Libros

La familia, esa “molestia necesaria”

  • Fernando Repiso publica '6 mujeres 6', una obra sobre cuatro hermanas que se enfrentan a la adversidad.

  • "Me gusta que sucedan cosas en los libros", dice sobre una narración trepidante.

El sevillano Fernando Repiso ambienta su primera novela en su ciudad natal. El sevillano Fernando Repiso ambienta su primera novela en su ciudad natal.

El sevillano Fernando Repiso ambienta su primera novela en su ciudad natal. / José Ángel García

Fernando Repiso escribe, según dice, "para divertirse, no comulgo con esa idea del autor como un ser doliente ante una página en blanco. A mí me gusta juntar palabras y pasármelo bien, encontrar una historia que contar y contarla lo mejor posible, simplemente". Quizás por esa falta de solemnidad este especialista en turismo e industria agroalimentaria, con una larga carrera en la Administración pública, debuta en la novela con 6 mujeres 6 (Samarcanda), una narración donde predominan el cariño por los personajes y el propósito de entretener a los lectores antes que las pretensiones.

En una cena por el aniversario de la muerte de sus padres, Irene quiere poner al tanto a sus tres hermanas –Laura, Beatriz y Gloria–, caracteres bien distintos, de la ruinosa economía familiar, y convencer a sus familiares de la necesidad de vender la casa que los progenitores poseían en el barrio de Heliópolis. Como esa vivienda, que conoció tiempos mejores, las protagonistas encaran la deriva y se sienten sobrepasadas por el tiempo y la existencia. Deudas, secretos, adicciones, inseguridades y mentiras se destaparán en ese encuentro en el que la fatalidad servirá para que esas mujeres –y otras dos: las seis del título se completan con Gema, una hermana muerta, y la Tita– se conozcan mejor a sí mismas.

En un momento del libro se define a la institución familiar como una "molestia necesaria", una descripción que mantiene Repiso en persona. "Adoro a mis padres, a mis hermanos y a mis sobrinos, mataría por ellos... pero los aguanto un rato", bromea. "Un personaje del libro dice que va a ver a sus padres y a la media hora siente que tiene que irse, y eso nos ocurre a todos, pero al mismo tiempo sentimos por los nuestros un cariño infinito. Cada una de mis protagonistas tiene su mundo, pero cuando llega el momento hacen causa común. Nos generamos nuestros propios nidos, dejamos atrás las raíces, pero quieras o no tu núcleo original está ahí, te marca, lo llevas en la sangre", sostiene el autor, que presentará su obra el próximo miércoles (19:30) en el Abades Triana acompañado de Mercedes de Pablos.

"Creamos nuestros nidos, hacemos nuestra vida, pero no podemos renunciar al origen. Lo llevamos en la sangre"

Repiso señala que escribió la novela desde "el desconocimiento" del universo femenino, "intrigado" por "ese concepto tan de moda de la sororidad, que yo realmente no veo en los hombres" y ante el que sentía "curiosidad. Y creo que se ha abordado poco desde una perspectiva masculina como la mía. Sí he visto otros relatos más idealizados, pero menos historias que retrataran a las mujeres con todas sus miserias y sus grandezas", expone.

El narrador limita la acción a unos días del verano más caluroso de la historia, y concentra a sus mujeres casi todo el tiempo en un único lugar, la casa familiar, pero esas restricciones temporales y espaciales no impiden que la acción de 6 mujeres 6 sea frenética y se sucedan las visitas inesperadas, los contratiempos e incluso hipotéticos contactos con el más allá. "Me gusta mucho pensar y que me hagan pensar, pero sobre todo leo para divertirme. Y cuando digo divertirme no me refiero sólo a que lea comedias. Disfruto mucho con las historias de terror, la ciencia-ficción o las novelas negras, lo que me importa es eso, que ocurran cosas", apunta Repiso, que desvela que "el germen de la novela fue una conversación con un amigo en la que nos preguntamos cuál sería la forma más ridícula de decidir algo importante, quitando esto de lanzar una moneda al aire y esperar a que salga a cara o cruz… Yo que no soy espiritual pensé que podía ser una ouija. ¿Qué puede llevar a un grupo de personas a pensar que ésa es la solución? ¿Qué tipo de histeria colectiva pueden sufrir?", se pregunta.

6 mujeres 6 despliega los dramas y las vicisitudes de sus personajes sin renunciar a la risa. "El humor está muy ligado a la naturaleza humana, a la vida, ¿no?", considera el creador, que recurre en su charla al ejemplo "un poco manido, lo sé" de "un velatorio. Es muy típico que el mismo viudo esté haciendo bromas, porque necesitamos reírnos para liberar tensiones". Y, aunque el libro busque a menudo la sonrisa y Repiso se confiese un admirador de Berlanga y de Peter Sellers, su autor no se decanta por ningún género. "Es curioso, porque cada uno lee lo que quiere leer. A mí en particular me cuesta definir la novela. Yo estoy encantado de que la gente se ría, pero yo matizaría, la veo más como una tragicomedia. Si pudiese trazar un paralelismo recurriría, salvando las distancias, a Parásitos: tú preguntas de qué va y cada uno te cuenta una película distinta. Que si es terror, que si es Tarantino, comedia, denuncia social… A mí eso me fascina. Ojalá haya conseguido algo parecido, una mezcla de géneros que al final tiene sentido", expresa.

Fernando Repiso. Fernando Repiso.

Fernando Repiso. / José Ángel García

Repiso, sevillano "del Polígono San Pablo", no ha querido abandonar su ciudad con 6 mujeres 6. "Era mi primera novela, habría sido muy osado por mi parte ambientarla en otra parte", opina. "Lo que sí creo", añade, "es que no es una propuesta sevillanita, que puede ocurrir en cualquier ciudad del mundo, en Nueva York, Tokio o Málaga, porque al final estamos tratando un tema tan universal como el de la familia".

Lo dice pese a que la novela juegue con elementos folclóricos: las protagonistas son hijas de un torero, en la portada aparece el perfil de la Giralda. "Alguien ha comentado que el diseño es muy almodovariano, y el director y esa generación que trabajó en los 80 son referentes, creadores que tiraban del folclore y que aprovechaban todo su potencial y que hacían algo moderno y atrevido. Esa tensión entre tradición y vanguardia es algo muy rico, muy interesante, y ahora se puede apreciar en muchos espectáculos de la Bienal de Flamenco".

El autor debuta en la novela "intrigado por eso de la sororidad, que no veo en los hombres"

El autor, que asegura que ha escrito "toda la vida, desde pequeño, algún concurso he ganado, aunque eso de sentarme y decir voy a dedicarme a esto de manera seria no me lo planteé hasta ahora", tiene terminada su segunda novela, y es, anticipa, "radicalmente distinta. Transcurre en Sevilla otra vez, y hay un asesinato, una investigación, pero la obra, que en un principio pertenecería al género negro, me ha salido también un poco bastarda. Y muy canalla, creo, aunque los que la han leído me dicen que no, que no me he pasado. Pero quién sabe, con estas mujeres he descubierto que cada uno ve algo diferente, que un libro depara una experiencia propia a cada lector".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios