Córdoba CF - Velez CF | La Crónica
  • Los blanquiverdes golean al Vélez con solvencia para cerrar la primera vuelta con una cómoda renta

  • Cinco minutos de vértigo en el segundo acto bastaron para derribar a un rival bien plantado de inicio

Año nuevo, el mismo Córdoba CF (4-1)

Javi Flores dedica a la grada el gol con el que el Córdoba CF se adelantó al Vélez. Javi Flores dedica a la grada el gol con el que el Córdoba CF se adelantó al Vélez.

Javi Flores dedica a la grada el gol con el que el Córdoba CF se adelantó al Vélez.

Miguel Ángel Salas

Escrito por

· Rafael Cano

Redactor

El Córdoba CF retoma la tarea donde la dejó. Los blanquiverdes golearon al Vélez en el primer partido del 2022, llegando al cierre de la primera vuelta con una cómoda renta de siete puntos y la demostración de que el ascenso directo es una lucha exclusiva de ellos, a poco que no bajen el pistón en El Arcángel y sigan arañando puntos a domicilio con cierta regularidad.

El Vélez tampoco pudo ser ese equipo que acabara con el fortín del feudo blanquiverde, pese a la buena primera parte de los malagueños, que se ordenaron con convencimiento sobre su portería y trataron de contragolpear cuando pudieron. Pese al buen trabajo de los de Beas, El Arcángel pesa mucho y en un arreón de furia e los cordobesistas el duelo quedó sentenciado.

La puesta en escena del Córdoba CF fue la habitual en los partidos en El Arcángel. Paciente a la hora de armar el juego, acelerando conforme ganaba metros y haciendo daño por los costados con Simo y Omar Perdomo lanzados. Un equipo vertical y capaz de agitar el partido en campo rival. Ni rastro del equipo cansado e impreciso que se vio en el cierre del 2021 ante el Mensajero. Y es que en casa, los de Germán Crespo siempre ponen sobre el verde su mejor versión.

Debió adelantarse ya en los primeros compases el cuadro blanquiverde, pese a que el Vélez mostró pronto que no llegaba a El Arcángel de paseo. Los malagueños, bien pertrechados atrás y duros a la hora de cortar el juego, estiraron líneas cumplido el primer minuto, culminando una rápida contra con un disparo de Chavarría. Pero las ocasiones más claras cayeron del lado local. A los siete minutos, Miguel se vistió de héroe para salvar a su equipo con la parada del año. Omar cambió el juego de derecha a izquierda, donde Simo se asoció con Javi Flores, para que el capitán cediera a Ekaitz Jiménez, que la puso templada al punto de penalti. Allí emergió Willy, poderoso, con un cabezazo seco y fuerte que Miguel sacó sobre la línea de gol con una parada acrobática.

Si clara fue la primera, no menos lo fue la segunda. Apenas un minuto después, de nuevo Simo apiló a varios contrarios desde la izquierda para conectar con Willy, que le tiró la pared al extremo, que cedió a Omar. El canario chutó fuerte abajo y Miguel rechazó la bola. Simo golpeo el balón suelto y Portillo salvó el gol bajo palos.

De las Cuevas trata de zafarse de Álex Portillo, central del Vélez. De las Cuevas trata de zafarse de Álex Portillo, central del Vélez.

De las Cuevas trata de zafarse de Álex Portillo, central del Vélez. / Miguel Ángel Salas

El Córdoba era el vendaval que en casa acostumbra a ser y Simo mostró en esos minutos su versión más desequilibrante. Una falta forzada por el 18 al borde del área la botó De las Cuevas ligeramente alta. Acto seguido, Omar Perdomo recuperó un balón en la salida del Vélez y su pase a Willy lo cortó Portillo, trabando al delantero, que pidió penalti. Javi Flores zanjó la jugada con un chutazo que se perdió por encima del larguero.

El Vélez sobrevivió a ese primer arreón del Córdoba y logró asentarse en el duelo sin verse condicionado por le resultado. Los malagueños apretaron en todo momento con la presión, lo que complicó el inicio del juego del conjunto blanquiverde que, eso sí, cuando ganaba la zona de tres cuartos de campo era capaz de poner vértigo a su ataque.

No desistió el Córdoba en su intento de desnivelar el marcador, pese a que el ritmo del choque decayó notablemente. Una internada de José Ruiz, con caño incluido a Pedro, la resolvió el lateral con un pase medido a Willy, que ante Miguel tocó el balón muy largo y se quedó sin espacio para el disparo. A la media hora, de nuevo emergió el meta visitante como salvador de los suyos. Una falta lateral forzada por Javi Flores en el perfil izquierdo la botó el propio capitán a media altura, para que Bernardo conectar el remate con el muslo entrando desde atrás, pero Miguel sacó la bola cuando ya se colaba en la portería.

Aunque apenas pudo hacerlo en el primer acto, el Vélez mostró que el contragolpe era un buen argumento. En un ataque de los blanquiverdes cortado por la zaga Pedro se proyectó en ataque y Bernardo tuvo que sacar de cabeza un centro que le llegaba en franquía a Richard Gaona.

Willy intenta ganar un balón por alto a Álex Portillo. Willy intenta ganar un balón por alto a Álex Portillo.

Willy intenta ganar un balón por alto a Álex Portillo. / Miguel Ángel Salas

En el tramo final de la primera parte, pese a que el control estaba del lado de los locales, el duelo se ensució con varias interrupciones, incluida una acción por la que Bernardo necesitó de asistencia, beneficiando a un Vélez sin prisa alguna. Tanto fue así que antes del descanso solo un disparo alto de Simo desde fuera del área hizo peligrar el 0-0.

Su equipo dominaba y tenía el control del partido, pero Germán Crespo no quiso esperar más para agitar el árbol. Álex Bernal y Luismi cogieron el sitio de Toni Arranz y Omar Perdomo y el conjunto blanquiverde respondió como un resorte al estímulo de su entrenador. De inicio, Gonzalo desperdició una buena ocasión en un ataque bien trenzado del Vélez. Acto seguido, Simo inició una jugada desde la izquierda y el balón llegó a Luismi, que dejó a De las Cuevas ante el meta. El alicantino remató trastabillado y el rechazo de Miguel lo empujó a gol Javi Flores.

Con el camino abierto, el Córdoba no se entretuvo demasiado para zanjar el duelo. El Vélez se vio obligado a replantear su estrategia. Y antes de que pudiera dar un paso adelante, Simo desequilibró otra vez el partido. El extremo puso verticalidad a una jugada que el CCF trenzó con al menos diez pases. Su apertura a la derecha la recepcionó Luismi que, de nuevo decisivo, le puso el balón templado para que el hispano-marroquí cabeceara en plancha a la red. Un par de chispazos de brillantez en ataque con la precisión adecuada y el choque ya estaba donde lo querían los blanquiverdes.

De las Cuevas toca el balón para quitárselo a Miguel en el primer gol del Córdoba CF al Vélez. De las Cuevas toca el balón para quitárselo a Miguel en el primer gol del Córdoba CF al Vélez.

De las Cuevas toca el balón para quitárselo a Miguel en el primer gol del Córdoba CF al Vélez. / Miguel Ángel Salas

Los malagueños ni pudieron ni intentaron reaccionar, castigados por el golpe anímico. El Córdoba jugó ya a placer y su técnico puso más artillería retirando a De las Cuevas para meter a Adrián Fuentes. El madrileño fue protagonista en el tercer tanto. Otro balón recuperado en campo rival lo sirvió Álex Bernal para Willy, que dejó pasar ante Miguel y facilitó el remate a Fuentes para su gol.

Se divirtieron ya en el tramo final los blanquiverdes, tratando de buscar más goles. Pero el que llegó fue el del Vélez, en un despiste de los locales que aprovechó Pablo para rematar hasta por dos veces en el área de Carlos Marín. Antes de que el choque muriera, Casas puso otra muesca en su revólver para seguir alimentando ese idilio que tiene con El Arcángel. El Córdoba retoma la tarea donde la dejó, no piensa aflojar en busca del ascenso y cada semana que pasa tiene la meta más cerca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios