Córdoba CF El Nàstic, un rival, que quiere terminar con decoro

  • El conjunto granota, al igual que el Córdoba, llega ya descendido a este partido

  • Su técnico, Enrique Martín, no puede ya contar con Fali, cedido al Cádiz

El granota Thioune presiona a Fede Vico, jugador del Granada. El granota Thioune presiona a Fede Vico, jugador del Granada.

El granota Thioune presiona a Fede Vico, jugador del Granada. / Carlos Gil

El Nástic, equipo que al igual que el Córdoba ya ha certificado su descenso a Segunda División B, tras cuatro temporadas en la categoría de plata, llega a El Arcángel tras lograr un sonado triunfo ante el Mallorca (2-1), equipo situado en play off.

Este triunfo rompió una dinámica de cuatro encuentros en los que sólo había sumado un punto y en los que además no había marcado un solo gol. Además, es un equipo muy frágil a domicilio ya que, en las 19 salidas que ha realizado esta temporada, sólo ha logrado tres empates y un triunfo. Un bagaje que le ha condenado a los puestos bajos de la tabla y, por ende, al descenso. Es el segundo equipo más goleado de la categoría (55) y el menos goleador (22).

El Nástic comenzó la temporada con José Antonio Gordillo en el banquillo, pero sólo estuvo al frente del equipo diez jornadas. Su relevo fue Enrique Martín, técnico con una dilatada experiencia, con el que el conjunto catalán tuvo un pequeño avance en su juego que les permite disfrutar de más posesión y crear más peligro.

Sin balón

Desde su llegada, Martín ha trabajado con dos sistemas de juego, el 5-4-1 y el 4-4-2. Trata de que su equipo sea aguerrido, trabajador, e intente tener el balón, aunque no tiene los jugadores necesarios para poder mantener la posesión.

En los cuatro últimos partidos está contando de nuevo con Becerra en portería, con tres centrales por delante como son Djetei, Noguera y Villanueva, que a buen seguro formarán de nuevo tras la salida de Fali. Son jugadores físicamente fuertes, contundentes, expeditivos y con buen juego aéreo. En los costados, tanto para defender como para atacar, coloca a Pol Valentín y Abraham, que aportan trabajo, buena salida desde atrás y capaces de desbordar con rapidez y colocar buenos centros. En la recámara, con Coris lesionado, quedan Pipa Ávila, Ferrer, Iván López o Josema.

Con balón

En la medular suelen jugar Thioune, Víctor Martínez e Imanol García, un trivote que abarca mucho espacio, fuertes en lo físico, potentes y sobre todo capaces de recuperar muchos balones, con Javi Márquez siempre a la expectativa. Cierto es que son más defensivos que ofensivos y les cuesta trabajo generar juego, por lo que continuamente descargan sobre los costados o con juego directo hacia los dos puntas, habitualmente Luis Suárez y Sadik o Kanté, jugadores potentes, rápidos, de buena conducción y golpeo.

Lo mejor

Velocidad en ataque.

Lo peor

Falta de contundencia defensiva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios