Córdoba CF

La cesión de El Arcángel o la venta de jugadores, vías para evitar la causa de disolución

  • El club blanquiverde reconoce un déficit de 4,2 millones de euros en sus cuentas

  • El límite para conseguir unos 3,5 millones de euros y equilibrar el balance es el 30 de junio de 2019

Jesús León, a la derecha, junto a Alfredo García Amado. Jesús León, a la derecha, junto a Alfredo García Amado.

Jesús León, a la derecha, junto a Alfredo García Amado. / Jordi Vidal

La Junta General de Accionistas que el Córdoba fijó para el 10 de enero se presenta caliente. Y es que la documentación entregada a los accionistas en la que se refleja el estado financiero del club presenta unos parámetros muy preocupantes. En el informe del Grupo de Auditores Públicos, la empresa encargada de fiscalizar las cuentas del club, se reconoce que "la sociedad se encuentra inmersa en causa de disolución" por el motivo de que "las pérdidas dejan reducido el patrimonio neto a una cantidad inferior a la mitad del capital social", que es desde hace unos años de 1.883.000 euros. Y es que el déficit presupuestario del curso 2017-18 es finalmente de 4.232.850 euros, muy alejados de los algo más de tres millones que vaticinó el presidente Jesús León hace unos meses.

En el mismo informe de los auditores, se exponen las dos vías en las que trabaja el consejo de administración de la entidad cordobesista para evitar la causa de disolución, situación que se puede evitar hasta el 30 de junio de 2019 si se equilibran las pérdidas mencionadas con unos ingresos extra que deberían rondar los 3,5 millones de euros, cantidad que sumada al patrimonio neto subsanaría el déficit. Dichas vías no son otras que la consecución de la cesión de El Arcángel o la venta de futbolistas en los próximos meses.

Así lo establecen los auditores, que explican que "se han retomado las negociaciones para formalizar la cesión del Estadio Nuevo Arcángel con el Ayuntamiento de Córdoba y se espera que el acuerdo llegue a buen término en los próximos meses". Seguidamente, el informe detalla que "se espera obtener beneficios por el traspaso de jugadores en el corto plazo", medidas que "harían que el Córdoba Club de Fútbol SAD abandone la causa de disolución en la que se encuentra a la fecha de formulación".

Más allá de toda la terminología especializada que siempre rodea a las cuentas de una entidad como el Córdoba, conviene especificar que la causa de disolución no significaría en ningún caso la desaparición del club blanquiverde en el corto plazo. Eso sí, los problemas podrían llegar en unos meses, concretamente a partir del 30 de junio de 2019, si Jesús León no consigue equilibrar unas cuentas cuya desviación en los últimos meses resulta alarmante.

León, durante una comparecencia pública en El Arcángel. León, durante una comparecencia pública en El Arcángel.

León, durante una comparecencia pública en El Arcángel. / Jordi Vidal

Vías para equilibrar el déficit

Además de la manida cesión de El Arcángel, que permitiría al club blanquiverde equilibrar su patrimonio neto, pero que es un tema que está sobre la mesa desde la época de Carlos González, la vía más factible para generar esos ingresos extra es la venta de jugadores. Pero ni siquiera ahí el Córdoba tiene demasiadas vías que explotar.

La principal sigue siendo resolver en el mes de junio la nefasta operación de cesión de Sergi Guardiola. La posible salida del jugador del Getafe, donde apenas cuenta para Bordalás, otorga al club blanquiverde la posibilidad de recuperar sus derechos por el jugador y buscar un traspaso que alivie su situación. Con todo, la operación es más complicado de lo que en un principio pudiera parecer.

Mirando a la plantilla actual, el Córdoba apenas cuenta con un par de jugadores por los que podría conseguir ingresos significativos, como son Javi Galán y Álvaro Aguado. De hecho, el club ya renovó a Aguado bajo la premisa que usó en su día con Guardiola, pensando en una venta futura beneficiosa para ambas partes. Con Galán, existen negociaciones para concretar una renovación en términos similares.

Antes de que esas posibles operaciones se concreten, la directiva que preside Jesús León tendrá que explicar muchos asuntos en la Junta General de Accionistas del próximo 10 de enero. Uno de los principales será el motivo del déficit generado en la partida concreta reflejada en el presupuesto como "otros gastos de explotación". En dicha partida, la previsión era de casi 6 millones de euros y el gasto final fue de 8,2 millones de euros.

El gasto en "servicios exteriores"

Esa tremenda desviación se observa en el capítulo de "servicios exteriores", en los que el gasto fue de tres millones de euros mayor del presupuestado, y en el que se incluyen muchos de los gastos generados por la dirección deportiva que encabezada Luis Oliver.

Con todos estos datos, es evidente que  la situación económica del Córdoba es alarmante y que en los próximos meses la actual propiedad tiene por delante un trabajo titánico para subsanar una situación que, a medio plazo, amenaza la viabilidad de la entidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios