trabajo de todos los clubes de Córdoba, porque es enorme, pero nosotros ahora tenemos esa herramienta poderosa que es el equipo en Primera y a largo plazo tenemos que intentar tener cuanto más cordobeses mejor para sacarlos hacia adelante en nuestro equipo o en otros equipos de Primera.

Josan, en una de las porterías de Vista Alegre. Josan, en una de las porterías de Vista Alegre.

Josan, en una de las porterías de Vista Alegre. / Juan Ayala

-Más allá de la garra que ya se le conoce, ¿cuál será el sello de su equipo?

-Está claro que el equipo viene con una identidad muy marcada por Macario, que hizo un trabajo fenomenal con ellos, desde que lo cogió en Segunda División. Esa base, insisto en que no se puede perder. Pero a eso queremos agregar cosas, vamos a intentar ser un equipo muy vertical, que juegue muy profundo con los pívots y que en defensa sea muy intenso, con la idea de jugar siempre lo más lejos posible de nuestra portería. Queremos ser un equipo muy organizado, esa es la idea principal de lo que queremos.

-En pretemporada se ha visto más facilidad para hacer goles.

-Al final, aunque sea una perogrullada, este deporte es muy fácil, solo hay que meter un gol más que el rival. Pero es que es la realidad. Y tener esa capacidad de hacer gol nos va ayudar mucho, siempre que seamos capaces de hacer uno más que el rival. Al final lo que hay es que ganar los partidos, pero para eso el tener pólvora es algo muy positivo.

-¿Es razonable hablar de algo más que la salvación? ¿Qué techo le ve a su equipo?

-A día de hoy, lo único a lo que podemos aspirar es a salvarnos. Si cuando llegue el 30 de noviembre estamos a tres puntos de entrar en la Copa, obviamente lo pelearemos sin renunciar a eso. Pero en una liga tan complicada y con tantos equipos con presupuesto mayor que el nuestro, el único objetivo real que tenemos es salvarnos. Habrá un grupo intermedio en el que queremos estar, alejándonos lo máximo posible de los tres últimos, además de alejarnos todo lo que podamos del play out. Si cuando llegue la hora estamos cerca de otros objetivos, los vamos a pelear, pero a día de hoy el objetivo en el que pensamos es en salvarnos.

"Tenemos que meternos en el corazón a esas 3.000 almas que se van a quedar fuera para que nos den ese empuje"

-¿Les afectará la falta del público en Vista Alegre?

-Yo he venido como visitante con el primer equipo y con el filial de ElPozo Murcia, cuando empezaba a verse el gusanillo del pabellón lleno. Obviamente sería estúpido no reconocer que vamos a echar de menos a esas 3.000 personas, pero lo que vamos a intentar es hacer un ejercicio de responsabilidad con la gente que no puede entrar este año. Tenemos que meternos en el corazón a esas 3.000 almas que se van a quedar fuera para que nos den ese empuje, con el objetivo de que cuando toda esta pesadilla del covid pase, el año que viene puedan ver a su equipo en Primera División y disfrutar en la pista.

-Sé que apenas está empezando, pero ¿dónde quiere dejar al Córdoba Patrimonio de la Humanidad el día que se marche?

-Hay que tener presente que la vida del entrenador es así. He venido y algún día me iré, porque nadie es eterno en ningún sitio. Hace tiempo leí el libro de La leyenda de los All Blacks, en el que el capitán siempre decía que cuando uno va a un sitio hay que dejar un legado. Yo he venido a pecho descubierto, a dar todo lo que tengo y me gustaría que cuando yo me marche todos los entrenadores fuesen mejores, que se quedara un entrenador de la casa dirigiendo al primer equipo. Y que todo el mundo crezca, el club y los jugadores, pero también yo. Me gustaría que el recuerdo fuera de una persona que vino a trabajar por hacer un Córdoba Patrimonio mejor, y no por un lucimiento personal. Esa es mi filosofía de este deporte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios