• El combinado nacional, aguerrido en defensa pero poco brillante en ataque, suma el primer triunfo de su preparación para el Eurobásket

Baloncesto

España supera a Nigeria en su estreno en Córdoba (61-52)

Silvia Domínguez supera a la nigeriana Ogoke, tras el bloque de Nogaye Lo. Silvia Domínguez supera a la nigeriana Ogoke, tras el bloque de Nogaye Lo.

Silvia Domínguez supera a la nigeriana Ogoke, tras el bloque de Nogaye Lo.

Miguel Ángel Salas

Escrito por

· Rafael Cano

Redactor

La selección española de baloncesto femenino se estrenó en Córdoba con una victoria solvente aunque trabajada ante Nigeria, una selección que hizo gala de su privilegiado físico para poner en problemas en el inicio al combinado español, falto de brillantez en ataque pero sacrificado y aguerrido en defensa. Pese al permanente proceso de renovación que vive el grupo entrenado por Lucas Mondelo, fueron las veteranas Alba Torrens, Silvia Domínguez y Laia Palau las encargadas de marcar las diferencias.

Le faltó chispa a España en muchos momentos del partido, sobre todo a la hora de atacar en estático a un equipo tan físico y potente bajo los aros como el nigeriano. Con Cristina Ouviña bastante desacertada, el trabajo de Silvia Domínguez a la hora de repartir asistencias (acabó con cuatro) fue fundamental. En ataque, Torrens puso los chispazos de calidad, aunque también mereció mención la batalla de Laura Gil bajo los aros, que le reportó diez puntos y cinco rebotes, para liderar a las españolas en esa faceta tan importante del juego.

Avisó Lucas Mondelo en la previa del encuentro que las suyas andaban cortas de preparación, en este acelerado camino hacia el Europeo. Y pronto se dieron cuenta las españolas, entre las que no estaban Maite Cazorla y María Conde, los dos descartes del técnico para este duelo, de que el exuberante físico de las nigerianas les iba a complicar la contienda. El combinado africano entró mejor al partido, con Kalu enchufando en ataque y una defensa muy incómoda para el equipo español.

En cuanto Silvia Domínguez pisó la pista por primera vez, España fue capaz de serenar su juego y encontrar caminos más sencillos al aro en el juego estático. A ello se le sumó una mejoría progresiva en defensa, lo que permitió a las de Mondelo correr y anotar con más soltura. Leo Rodríguez, fantástica desde la línea de tres, volteó el marcador con dos triples para que España se marchara al final del primer cuarto por delante en el marcador (17-14).

Con todo, la selección española no estaba fina en el tiro y en el inicio del segundo cuarto perdió la iniciativa después de fallar varias opciones sencillas. Kalu encontró relevo en Amukamara, que anotó siete puntos prácticamente seguidos para poner en ventaja a Nigeria (19-23).

Cristina Ouviña esconde la bola ante una jugadora de Nigeria. Cristina Ouviña esconde la bola ante una jugadora de Nigeria.

Cristina Ouviña esconde la bola ante una jugadora de Nigeria. / Miguel Ángel Salas

La dureza en defensa de la selección africana obligó a España a subir la intensidad y buscar los puntos desde el poste bajo. Raquel Carrera encontró con brillantez a Laura Gil en un par de ataque y España pasó el mal trago sin demasiado castigo en el marcador. Es más, al descanso se marcharía siete puntos arriba (36-29) gracias a los chispazos de calidad de Alba Torrens y al trabajo bajo el aro rival de Laura Gil, inconmensurable con seis puntos y cuatro rebotes.

Tras el paso por vestuarios, ambos equipos notaron el bajón físico propio de estas preparaciones veraniegas, especialmente en los tramos iniciales. Ambos aros se cerraron y el juego quedó muy deslucido por fallos en canastas teóricamente sencillas por ambos bandos. Alba Torrens mantuvo a España enchufada en ataque y por delante en el marcador.

A Lucas Mondelo no se le vio nada contento con sus jugadoras y no paró de mover el banquillo en busca de mayor claridad de ideas, sin llegar a encontrarla. Por fortuna para las españolas, Nigeria solo fue capaz de producir en ataque a través de Kalu, imparable, pero insuficiente para que el equipo dirigido por Otis Hughley limara las distancias en el marcador. A los últimos 10 minutos el choque llegó con un 45-37 cómodo para España, pese a las sensaciones de intermitencia en el juego.

El último cuarto trajo un segundo aire para la selección española, más serena en ataque, gracias a la fluidez que aportaba la dirección de Silvia Domínguez y Laia Palau, siempre al quite ante la mala tarde que tuvo Cristina Ouviña, lastrada además por las faltas. Con todo, no anotó el equipo de Lucas Mondelo con excesiva facilidad, y sí más por golpes de calidad de sus referentes. Leo Rodríguez siguió mostrando un exquisito tiro de tres y Alba Torrens levantó el asombro de los presentes clavando sobre la bocina un triple desde más allá de ocho metros para estirar la renta hasta los nueve puntos (55-46).

Queralt Casas entra a canasta entre dos jugadoras nigerianas. Queralt Casas entra a canasta entre dos jugadoras nigerianas.

Queralt Casas entra a canasta entre dos jugadoras nigerianas. / Miguel Ángel Salas

En el tramo final, la menor rotación pasó factura a las nigerianas, que empezaron a fallar ataques claros fruto del cansancio y fueron incapaces de apretar el marcador en los minutos decisivos, mientras Alba Torrens aprovechaba precisamente esos minutos para engordar su estadística particular y hacer disfrutar al pabellón, que celebró el triunfo español por 61-52.

El estreno en Córdoba de la selección española dejó una sensación de margen de mejora importante, pero también la constatación de que España progresa adecuadamente y que, cuando lleguen los partidos oficiales, las de Lucas Mondelo estarán listas para luchar por todo en el Europeo de Valencia y Nantes. El seleccionador tiene trabajo por delante, pero el equipo apenas está cogiendo la velocidad de crucero. A buen seguro mejorarán, hasta ser candidatas a todo una vez más. Ante Bélgica, en 48 horas, llega otra prueba de nivel para seguir subiendo el listón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios