EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Córdoba CF El fútbol, parado oficialmente mientras dure el estado de alarma por el coronavirus

José Antonio González pugna con Vinicius Tanque desde el suelo, en el último partido del Córdoba CF. José Antonio González pugna con Vinicius Tanque desde el suelo, en el último partido del Córdoba CF.

José Antonio González pugna con Vinicius Tanque desde el suelo, en el último partido del Córdoba CF. / Álex Gallegos

El Córdoba CF no volverá a competir mientras se mantenga el estado de alarma decretado por el Gobierno de España para intentar atajar la crisis sanitaria que ha desatado la expansión a nivel mundial del coronavirus. La Real Federación Española de Fútbol, que en un principio suspendió la competición durante dos semanas, ha hecho ya oficial que el fútbol no regresará hasta que las autoridades nacionales consideren que se pueden reanudar, sin que ello suponga un riesgo para la salud de los deportistas y los aficionados.

En un principio, este martes 24 de marzo debía celebrarse una reunión de la comisión delegada para el seguimiento de esta crisis sanitaria formada por la RFEF, la AFE (Asociación de Futbolistas Españoles) y LaLiga. Sin embargo, la medida anunciada el pasado domingo por el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, de alargar otros 15 días el estado de alarma, así como la fase crítica que atraviesa en el país la expansión del virus, han precipitado esta suspensión sin fecha oficial de retorno.

"La Comisión Delegada de la Asamblea de la RFEF ha aprobado este lunes, 23 de marzo, la suspensión de todas las competiciones de fútbol no profesional y de ámbito estatal, tanto en la modalidad principal como en las especialidades de fútbol sala y fútbol playa, hasta que las autoridades competentes del Gobierno de España y de la Administración General del Estado consideren que se pueden reanudar cuando ello no suponga ningún riesgo para la salud de los futbolistas, cuerpo técnico y empleados de los clubes y para el público asistente", explica la Federación en su comunicado.

La RFEF, además, ha acordado solicitar a las Federaciones Territoriales que adopten la misma medida para las competiciones de ámbito autonómico y en todas las categorías, por lo que todas las ligas seguirán paralizadas mientras se prolongue el estado de alarma.

Además, esta paralización sin fecha concreta de retorno del fútbol español se ha hecho extensiva también a la Primera División y la Segunda, las dos categorías que tienen carácter totalmente profesional, fruto del consenso con LaLiga.

Crece la incertidumbre

La nueva comunicación oficial de que el fútbol seguirá suspendido mientras se prolongue la crisis sanitaria por el covid-19, no por esperada deja de ser importante. Y es que la gravedad de la situación aumenta considerablemente la incertidumbre sobre la posibilidad de finalizar las competiciones. Las fechas se aprietan y en la actualidad es imposible para LaLiga y para la Real Federación Española de Fútbol dibujar un escenario a futuro.

De hecho, las esperanzas de algunos equipos estaban puestas en que una mejoría leve de la situación permitiera la implantación de ciertos protocolos de seguridad que les permitieran regresar a los entrenamientos en grupo, con el objetivo de que los futbolistas no acusen en exceso el parón y lleguen en la mejor condición posible a la vuelta de las ligas, si es que finalmente se producen.

Sin embargo, con la extensión del estado de alarma en todo el territorio nacional y esta decisión de los responsables federativos de dejar en manos del Gobierno de España la vuelta de las competiciones, la incertidumbre crece y esa posibilidad de retornar al trabajo colectivo se difumina.

Mientras tanto, no son pocas ya las voces que empiezan a señalar que, en Segunda División B y en las categorías inmediatamente inferiores, será imposible completar la competición. Una postura, en todo caso, que está en el aire como el resto de alternativas, pues la magnitud y excepcionalidad de esta crisis es tal que no existen precedentes en los que poder basarse para intuir lo que pasará en los próximos meses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios