Deportes

Ferrer es la solución

  • El CCF apuesta por el exfutbolista del Barcelona y el Chelsea hasta la conclusión de la temporada. El 'Chapi' cogerá las riendas durante el 'stage' que hoy se inicia en Antequera.

Comentarios 4

Albert Ferrer Llopis (Barcelona, 6 de junio de 1970) es el elegido. El CCF confía su suerte en el catalán, con un pasado como futbolista tremendamente laureado, pero un bagaje como entrenador escasísimo. No era lo que se buscaba -"un técnico experto y conocedor de la categoría", según anunció el propio presidente minutos más tarde de destituir a Pablo Villa hace ocho días-, pero quizás sí la única opción realmente apetecible que se ha puesto a tiro en la última semana. Firma hasta el final de temporada y, tras ser presentado hoy a mediodía (13:15), cogerá las riendas del equipo durante la concentración que tendrá a los blanquiverdes en Antequera hasta el mismo domingo, horas antes de la cita liguera ante el Jaén (El Arcángel, 17:00). 

No era la primera opción ni mucho menos, pero eso ya no importa. Albert Ferrer ha sido señalado para tratar de enderezar una temporada que se ha torcido más de la cuenta en las últimas semanas. Habrá que ver si es lo que necesita realmente el equipo para volver a la senda del éxito. Porque el catalán vivirá en el CCF su primera aventura en un banquillo de la Liga, tras su paso hace tres campañas por el Vitesse Arnhem holandés. Allí cumplió el objetivo de la permanencia -cuando llegó estaba penúltimo- en la Eredivisie con una serie de 6 victorias, 4 empates y 10 derrotas, aunque eso no le sirvió para ganarse la continuidad en el ejercicio siguiente. 

Ahora se estrenará al frente de un Córdoba que mantiene el único e innegociable desafío de pelear por el ascenso a Primera. Un equipo que vive sus peores momentos de la temporada, tras sumar apenas uno de los últimos 12 puntos en juego. Esta nefasta racha, que ya se llevó por delante a Villa, ha llevado a los blanquiverdes a su peor situación clasificatoria del curso: decimotercero, a tiro de una victoria del play off y con un colchón levemente superior con los puestos de descenso. Una amenaza que ha pasado a ser real dentro del cordobesismo en las últimas horas, más por sensaciones que por números. 

Ese vergonzoso traspiés obligó a los rectores del club cordobesista a mover ficha con celeridad. El presidente estuvo por primera vez en el palco en un partido a domicilio, acompañado por los consejeros Javier Jiménez, Sergio Medina y Andrés Delgado, y los responsables de la parcela deportiva Pedro Cordero y Cándido Cardoso. No eligió un buen día. El disgusto fue mayúsculo, con una goleada y, sobre todo, una imagen para preocuparse de lo lindo cara al futuro. Eso aceleró la maquinaria de una negociación que se cerró ayer tarde. 

La candidatura de Ferrer, adelantada por vozpopuli.com y recogida por El Día, apareció a finales de la pasada semana, tras ver cómo se iban cayendo las primeras opciones. El catalán, que fue ganando posiciones cuando rompió su compromiso con Televisión Española para comentar la Liga de Campeones, no cumplía con uno de los requisitos requeridos -la experiencia-, pero sí con el patrón de buen juego que hasta el pasado verano defendió la propiedad. No en vano, su principal aval es su glorioso pasado como futbolista, principalmente en el Barcelona, aunque también pasó por el Tenerife y terminó su carrera en el Chelsea inglés. Como azulgrana levantó una Copa de Europa, una Recopa, cinco Ligas y tres títulos de la Copa del Rey como trofeos principales, a los que hay que sumar el oro en los Juegos Olímpicos de Barcelona 92 y otra Recopa con los blues

Como entrenador, su reto en el CCF no pasa por levantar título alguno. Basta con mejorar las recientes prestaciones del equipo y mantener la ilusión de mirar hacia arriba, sin quitar ojo a lo que viene por detrás. Porque, sin ánimo de encender alarma alguna, la apuesta por el Chapi recuerda a la del ejercicio anterior con Esnáider, que empezó mal y terminó muchísimo peor. Como el argentino, el exjugador debutará en El Arcángel. Y lo hará después de conocer a fondo a los que serán sus jugadores, los que a fin y al cabo tienen que ayudarle a que esta aventura salga bien. 

Porque el club blanquiverde ha decidido aislar a la plantilla durante toda la semana. De hecho, la única sesión prevista en suelo cordobés se celebrará también a puerta cerrada, antes de que la expedición parta hacia Antequera, donde el equipo permanecerá concentrado hasta el mismo domingo. El objetivo es que el nuevo entrenador pueda familiarizarse con el grupo de una manera más calmada. Luis Miguel Carrión, en principio, dirigirá el entrenamiento matinal. 

Minutos antes de que se hiciera oficial el fichaje de Ferrer, y como primera decisión de un largo día después plagado de reuniones y encuentros, que por la tarde se desarrollaron fuera de las oficinas de El Arcángel, los dirigentes blanquiverdes determinaron que lo mejor es alejar al grupo del ruido que pudiera crearse en la ciudad. Antequera es el lugar elegido para la conjura. La plantilla trabajará hoy a las 10:30 a puerta cerrada en la Ciudad Deportiva y, ya por la tarde, emprenderá viaje hasta la localidad malagueña, corazón de Andalucía, donde quedará concentrada hasta el mismo domingo en el Hotel Antequera Golf. El Córdoba regresará a casa tras una última sesión matinal y aparecerá directamente en El Arcángel para medirse al Jaén. Un partido con tintes de final para el estreno de Albert Ferrer, el hombre al que el cordobesismo encomienda toda su suerte desde este momento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios