Baloncesto

El cordobés Felipe Reyes deja el baloncesto convertido en leyenda

  • El pívot se retira a los 41 años con un palmarés envidiable y el cariño y la admiración de compañeros y rivales

Felipe Reyes posa junto a Florentino Pérez y los trofeos que ganó con el Real Madrid.

Felipe Reyes posa junto a Florentino Pérez y los trofeos que ganó con el Real Madrid. / RM Baloncesto

El Espartaco del baloncesto español se retira. A sus 41 años, Felipe Reyes Cabanas (Córdoba, 1980), capitán del Real Madrid y miembro de la mejor generación de la historia del baloncesto español, los 'juniors de oro', anunció este jueves su retirada de las canchas, en un emotivo acto rodeado de su familia, amigos y compañeros.

Con una laureada carrera a sus espaldas, que incluye un Mundial con la selección española en 2006, dos platas olímpicas (2008 y 2012) y un bronce (2016), tres Eurobásket (2009, 2011 y 2015), 23 títulos con el Real Madrid (entre ellos dos Euroligas, siete Ligas ACB y seis Copas del Rey) y uno con el Estudiantes (la Copa del Rey de 2000), se acaba la longeva trayectoria profesional de Reyes.

Bautizado como Espartaco por su carácter y lucha por el rebote en los partidos con la selección española por parte del periodista Andrés Montes, fallecido en 2009, un mote que el propio Reyes admitió que era el que más le agradó de los recibidos durante su carrera, la del pívot cordobés es una de las historias del éxito de la generación mas laureada del baloncesto español.

Una trayectoria de 824 partidos en la Liga ACB y 236 en la selección española que no empezó en el club que le despidió este jueves, sino en el vecino de la capital: el Estudiantes. Formado en la cantera del Instituto Ramiro de Maeztu, se hizo profesional en el Estu, con el que debutó en la Liga ACB un 4 de octubre de 1998, contra el Baskonia en Vitoria. Anotó dos puntos y capturó dos rebotes en nueve minutos, en la primera de sus cuatro participaciones aquella temporada.

La importancia en el conjunto colegial de quien entonces era el menor de los hermanos Reyes -su hermano Alfonso, actual presidente de la asociación de jugadores ABP- creció de forma gradual, siendo parte del equipo liderado por su hermano que fue campeón de la Copa del 2000 y hasta convertirse en clave del juego interior colegial, con el que fue subcampeón liguero en 2004.

Pronto llamó la atención del Real Madrid, que llegó a hacer al Estudiantes una primera oferta por Felipe Reyes en 2001, igualada por el conjunto colegial, pero que acabó consiguiendo el fichaje tres años más tarde. Pagó 1,2 millones de euros para formalizar el fichaje más caro de su historia hasta el momento y el contrato más largo, por cinco temporadas con una más opcional. El vínculo inicial acabó quedándose corto y ampliándose en varias ocasiones.

En su primera campaña de blanco, Reyes sumó el título liguero que el Barcelona le negó como colegial, el inicio de una carrera a la que seguiría una Copa ULEB y otra Liga ACB con el conjunto madridista, pero también varias finales perdidas hasta la llegada de Pablo Laso como entrenador, cuyo ciclo virtuoso en el conjunto blanco coincidió con la plenitud del pívot como jugador.

De la mano del preparador vitoriano, Reyes ha sido el encargado de levantar los títulos más significativos de la última etapa madridista, especialmente la Euroliga del año 2015, ganada al Olympiacos griego en el Palacio de los Deportes de Madrid, veinte años después del anterior título europeo del conjunto blanco y solo uno tras la decepción de la final perdida el año anterior en Milán (Italia) contra el Maccabi Tel Aviv israelí.

No sería la única, porque tres años después Reyes volvió a levantar el trofeo de campeón de Europa imponiéndose al Fenerbahce turco en Belgrado (Serbia). A esas dos Euroligas se unen siete Ligas ACB (2005, 2007, 2013, 2015, 2016, 2018 y 2019), seis Copas del Rey (2012, 2014, 2015, 2016, 2017 y 2020), seis Supercopas (2012, 2013, 2014, 2018, 2019 y 2020), una Copa Intercontinental (2015) y la Copa ULEB del 2007.

Fundamental desde el rebote y su capacidad para provocar faltas personales de los defensores rivales, su papel fue menguando en las últimas dos temporadas, en las cuales desde 2019 ha ido renovando año a año, hasta el adiós de esta campaña, en la que solo ha disputado once partidos en la Liga Endesa y cinco en la Euroliga.

Uno de los últimos júniors de oro

Si impresionantes son los números de Felipe Reyes en la Liga ACB, no lo son menos en la selección española, en la que es el tercer jugador con más partidos internacionales disputados en su historia con 236 participaciones en encuentros oficiales, solo por detrás de Juan Carlos Navarro (253) y Epi (239).

Miembro de la generación conocida como los Juniors de Oro, el equipo que ganó el Mundial junior del año 1999 en Lisboa (Portugal) y que fue el germen de los últimos éxitos del baloncesto español con jugadores como Pau Gasol, Juan Carlos Navarro, Raúl López, Berni Rodríguez o Carlos Cabezas, el pívot cordobés debutó con la absoluta en un amistoso contra Israel previo al Eurobasket 2001 de Turquía, en el que España se hizo con el bronce.

El Mundial de Indianápolis (EEUU) 2002, la plata del Eurobasket 2003 en Suecia y los Juegos de Atenas 2004 fueron los pasos previos a la explosión de este grupo en el Mundial de Japón 2006, en el que se hizo campeona mundial con Reyes entre sus componentes. También fue un peso pesado en las dos platas olímpicas de Pekín 2008 y Londres 2012, tras caer en la final con Estados Unidos, y estuvo en el grupo que fue bronce en Río 2016.

Con diez medallas en su palmarés (un oro mundial, tres oros europeos, dos platas olímpicas y dos platas europeas, un bronce olímpico y otro europeo), Reyes confirmó su retirada del combinado nacional tras el Eurobasket de 2017, en el que había decidido descansar.

El camino del pívot cordobés en el baloncesto profesional concluyó esta temporada y se cerró definitivamente este jueves, con el acto en el que el Real Madrid escenificó su agradecimiento al que hasta ahora ha sido su capitán.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios