Puente Genil-Córdoba CF | Crónica Primeros brotes verdes

  • El Córdoba CF se estrena con triunfo gracias a los goles de González y Luisito en propia puerta

  • Fernández saltó al césped y Martín confirma que se quedará en el conjunto blanquiverde

José Antonio González es felicitado por sus compañeros tras el gol que abrió el marcador.

José Antonio González es felicitado por sus compañeros tras el gol que abrió el marcador. / Laura Martín

El Córdoba se impuso al Salerm Puente Genil (0-2) en el primer bolo veraniego para ambos equipos, disputado en un Manuel Polinario hasta la bandera, donde se mezclaron con ambiente cordial tanto la afición pontana como los muchos cordobesistas que se desplazaron para observar las primeras impresiones del equipo de Enrique Martín.

Más allá del resultado, el primer test veraniego del Córdoba era realmente interesante por observar la disposición táctica que proponía Enrique Martín. Y lo cierto es que el técnico navarro no dejó lugar para las sorpresas, apostando claramente por el 3-5-2 con el que brilló en Osasuna y del que ya avisó que será el dibujo principal de su Córdoba.

Con tres centrales bien alineados en todo momento y dos carrileros muy avanzados, el centro del campo que dispuso Martín de inicio es el que está llamado a marcar la pauta del equipo. El técnico juntó a las primeras de cambio todo el talento que la dirección deportiva le ha puesto a su disposición, con José Antonio González, Javi Flores y De las Cuevas al mando. El alicantino, por cierto, actuó como mediapunta, haciendo de enganche al único punta, un Juanto Ortuño algo desasistido pero que aún así dejó detalles.

Mejor no pudo empezar el choque para el conjunto blanquiverde, que a los cuatro minutos abrió el marcador. Fue José Antonio González, ante sus paisanos, el que batió a Javi Romero con un tiro libre directo que puso en la escuadra y que levantó los aplausos incluso de la afición local.

Samu González disputa un balón con Iván Henares. Samu González disputa un balón con Iván Henares.

Samu González disputa un balón con Iván Henares. / Laura Martín

Buena puesta en escena de un Córdoba que compareció dispuesto a mandar desde el inicio y que arrancó con buenos minutos de juego, con una idea muy clara de juntar a los hombres de más calidad en el centro y buscar la sorpresa por los costados.

El Salerm Puente Genil, por su parte, se sobrepuso rápido al gol tempranero blanquiverde y Luque pudo igualar en el minuto 10 con un cabezazo que se encontró el poste de la meta de Becerra. La clarividencia con balón apenas le duró un cuarto de hora al Córdoba, que pronto entró en el juego intrascendente y discontinuo propio de estos primeros bolos veraniegos.

Más compacto se mostró el cuadro local, sobre todo con la idea clara de estar ordenado y buscar a Manu Reina en la banda izquierda, donde Raúl Cámara sufrió para contener al habilidoso extremo rojinegro. Con todo, la contundencia en las ocasiones la puso el Córdoba, que pudo ampliar distancias antes del descanso con sendos intentos de Juanto Ortuño e Imanol García.

Antes del descanso, Luque tuvo de nuevo un remate franco pero se topó con Becerra, brillante en las pocas acciones en las que le tocó intervenir.

Ortuño baja un balón ante la presencia de Javi Flores. Ortuño baja un balón ante la presencia de Javi Flores.

Ortuño baja un balón ante la presencia de Javi Flores. / Laura Martín

Tras el descanso, Martín optó por cambiar el equipo al completo, con gran presencia de los canteranos y la llamativa de Fernández y Sebas Moyano, que tuvo 45 minutos para ir ganándose a su técnico. Además, el Córdoba dibujó un 4-2-3-1 alternativo, que apunta a ser también una buena opción durante el curso.

Esa mezcla entre jugadores del primer equipo y los más jóvenes provocó que el partido fuese un poco correcalles, sin control claro de ninguno de los dos equipos, pues el Salerm también acusó el carrusel de cambios tras el asueto.

En los blanquiverdes destacó sobremanera Cano, que mostró velocidad y desborde por banda, así como Veloso, que a los tres minutos de la reanudación hizo el segundo tanto visitante en colaboración con Luisito, que desvió a la red el remate del ariete blanquiverde. Trabazo y Moyano también dejaron algunos detalles que invitan a pensar que pueden tener un sitio en el primer equipo.

Con mucho aún por hacer, pero una idea clara y detalles que pueden invitar al optimismo, el Córdoba abrió con victoria un primer test que dejó algunas conclusiones pero sobre todo una victoria que debe ser el signo común de la temporada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios