Balonmano | Liga Asobal

El Ángel Ximénez cierra la primera vuelta en su pista ante el Cisne

  • Los de Puente Genil estarán arropados por su afición ante un rival que llega en dinámica positiva

  • Paco Bustos tendrán que convivir con los múltiples problemas físicos que arrastra su plantilla

Los jugadores del Ángel Ximénez se conjuran tras un partido en el Alcalde Miguel Salas. Los jugadores del Ángel Ximénez se conjuran tras un partido en el Alcalde Miguel Salas.

Los jugadores del Ángel Ximénez se conjuran tras un partido en el Alcalde Miguel Salas. / BM Puente Genil

El Ángel Ximénez alcanza el ecuador de la competición en una situación idílica que quiere reforzar con dos nuevos puntos este sábado ante el Cisne, en el duelo que se disputará en el Alcalde Miguel Salas de Puente Genil a las 18:30. El conjunto pontanense recibe a un recién ascendido que llega en buena dinámica y fuera de los puestos de descenso, ante el que los hombres que entrena Paco Bustos tratarán de reaccionar después de la dura derrota encajada en Benidorm.

Hasta ese último partido, el curso que estaba protagonizando el equipo pontanense era de notable alto, aunque la abultada derrota encajada a domicilio ha frenado la euforia en el equipo. Asumido ya ese golpe, el Ángel Ximénez tiene que levantarse cuanto antes, para cerrar la primera vuelta de la mejor forma posible. La competición llega a su ecuador y con ello se dirimirán las plazas para disputar la Final a 8 de la Copa del Rey. Los de Puente Genil tienen el objetivo a tiro, teniendo en cuenta que además de este encuentro tienen uno pendiente por disputar debido a los aplazamientos obligados por el coronavirus.

Con esas dos balas en la recámara, el Ximénez confía en hacerse un hueco en la competición copera, lo que supondría otro al frente en una temporada que está dejando muy buen sabor de boca en Puente Genil.

Sin embargo, el duelo ante el Cisne encierra una doble dificultad. Por un lado, la que planteará el rival, un equipo que ha tardado en asentarse en la categoría pero que ya empieza a dejar su impronta y que la última semana logró dejar atrás los puestos de descenso con su victoria ante el Villa de Aranda. A esa buena dinámica hay que sumar el bloque consolidad que tiene el conjunto gallego.

Además, Paco Bustos tendrá que sortear los múltiples problemas físicos que arrastra su plantilla fruto de la exigencia de la competición. Hasta cuatro jugadores están tocados y uno directamente es baja segura, con la primera línea bastante mermada en ese sentido. El lateral Andersson Mollino es el que no podrá ayudar a sus compañeros, pues sufre una fractura de los huesos propios de la nariz y no regresará hasta enero a las pistas. A ello hay que sumar que David Estepa tiene una microrrotura en el abductor y si juega lo hará muy limitado, mientras que Juan Castro arrastra problemas en una rodilla que le impiden rendir a su mejor nivel, al igual que Javi García con el codo derecho o el guardameta Adi Ahmetasevic, convaleciente también de la espalda.

Para tratar de sobreponerse a esas dificultades el Ángel Ximénez podrá contar con el apoyo de 200 de sus aficionados, que volverán a pisar las gradas del Alcalde Miguel Salas después de más de un mes sin poder hacerlo por el nivel de alerta sanitaria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios