Tiro Olímpico
  • La campeona olímpica lamenta la baja "visibilidad" de su deporte, lo que complica el atraer patrocinadores pese a sus éxitos

  • Después de un 2021 mágico, la baenense ya piensa en ganarse este año la plaza los Juegos de París 2024

Fátima Gálvez: "Es triste, pero me cuesta la misma vida conseguir apoyos"

Fátima Gálvez muestra su medalla de oro olímpica conseguida en los Juegos de Tokio. Fátima Gálvez muestra su medalla de oro olímpica conseguida en los Juegos de Tokio.

Fátima Gálvez muestra su medalla de oro olímpica conseguida en los Juegos de Tokio.

Miguel Ángel Salas

Escrito por

· Rafael Cano

Redactor

El pasado 31 de julio, Fátima Gálvez Marín (Baena, 1987) cumplía el sueño de su vida al colgarse la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 en foso olímpico por equipos mixtos, junto a Alberto Fernández. Un éxito que venía a completar un palmarés envidiable y que debía suponer un impulso notable a su brillante trayectoria. Pero nada más lejos de la realidad. Apagada la llama olímpica, para la baenense los apoyos en forma de patrocinios llegan a cuentagotas y su impacto mediático sigue muy por debajo de su nivel como deportista. Una triste situación que, sin embargo, no la hace dar ni un paso atrás. Fátima acaba de cerrar un 2021 inolvidable y mira ya con ambición a un 2022 en el que quiere ganarse una plaza en los Juegos de París 2024.

–¿Qué balance hace del 2021? ¿Se puede decir que ha sido el mejor año de su carrera?

–Realmente no ha sido el mejor año a nivel de resultados, sí uno de los mejores, pero he tenido años muy buenos, como el 2015, en el que gané prácticamente todo. Lo que sí será siempre es el año más importante, porque he cumplido dos objetivos que tenía. Por un lado, ganar la medalla olímpica y, por otro, ganar la final de la Copa del Mundo, que era el único título que me faltaba dentro de los que se pueden ganar en el tiro. Además en esa final conseguí demostrarme a mí misma que yo estoy entre las mejores y que sigo ahí.

–¿Ha sido el aspecto mental su gran paso adelante en este año?

–Sí, creo que se nota en las competiciones y fuera de ellas, por el optimismo con el que me enfrento a ellas ahora. Creo que es un paso que todos los deportistas deben dar en su carrera. Yo lo he dado tarde, pero más vale tarde que nunca. Me ha proporcionado un plus, ganando confianza que no es que tuviera perdida, pero igual sí aparcada. Tenía que darme valor como tiradora y darle valor a todos los títulos que he conseguido. Muchas veces pecamos de exceso de humildad y yo no podía dudar de mí cuando tengo todos los títulos a nivel nacional e internacional. Eso me ayudó mucho a saber afrontar cualquier obstáculo. De hecho, fíjate cómo superé la mala competición individual en los Juegos de cara a la competición mixta. Ahí me ayudó mucho la preparación psicológica, porque con el fracaso que para mí fue la prueba individual, si no hubiera estado preparada mentalmente, no hubiera hecho tan bien la mixta.

–La medalla en Tokio la ha consolidado como una de las grandes deportistas olímpicas del país. ¿Nota el cambio en su día a día? ¿Cuál ha sido la repercusión real?

–Lamentablemente, ninguna. Cuando volvimos de los Juegos, tanto Alberto Fernández como yo pensábamos que íbamos a tener una gran repercusión, que podrían salir patrocinios porque se nos había visto en toda España. Pero no ha sido así y en parte es por la poca visibilidad que se nos da en medios como la televisión. Yo no he conseguido más que un par de patrocinios, a los que estoy muy agradecida, pero para de contar. Es triste, pero me cuesta la misma vida conseguir apoyos.

"El aspecto mental creo que es un paso que todos los deportistas deben dar en su carrera"

–¿Le compensa el sacrificio de tantos años aun a sabiendas de que económicamente su carrera no le va a dejar un colchón importante para el futuro?

–El colchón que me quede cuando deje de competir será muy pequeño, no creo que me dé para mucho más que para pensar en buscar un trabajo y en cómo quiero organizar mi vida. Me sigue mereciendo la pena por el sacrificio y el esfuerzo de tantos años, tanto de mi familia como mío, y porque me encanta mi deporte. Si no me gustase tanto, no lo practicaría. Pero en realidad, si tuviéramos la visibilidad que merecemos, sí que se vería recompensados esos sufrimientos, esos esfuerzos. Pero como no tenemos esa posibilidad de que nos vean y nos conozcan, estamos perdiendo oportunidades.

–¿Cómo lleva el haberse convertido en referente para las jóvenes que practican su deporte?

–Hace años que noto que las tiradoras más jóvenes me toman como referencia en las competiciones. No es algo que me haya pasado por ganar una medalla olímpica, ya me pasaba antes, pero es verdad que ahora hay muchas niñas, incluso fuera del foso olímpico, en otras modalidades del tiro, que me dicen que soy su referente, que les gustaría ser como yo. A mí eso me motivo y me emociona muchísimo porque eso significa que estoy haciendo las cosas bien.

–El 2021 ha sido año de reconocimientos, tanto a nivel nacional, como andaluz e incluso local, en Baena. ¿Son esos, los de la gente más cercana a ti, los que más ilusión te hacen?

–Sí, es así. Yo estoy muy orgullosa de eso. Los únicos que os preocupáis de cada competición que tengo, salga bien o mal, sois vosotros. Los demás solo aparecen cuando consigo algo muy importante. Y con los reconocimientos pasa igual, me llenan más y me hacen más ilusión los de mi tierra porque son los que me han visto crecer como deportista. En los momentos buenos está todo el mundo, en los malos es muy poca gente la que te queda. La prensa de Córdoba, la gente de Baena, son los que están al pie del cañón y esos premios son los que más me llenan, porque son los que se dan con el corazón.

"En los momentos buenos está todo el mundo, en los malos es muy poca gente la que te queda"

–Con 2022 empieza un nuevo ciclo olímpico, ¿qué reto se marcado para este año?

–Tengo que prepararme bien para las primeras competiciones y entrenar duro porque el objetivo es ganar la plaza olímpica en el Europeo o en el Mundial. Para eso voy a trabajar. Luego los objetivos son siempre los mismos, entrar en finales de la Copa del Mundo y seguir sumando medallas, pero lo importante es ganar esa plaza cuanto antes, porque venimos de un año muy duro y creo que muchas deportistas no van a llegar tan fuertes. Yo quiero llegar al máximo y aprovechar esa oportunidad para ganarme la plaza olímpica, que ya me daría una tranquilidad enorme para competir sin tener esa presión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios