Fútbol Sala
  • La capitana del conjunto cordobés ha asumido este curso el rol de formadora con el equipo cadete, una generación en la que el club tiene depositadas muchas esperanzas

Inma Sojo, de aprendiz a maestra en el Cajasur Deportivo Córdoba

Inma Sojo sujeta una pelota durante un entrenamiento del equipo cadete. Inma Sojo sujeta una pelota durante un entrenamiento del equipo cadete.

Inma Sojo sujeta una pelota durante un entrenamiento del equipo cadete.

Juan Ayala

De aprendiz a maestra. Inma Sojo, con apenas 15 años, debutó en Primera División con el Cajasur Deportivo Córdoba. Ganó dos Ligas en el arranque de una carrera que la llevó al Valladolid, al Jimbee Roldán, con el que ganó su tercer entorchado liguero, y al Guadalcacín. Tuvo la opción de seguir en la élite, pero la jugadora cordobesa regresó en 2019 al club de su vida.

Pensó en el futuro, en el regreso a casa y no le importó recalar en Segunda División, categoría en la que nunca había jugado anteriormente. En su tercer curso en el Cajasur Deportivo Córdoba en esta segunda etapa, Inma Sojo aspira a retornar a la élite. Además, este año es la capitana del equipo. "Eso ha sido algo inesperado para mí", reconoce.

Pero Inma Sojo tiene otra labor extra durante esta temporada. La jugadora cordobesa ha tomado las riendas de la dirección del equipo cadete del club, una generación en la que hay depositadas muchas esperanzas, como explica Pablo García, presidente de la entidad: "Ese equipo nos puede dar mucho y tenemos que estar muy pendientes de ellas". Tarde o temprano, serán el futuro de la entidad.

Inma Sojo reconoce el asombro que le produce el nivel de las jóvenes. "Cogí este equipo y lo estoy flipando", explica de manera muy gráfica para referirse a la calidad que atesoran las niñas a las que entrena. "Llevamos mucho tiempo que no veíamos un equipo así, hay un grupo de varias jugadoras que te digo yo que en unos años estarán en Segunda o en Primera porque las niñas tienen mucho futuro", explica la capitana del Deportivo Córdoba.

La cordobesa, criada en el Sector Sur, compaginó en sus inicios el fútbol, en el Fray Albino -hasta los 14 años que pudo competir-, con el fútbol sala, en el que se hizo una notable carrera. Y ahí sigue peleando. A pesar de tener ofertas durante este verano para marcharse a Primera División, Inma Sojo valoró "todo" y reconoce que no dudó en sellar de nuevo su continuidad con el Cajasur Deportivo Córdoba.

Inma Sojo hace indicaciones a sus jugadoras durante un entrenamiento. Inma Sojo hace indicaciones a sus jugadoras durante un entrenamiento.

Inma Sojo hace indicaciones a sus jugadoras durante un entrenamiento. / Juan Ayala

"Hay que pensar muchas cosas y ya no es como cuando me pilló hace diez años, que coges la maleta y te vas. Todos sabemos cómo va el fútbol sala y hay que tener los pies en el suelo. Hay que pensar en el futuro", comenta una Inma Sojo con las ideas muy claras. A pesar de su juventud, es toda una veterana y disfruta de su deporte favorito. Y ahora además también enseña a jugadoras jóvenes que aspiran a ser como ella.

El mayor problema es el que fútbol sala femenino está "mal", como reconoce el presidente del club, Pablo García. Por ello, "hay que trabajar las bases como estamos haciendo. No hay jugadoras de calidad como no las trabajes". En esa labor, Sojo debe jugar un papel fundamental: "Pensamos que Inma puede aportar mucho a las cadetes. Si no enseñas a las jugadoras, no tendrán futuro. Es un poco complejo, pero no hay jugadoras de nivel para el nivel que se pretende en un Segunda Nacional".

Por su parte, Inma reconoce que hacer carrera es "muy complicado", aunque confía en el talento de las jóvenes que tiene a su cargo: "El equipo de cadetes que se nos ha presentado este año es un placer y hay que cuidarlo porque en unos años no vamos a tirar de teléfono y vamos a tirar con cinco jugadoras más de la casa, de Córdoba. Es importante tener esas niñas que tenemos ahí". Además, la capitana reconoce que se ve "reflejada en ellas". "A parte de su entrenadora, quizás les doy otro trato como jugadora e intentó ayudarles al máximo y hacerles ver que a parte de este deporte hay más cosas", explica.

Y en ello anda, con entrenamientos en las pistas del Menéndez Pidal. Enseñar, ayudar y aconsejar. Y de momento no le va mal. El pasado fin de semana, en la cita ante el Xaloc Alacant, Juanma Cubero, técnico del primer equipo, le dio la oportunidad a María Calañas, con apenas 15 años, de estrenarse en Segunda Femenina. Fueron solo unos minutos, pero es el inicio. Así se empieza.

Inma Sojo hace indicaciones durante un entrenamiento. Inma Sojo hace indicaciones durante un entrenamiento.

Inma Sojo hace indicaciones durante un entrenamiento. / Juan Ayala

Sobre ese estreno, Juanma Cubero destaca que María Calañas entró "en un tramo difícil del partido, que es lo que da experiencia". "Remarcaría en su caso la disponibilidad, las ganas, el trabajo y el sacrificio que muestran tanto ella como las compañeras que vienen desde las categorías inferiores", añade el técnico, deseoso de dar paso a aquellas chicas que llamen a la puerta con insistencia: "Ellas saben que, si trabajan, van a tener su premio. María ha sido la primera, y en próximas fechas puede que debuten otras jugadoras jóvenes". El sueño de Inma Sojo continúa -aspira a volver a Primera con su club- y el de sus jugadoras empieza ahora. Toca trabajar y aprender. Y para eso tienen una referente inmejorable.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios