Pádel | World Padel Tour
  • El cordobés repasa su vida como profesional con tan solo 20 años, los éxitos conseguidos y su próxima participación World Padel Tour de Córdoba con Lucas Campagnolo como nueva pareja

Javi Garrido: "Tengo muchas ganas de entrar a Vista Alegre, sentir que estoy en casa y disfrutar"

Javi Garrido durante un torneo del World Padel Tour. Javi Garrido durante un torneo del World Padel Tour.

Javi Garrido durante un torneo del World Padel Tour.

World Padel Tour

En el mejor momento de su carrera, el cordobés Javi Garrido vuelve a su tierra para pelear por el World Padel Tour que se celebra en Córdoba. Afronta este reto en el que será uno de los principales focos de atención con mucha ilusión y convicción, pero sobre todo con ganas de disfrutar. Pese a sus 20 años, no le teme a ninguna circunstancia ni a ninguno de sus rivales. Y es que ocupa el puesto 19 en el ranking mundial, una posición que no le pesa porque se centra en mejorar día a día. Eso sí, la competición la afrontará junto a Lucas Campagnolo, su nueva pareja desde esta misma semana y con la que solo ha competido en el Challenger de Alfafar, en el que cayeron en cuartos de final.

-De pequeño jugaba al fútbol y cuando descubrió el pádel se tuvo que decantar por uno de los dos deportes. Escogió la pala en vez del balón. ¿Fue una decisión acertada?

-Con el fútbol no sabría dónde estaría ahora mismo, pero con la decisión que tomé a día de hoy estoy contento y orgulloso por lo que estoy consiguiendo y sigo con muchas ganas de seguir creciendo y mejorando porque, aunque me vaya bien, todavía no he conseguido todo lo que quiero.

-¿Qué es el pádel para usted?

-Mi vida. Al final es mi trabajo, es lo que soy, a lo que me dedico y por lo que peleo todos los días. Me levanto y pienso en pádel, me acuesto y pienso en pádel. Para mí lo es todo y es con lo que me gano la vida.

-¿Cómo es el día a día de un profesional del pádel?

-La gente ve a los deportistas, y más a los que somos jóvenes, como que tenemos una vida perfecta y que solo nos tenemos que dedicar a hacer deporte y a viajar, lo ven todo muy bonito. Obviamente soy un afortunado porque me dedico a algo que me encanta, pero conlleva mucho sacrificio constante, tener a la familia lejos, disfrutar menos de lo que te gustaría de los amigos y someterte a mucho estrés diario por el trabajo duro y que encima muchas veces no se vea reflejado en la pista. No es todo de color de rosas.

-¿Quién es su referente en el pádel?

-Siempre he tenido como referente a Juani Mieres, porque desde el primer día que lo vi me resultó fascinante su forma de jugar. Cuando lo seguía de pequeño me encantaba y siempre que él estaba jugando en Sierra Morena iba y le pedía la pala, la camiseta, la muñequera y absolutamente todo. Además es muy buena persona y muy cariñoso con todos los niños y en especial conmigo. Eso fue lo que más me sorprendió de él y por eso siempre lo he tenido como referente hasta el día de hoy.

-¿Cómo es Javi Garrido dentro de la pista?

-Soy un chaval al que le gusta competir y sobre todo ganar. En el modo de juego soy un jugador agresivo por mis características, pero principalmente me apasiona entrenar y competir al máximo y llevar eso a la pista.

-¿Cómo sale a la pista un profesional tan joven a competir con tanta ambición y responsabilidad?

-Este es mi cuarto año jugando el World Padel Tour y llevo desde los diez años compitiendo. Sinceramente, me siento afortunado y orgulloso de lo que he hecho porque entro a la pista a jugar contra gente a la que he estado admirando muchos años y de los que he sido recogepelotas en sus torneos y ahora para mí es una suerte estar en la pista contra ellos. Por eso entro de la forma más positiva y con actitud ganadora, sin eso es imposible llevarse el partido.

Javi Garrido dedica una victoria en un Challenger. Javi Garrido dedica una victoria en un Challenger.

Javi Garrido dedica una victoria en un Challenger. / World Padel Tour

-Le apodan Metralleta Garrido. ¿Le gusta?

-Prefiero que me llamen El Califa, así me asocian a Córdoba. El apodo de Metralleta va muy acorde a mí por mi estilo de juego. En la pista estoy disparando todo el rato y que me llamen así me resulta gracioso, pero es mejor El Califa.

-Se acerca el World Padel Tour de Córdoba. ¿Es su escenario más especial?

-Obviamente es el torneo más esperado del año para mí. El poder jugar en casa y delante de la gente que me ha visto crecer durante toda mi vida me supone un honor y lo espero con mucha ilusión y muchas ganas. Quiero disfrutar más allá del resultado que tenga. Quiero entrar el miércoles por la tarde cuando vayamos a jugar y disfrutarlo al máximo. Es con mucha diferencia el momento más especial.

-Para este torneo ya no jugará junto a Juan Cruz Belluati, su compañero durante diez meses. ¿Cómo ha sido esa ruptura?

-La decisión estaba ya tomada de antes del torneo de Menorca. Los dos lo necesitábamos porque no estábamos consiguiendo los objetivos, quitando las semifinales que alcanzamos en Barcelona. Además de no lograr nada extraordinario, dentro de la pista ambos sentíamos que necesitábamos un poco más de cada uno. Juan me pedía a mí algo que yo no tenía, o viceversa. Al final decidimos cambiar para mejorar mutuamente.

-Su nueva pareja ahora es Lucas Campagnolo ¿Por qué él?

-Porque somos muy parecidos y a los dos nos gusta entrenar, competir y sacrificarnos. Al final las cosas pueden funcionar o no, pero lo que es innegociable es el trabajo diario, la entrega y formar un buen equipo y con Campagnolo no tengo ninguna duda de que vamos a trabajar y a la hora de competir vamos a hacerlo bien. 

-¿Espera que sea una relación a largo plazo?

-Obviamente no me sirve cambiar de compañero y aguantar dos torneos. Me gustó una frase de Usain Bolt que recriminaba que la gente buscaba el éxito de inmediato, mientras que él se preparaba durante cuatro años solo para hacer una carrera de ocho segundos. Eso explica bien esta situación, pues voy a necesitar tiempo para conocer a mi compañero dentro y fuera de la pista. Al final eso es lo importante para compenetrarme con él y reflejarlo en los torneos.

-¿Por qué cambia de pareja justo antes de venir a jugar a Córdoba, su escenario más especial?

-En eso no pensé porque tengo confianza plena en mi nueva pareja. Si no la hubiera tenido, hubiese esperado al año que viene para estar ambos más acoplados durante la temporada. No tengo ninguna duda de que nos va a ir bien, ya sea en este torneo o en los siguientes. No le tengo miedo a lo que pueda pasar.

Javi Garrido golpea una pelota durante el Challenger de Albacete. Javi Garrido  golpea una pelota durante el Challenger de Albacete.

Javi Garrido golpea una pelota durante el Challenger de Albacete. / World Padel Tour

-¿Qué espera de su vuelta al torneo de su ciudad?

-Este escenario me supone jugar delante de mi familia, de mis amigos, de toda la gente que me ha visto crecer y de mis entrenadores. Es una suerte y un sueño. Tengo muchas ganas de entrar a Vista Alegre, sentir que estoy en casa y disfrutar. 

-¿Qué balance hace de lo logrado durante su carrera? ¿Cómo se ve de cara al futuro?

-El balance es totalmente positivo, sobre todo en comparación con el año pasado que ni en lo personal ni en lo profesional me sentí a gusto. Esta temporada me limité a mejorar todas aquellas cosas que el año pasado no lograba hacer bien. Ha sido el año que más he entrenado y que más me he esforzado y eso ha dado buenos resultados. He conseguido ganar dos Challengers, he llegado a unos cuartos de final, a otras semifinales, he logrado el campeonato de España sub 23 y también he tenido muchos partidos para ganar en los cuales nos ha faltado poco, pero hemos plantado cara a los mejores. Está siendo todo positivo, pero tengo que pensar en mejorar para el siguiente torneo y así en el futuro seguir esta línea ascendente y que siga mejorando como jugador y como persona.

-Toda la suerte del mundo para esa cita en Córdoba.

-Muchas gracias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios