Baloncesto
  • El técnico cordobés, que vive su primera experiencia en los banquillos fuera de España, tiene el reto de conseguir la salvación con el club luso

Rafa Sanz: talento y dedicación al servicio del Académica Coimbra

Rafa Sanz da órdenes a sus nuevos jugadores durante un entrenamiento. Rafa Sanz da órdenes a sus nuevos jugadores durante un entrenamiento.

Rafa Sanz da órdenes a sus nuevos jugadores durante un entrenamiento.

El Día

Valiente, talentoso y metódico. Rafael Sanz Armada (1976) ha iniciado recientemente una nueva aventura en los banquillos, aunque en esta ocasión lo hace fuera de España. Concretamente en el Académica Coimbra, club de la máxima categoría del baloncesto de Portugal. Su primera experiencia en el extranjero. Todo un reto para el técnico cordobés, que ha firmado hasta el final de la presente temporada con el objetivo de lograr la permanencia con la entidad lusa.

Con un curriculum amplío, que arrancó en el Colegio Salesianos y pasó por el CB Montilla antes de dar el salto al Cajasur Córdoba, donde, con solo 23 años –técnico más joven en un banquillo nacional–, logró disputar el play off de ascenso a la Liga ACB en la temporada 1999-2000.

Tras su marcha del club cordobés, en 2001, Sanz hizo carrera en la LEB Oro y Plata –tiene un récord de 494 partidos dirigidos en estas dos categorías–, con el UB La Palma, donde estuvo seis campañas; Tenerife, Ourense y Alcázar. Y regresó a Córdoba para llevar las riendas en Liga EBA del Bball Córdoba y posteriormente del Yosiquesé Cordobásket. Plasencia fue su último destino antes de empezar a trabajar en estos últimos años para la Federación Andaluza de Baloncesto.

Pero su instinto le hizo coger la maleta y salir de nuevo. Tenía ganas de volver a entrenar y de probar fuera de España. Y le llegó la oportunidad con el Académica Coimbra. "Hay un punto de atrevimiento en la decisión de afrontar el reto de venir aquí", desvela a el Día Rafa Sanz, que tiene mucho trabajo por delante para poder conseguir la permanencia con un club luso que coge tras haber perdido los ocho primeros encuentros del campeonato.

También reconoce que tuvo "una oportunidad mejor que ésta en lo económico y deportivo a la que renuncié hace no mucho tiempo". Ante esto, el técnico cordobés reconoce que "luego te arrepientes de lo que no haces, así que esta vez prefiero no arrepentirme y llevar a cabo mi pasión que es entrenar". Y a eso fue a Portugal en una liga compuesta por 12 equipos y que está marcada por la supremacía de los clubes de fútbol (Oporto, Benfica y Sporting de Lisboa).

Rafa Sanz, durante un entrenamiento con su nuevo club. Rafa Sanz, durante un entrenamiento con su nuevo club.

Rafa Sanz, durante un entrenamiento con su nuevo club. / El Día

El Académica Coimbra, una institución histórica en Portugal, cuyo club de baloncesto maneja casi a 200 deportistas, no anda en una buena situación. Tras ascender a la máxima categoría hace dos temporadas, el curso pasado se mantuvo tras vencer en el play out. Solo bajan dos equipos en la Liga Portuguesa, el último cae de forma directa y la otra plaza es un play out al mejor de cinco partidos. Con un balance 0-8, Rafa Sanz tiene trabajo por delante, aunque en su primer partido ya hubo una reacción pese a la derrota final ante el CAB Madeira (76-82). A 20 segundos para el final, su equipo sólo perdía de dos, pero al final el partido se escapó al equipo del técnico cordobés, que este domingo ganó su primer envite tras vencer en un partido clave al Vitoria (91-81), penúltimo clasificado con sólo una victoria.

A pesar de tener un equipo corto de efectivos, que cuenta con un par de jugadores lesionados, Rafa Sanz busca el gran reto de la permanencia en su primera aventura fuera de España. "Dejar atrás el día a día con mi hija es lo que más me cuesta, pero me siento preparado para entrenar y salí hace un tiempo de la rueda y quería volver", explica. Además, reconoce que "en el corto plazo sabía que en España no iba a salir nada digno y hace tiempo que internacionalicé la búsqueda de oportunidades". "Marcharse fuera de tu lugar de residencia es algo que hay que asumir como normal. La falta de oportunidades, la pérdida de valor del trabajador, la transformación del mercado laboral nos hace que debamos tener la maleta preparada", asume Sanz.

Para lograr la salvación del Académica Coimbra, Rafa Sanz va con su libreta clásica. "Mis equipos siempre han sido valientes, reconozco que la situación es complicadísima porque tenemos muy pocos jugadores y el equipo no conoce la victoria aún, pero lo intentaremos con determinación", comenta.

Y en ello anda Rafa Sanz. "Los primeros días están siendo muy intensos porque hay varios frentes abiertos y debo conocer el terreno que piso", reconoce. Además, poco a poco se va asentando en su nuevo hogar: "La ciudad me parece maravillosa en lo poquísimo que he visto. Espero más adelante sacar tiempo para conocerla". "Viajé con mi mujer e hija hace casi dos años a Lisboa y nos encantó y quedamos con ganas de subir por esta zona, así que aprovecharé la oportunidad", apunta un Rafa Sanz que advierte: "De Córdoba ni me he ido, ni me iré. La quiero mucho y hablo bien de ella por aquí, aunque nuestras miserias las dejo para cuándo estoy in situ".

Rafa Sanz hace indicaciones a sus jugadores durante un entrenamiento. Rafa Sanz hace indicaciones a sus jugadores durante un entrenamiento.

Rafa Sanz hace indicaciones a sus jugadores durante un entrenamiento. / El Día

De momento tiene unos meses por delante para rescatar al Académica Coimbra de la mala situación que atraviesa. Todo un reto, pero al técnico cordobés no le asusta nada. Por falta de ganas, ilusión, talento y energía, desde luego no será.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios