Extremadura UD - Córdoba CF Las notas de los jugadores del Córdoba CF ante el Extremadura

  • Triste partido colectivo del cuadro blanquiverde, herido de muerte ante un rival directo

Jaime Romero lucha por el balón con Álex Díez y Roberto Olabe. Jaime Romero lucha por el balón con Álex Díez y Roberto Olabe.

Jaime Romero lucha por el balón con Álex Díez y Roberto Olabe. / LOF

CARLOS ABAD Para no jugar más. El meta tinerfeño, que ya venía dejando alguna que otra duda, fue el triste protagonista de la derrota cordobesista con dos errores imperdonables en el primer tiempo.

LOUREIRO Le viene grande. Ni siquiera la protección con la que ahora juega el equipo ayuda a dejar ver la mejor versión del gallego. Superado por su par una y otra vez, no apareció por el área rival.

CHUS HERRERO La más clara. El mejor de la zaga, también firmó la mejor ocasión cordobesista, con una jugada de pizarra calcada a la que le permitió marcar en Tenerife y que estrelló en el larguero.

QUINTANILLA Combativo. Le tocó bailar con Ortuño en el cuerpo a cuerpo y, aunque intentó ganarle la partida por anticipación alguna vez, no pudo frenarlo. Entre otras cosas por no estar arropado.

ÁLEX MENÉNDEZ Desconectado. Nada queda ya del carrilero con proyección que tan grata impresión dejó en su debut. Sufrió una vez más en defensa y no supo entenderse nunca con Jaime Romero.

BODIGER A la calle. Aunque se ofreció siempre, no se le vio nunca cómodo, ni con balón ni sin él. Para colmo de males, fue expulsado en el 54' tras ver dos amarillas en apenas 11 minutos.

ANDRÉS MARTÍN Tiene gol. Un jugador como él que tiene el gol entre ceja y ceja debe aparecer más cerca del área, porque si no se pierde. En la banda, se desgastó; al pasar arriba, tiró al poste.

ÁLEX CARBONELL Intermitente. En la fase de algo más de control por parte blanquiverde fue en la que se dejó ver con más asiduidad, pero no la suficiente. No supo aprovechar su primera titularidad.

DE LAS CUEVAS Desaparecido. Cuando el CCF no tiene la pelota, aparecer entre líneas y con ventaja en un partido tan incómodo no es fácil. El alicantino apenas se dejó ver, ni al retrasar su posición.

JAIME ROMERO Al menos, lo intentó. Salvar a alguien de la quema tras una actuación tan pobre, tan lejos de lo que exige el fútbol profesional, es complicadísimo. Pero al menos Jaime Romero trató en todas las ocasiones en las que el balón llegó a sus pies sacar algo de provecho. Es cierto que muchas veces pecó de individualismo, que en otras no supo parar y retroceder al verse en desventaja, y que en muy pocas fue productivo para el Córdoba. Pero si algún jugador blanquiverde pareció al menos estar sobre el verde, aunque se le viera desquiciado, fue el manchego. Ese fue el nivel en el estadio extremeño, imagínense cómo estuvo el resto para que fuera el menos malo, que no el mejor.

CARRILLO Sin incidencia. Fue el primer sustituido, a la hora de juego, y se fue prácticamente inédito. La pelea, como le corresponde, es innegable, pero apenas pudo ganar balones ante la zaga local.

PIOVACCARI En desventaja. Saltó al terreno de juego con todo perdido y en inferioridad, a ver si era capaz de sacar una jugada individual que cambiara el partido. Lo intentó, pero no pudo lograrlo.

ALFARO Inocente. Tirado a la derecha, pero con verticalidad, tuvo la opción de meter al equipo en el partido al verse ante Casto pero optó por ceder a zona de nadie en lugar de disparar. ¡Más maldad!

JAVI LARA De regreso. Cinco minutos era su bagaje desde finales de noviembre hasta que Navarro le dio el último cuarto de hora. Apenas pudo hacer daño con balón, porque se volcó a la izquierda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios