córdoba cf

Berges asume el reto

  • El nuevo entrenador acepta el desafío de "llevar al Córdoba donde se merece estar, que es pisar Primera" · "No quería que mi hijo pudiera decirme nunca que me llegó un reto importante y me había cagado", señala

Comentarios 1

"Era el momento, porque si te lo ofrecen y dices que no, entonces es para preguntarte qué haces en este club. También por motivos familiares, para que mi hijo no pueda decirme nunca que me llegó un reto importante y me había cagado". Sincero, algo nervioso, quizás abrumado por la presencia de los medios pero tranquilo. Así comenzó Rafael Berges el día 1 de su etapa al frente del CCF, sabedor de que asume "un reto de gran responsabilidad, pero tranquilo, consciente de que con trabajo vamos a llegar a buen puerto".

La palabra que presidió la presentación del nuevo entrenador blanquiverde fue la continuidad, el principio bajo el que el club quiere mantener la línea trazada esta temporada, algo en lo que coincidieron tanto el presidente Carlos González como Juan Luna Eslava. Todo pese a la repentina marcha de Paco Jémez y la amenaza de desmantelamiento de una plantilla que ha llevado al equipo a las puertas del ascenso a Primera. Las pautas marcadas por una economía que, aun sin el control de los administradores concursales, seguirá siendo de guerra, obligan a seguir esa línea de trabajo y austeridad, la misma en la que se enmarca la elección por un Rafa Berges que reconoció que "el listón está alto, pero vamos a seguir un camino que este año ha empezado a recorrerse".

El propio técnico asume sin pudor ese concepto de continuidad. Desde que llegó en enero al filial pudo conocer el funcionamiento interno del club, además de estar en contacto con el primer equipo, por lo que indica que "voy a adaptarme a una forma de trabajar. La idea es dar continuidad al trabajo realizado". Para ello, sus pautas serán "tranquilidad, seguridad y paciencia en lo que vamos a hacer", fórmulas con las que "llegaremos a buen puerto".

Y todo después de la mejor temporada del club en los últimos 40 años de historia. "Tengo asumido que las comparaciones van a ser constantes", asume Berges, en cuya opinión "Paco ha sido el mejor entrenador de Segunda División y el reto es muy complicado. Tenemos que intentar que el Córdoba esté donde se merece estar, que es pisar Primera", para lo que el entrenador apuesta por tener "las ideas claras y la cabeza fría".

Y es que en su primera rueda de prensa y con los pies recién puestos en El Arcángel, Berges ya habló de ascenso. Durante años esa palabra fue un desvarío de grandeza, y en otra época fue tabú en el vocabulario blanquiverde, pero de repente todo ha cambiado. Tras la clasificación para el play off, el CCF está obligado a cambiar de mentalidad para el futuro inmediato, y el nuevo entrenador sabe que la grada le pedirá los máximos objetivos. "Tenemos que ir con humildad, pero con ganas de pelearnos con los mejores", apuntó Berges, que no quiso eludir la responsabilidad.

Porque puede que la sombra de la gran temporada cuajada bajo las órdenes del nuevo entrenador del Rayo Vallecano se cierna sobre su estreno en el banquillo del CCF, un desembarco "inesperado, porque francamente, pensaba que Paco iba a seguir". En todo caso, Berges reconoció que con su llegada al primer equipo del Córdoba "se cumple un sueño". "Llegué a este club con once años y lo he vivido todo, cosas muy buenas y cosas muy malas. Me he formado como jugador y como persona", dijo en el inicio de una etapa en la que pese a ser nueva "necesitamos sentirnos como este año. Ése es el camino".

En esa travesía, Berges seguirá contando con el equipo de trabajo que Paco quiso llevarse al Rayo. "Estoy encantado de trabajar con ellos, porque conocen la dinámica de trabajo y me van a facilitar muchas las cosas. Jorge ha sido compañero mío y con Esaú ya he trabajado antes", indicó el entrenador, quien quiere centrarse en su trabajo dejando a Luna Eslava toda la labor de planificación de la plantilla, "porque con lo mío ya tengo bastante".

En esa línea, el nuevo entrenador del Córdoba quiso restar presión a los jugadores de la cantera, para los que reclamó "paciencia". Su conocimiento del filial y la política del club podrían prever una nueva oleada de canteranos a la primera plantilla, pero Berges apostó por ir "poco a poco", porque "hay que acertar con los momentos en los que se mete a la gente joven".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios