Deportes

Martin derriba el Muro de Bretaña

  • El irlandés triunfa en solitario en una etapa que acarició Valverde

  • Van Avermaet continúa líder

Daniel Martin celebra la victoria conseguida en la sexta etapa. Daniel Martin celebra la victoria conseguida en la sexta etapa.

Daniel Martin celebra la victoria conseguida en la sexta etapa. / KIM LUDBROOK / efe

Daniel Martin (UAE Emirates) fue el más poderoso en el Muro de Bretaña y, merced a un fulminante ataque en del último kilómetro, logró imponerse en la sexta etapa del Tour de Francia, por delante de Pierre Latour (Ag2r) y Alejandro Valverde (Movistar).

Martin, de 31 años, coronó la cima del pequeño Alpe d'Huez de Bretaña como vencedor, con un tiempo de 4:13.43 en el trayecto entre Brest y el muro, en el que Valverde se quedó con la miel en los labios después de una remontada que lo dejó en la tercera plaza.

La subida de dos kilómetros al 8% no causó estragos entre los favoritos, pero hubo disgustos importantes por inoportunas averías, las que afectaron a Tom Dumoulin (Sunweb), que perdió 50 segundos y pasó de la séptima plaza a la decimoquinta de la general, y a Romain Bardet (Ag2r), que se dejó 28.

No hubo sangre en la explosiva subida. Valverde dio tiempo a Richie Porte (BMC), al líder Greg van Avermaet (BMC), y a Nairo Quintana (Movistar), Mikel Landa (Movistar) y Vincenzo Nibali (Bahrain Merida).

Van Avermaet luchó por una etapa que le venía bien, pero hubo de conformarse con mantener un día más la prenda dorada.

La etapa salió de Brest, ciudad que lanzó el Tour en 2008, año del debut de Froome, entonces con la camiseta del Barloworld. Enseguida se formó la habitual rebelión de los modestos, con siete en fuga.

Escapada controlada por el BMC del líder Van Avermaet, pero esta vez la monotonía de la persecución la rompió en el kilómetro 78, cuando el Quick Step decidió colocar a Tim Declercq al frente del pelotón. Soplaba viento de costado. El tren azul rompió el grupo en tres partes y puso en evidencia a algunos favoritos, como Quintana y Landa, rezagados en el segundo vagón.

El brutal tirón del equipo belga redujo la ventaja de la avanzadilla de siete a cuatro minutos y dio motivos al Movistar para tomar nota de cara a proteger a sus líderes con más garantías. Se restableció la calma al ritmo impuesto por el Quick, que soñaba con su doble baza para el Muro de Bretaña: Philippe Gilbert y Julian Alaphilippe.

El aliciente fue doble, pues había que superar el pequeño Alpe d'Huez a 16 de meta y como fin de etapa. Sólo 2.000 metros de ascenso en perfecta línea recta al 8%, con algún tramo del 10%, pero en plena batalla resulta realmente una pared.

En el primer paso, los favoritos fueron de la mano, sin iniciativa alguna para romper la disciplina. La escapada se echó abajo a pesar de los intentos de Jack Bauer (Mithcelton), quien arrancó en la cresta del muro.

Antes de afrontar el ascenso final pinchó Dumoulin, obligado a cambiar la rueda y a perseguir. Lo mismo le ocurrió a Bardet. Entonces el Sky tiraba con fuerza.

Surgieron los ataques. Primero Alaphilippe, luego Porte. Hasta que a 1,2 kilómetros de la pancarta saltó como un muelle Martin para volar en solitario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios