Deportes

Cambios para una batalla total

  • El nuevo formato consuma una vieja aspiración de medir a los 16 mejores equipos del continente en una liga a doble partido La mejora de los premios será otro gran aliciente

La Euroliga cambia de formato y con los mejores 16 equipos de Europa en un único grupo, a doble vuelta, se convierte en una batalla total de todos contra todos, con no menos de ocho aspirantes al título. La máxima competición continental consigue una vieja aspiración, la de convertirse en una auténtica liga, en la que todos los equipos deben enfrentarse a todos, a ida y vuelta. Después los ocho primeros jugarán el play off de cuartos de final, al mejor de cinco partidos, que darán paso a la Final a cuatro, que en esta ocasión se jugará en Estambul del 19 al 21 de mayo.

CSKA Moscú, vigente campeón, Fenerbahçe, finalista, Real Madrid, Barcelona, Olympiacos, Galatasaray, Panathinaikos y Baskonia aparecen en la primera línea de aspirantes, aunque nadie descarta de antemano a equipos de la categoría de Maccabi Tel Aviv, Estrella Roja, Zalgiris Kaunas, EA7 Milán, Darussafaka, Brose Bamberg, Unics Kazan y Anadolu Efes.

Cuatro equipos turcos, tres españoles, dos rusos, dos griegos, un serbio, un israelí, un alemán, un italiano y un lituano componen la formación de salida con lo mejorcito del continente. Al ser la primera vez que la Euroliga adopta este formato, la gestión de las plantillas, las lesiones y los estados de forma de los jugadores adquieren más importancia si cabe. Será una batalla global y total, sin red.

El Madrid contará con catorce jugadores a las órdenes de Pablo Laso. El equipo ha intentado mantener el bloque, aunque la salida de Sergio Rodríguez a la NBA le priva de magia.

El Barcelona tras dos años en blanco necesita volver a sentirse importante y ha cambiado de dirección en el banquillo dando el timón al griego Georgios Bartzokas. Víctor Claver y Tyrese Ryce son las cara nuevas de una plantilla que sigue teniendo de todo, calidad, altura, fuerza y tiro.

El Baskonia quiere volver a ser un clásico en Europa y tras meterse en la Final a cuatro de Berlín 2015, aspira a estar entre los mejores lo que intentará conseguir con uno de los fichajes de relumbrón en Europa. El regreso, tras su paso por la NBA, del italiano Andrea Bargnani, junto a los fichajes de Shane Larkin, Josh Akognon, Trevor Cooney, Rafa Luz y Johannes Voigtmann, asegura un equipo competitivo.

La Euroliga cambia de formato deportivo, pero también aumenta los premios económicos para los equipos participantes, que se embolsan 150.000 euros por estar en la línea de salida. La victoria en la fase regular pasa de 7.000 a 40.000 euros y esta suma se incrementa hasta los 70.000 en los play off. Después el campeón se embolsará un millón de euros, el finalista 500.000, 300.000 el tercero y 200.000 el cuarto. En total, los clubes se repartirán alrededor de treinta millones de euros.

Un pastel que comienza a ser goloso para todos y que los seguidores europeos quieren degustar en pequeñas porciones, desde hoy hasta el 7 de abril. Después llegarán los play off y la Final a cuatro. Comienza la batalla total.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios