Córdoba CF

Los primeros cimientos

  • Diálogo, intensidad, presión y balón son los primeros conceptos puestos sobre la mesa por Curro Torres en su estreno en el Córdoba

  • El técnico empieza a trabajar ya la pelota parada

Curro Torres charla con su segundo, Soto, en un momento de su estreno como técnico blanquiverde. Curro Torres charla con su segundo, Soto, en un momento de su estreno como técnico blanquiverde.

Curro Torres charla con su segundo, Soto, en un momento de su estreno como técnico blanquiverde. / fotos: jordi vidal

Cocinero antes que fraile, Curro Torres conoce bien la receta para conquistar al vestuario del Córdoba y hacerle ver que es mucho mejor de lo que dicta la clasificación en estos momentos. De partida, el técnico hispano alemán exprimió al máximo su primera jornada de trabajo, con esa doble sesión que hoy tendrá continuidad de nuevo sobre el verde de la Ciudad Deportiva, y abierta al público. Sobre el tapete varios puntos claves: diálogo para ganarse a los futbolistas; intensidad para hacer de cada entrenamiento un simulacro real de un partido; presión como principal arma defensiva... y ofensiva, y el balón como aliado, sin necesidad de complicaciones, eligiendo qué hacer con él en cada situación. Y por si fuera poco, trabajo de las acciones a pelota parada, un hándicap que ha martirizado al equipo desde el inicio del campeonato.

Con un grupo muy reducido, de sólo 20 futbolistas por las bajas de los cinco lesionados -Lavín, Luis Muñoz, Jaime, Jovanovic y Andrés Martín- y el internacional burkinés Blati Touré, y con una incesante lluvia como testigo, el Córdoba de Curro Torres echó a andar. Una sesión de más de hora y media tras una primera toma de contacto en la privacidad del vestuario de El Arcángel a modo de carta de presentación, y otra de duración similar, ya por la tarde, como continuidad a un estreno con mucho trabajo táctico sobre el verde.

Porque el nuevo entrenador cordobesista es consciente de que no tiene tiempo que perder. El déficit acumulado durante el primer tercio liguero no es irrecuperable, sobre todo viendo la permanencia a apenas dos puntos, pero para que las cuentas salgan hay que mirar a los 50, y para eso hay que empezar a sumar ya de tres en tres. La oportunidad primera llega el sábado en el Anxo Carro ante un Lugo en crisis también, lo que otorga un papel casi trascendental a la batalla, por mucho que tenga aroma de debut.

Curro Torres aprovechó su primera sesión para introducir algún cambio clave en el juego sin balón. Quiere un equipo valiente, que vaya a intimidar arriba al contrario y le dificulte su salida controlada. El objetivo es coordinar bien movimientos de presión y basculación para ocupar al máximo las zonas donde puede haber peligro real. Al técnico, sabedor de la importancia de que los conceptos queden pronto claros para que todo fluya, no le importó lo más mínimo detener de manera continua el juego, y explicar qué y cómo quería cada cosa incluso sirviendo de ejemplo.

Eso sin la posesión, pero cuando toca tenerla el discurso es similar. Juego rápido, a pocos toques donde una pérdida pueda suponer un problema, movilidad constante y más valentía y descaro cuando ya se ve de cerca el arco rival. Es sólo una primera toma de contacto, pero Curro Torres no ha tardado en mostrar su perfil, esa idea que tiene dentro con la que pretende relanzar de manera inmediata este proyecto del Córdoba que no ha sido aún capaz de ponerse a andar.

Entre otros detalles, y como ocurrió el pasado domingo en el derbi regional ante el Cádiz, por una falta de contundencia importante en las acciones a pelota parada. Ante los problemas, soluciones. Porque a ese aspecto, fundamental para decidir partidos en una competición tan igualada como la Segunda División, dedicaron el entrenamiento vespertino Curro Torres y su cuerpo técnico. Concretamente a saques de esquina y faltas laterales, más que al aspecto ofensivo al defensivo, alternando marcas. Un aprendizaje a base de repeticiones que seguro tendrá continuidad en las próximas jornadas. Hoy tocan de nuevo dos entrenamientos con público y ya mañana será la puerta cerrada del estadio la que sirva de aliado para terminar de preparar el asalto al Anxo Carro. El sábado arranca una nueva era en clave cordobesista que, de momento, ya ha dejado ver detalles en su primera toma de contacto. Luego el dictamen llegará en función de si entra o no la pelotita, pero de salida las sensaciones son buenas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios