Córdoba CF El coronavirus amenaza el arranque de la temporada 2020-2021

  • La Real Federación Española de Fútbol se reúne este lunes con las territoriales para analizar la situación y fijar una fecha de arranque en las ligas oficiales no profesionales

  • El más que probable retraso en las fechas de arranque del curso amenaza la supervivencia de los clubes

Los jugadores del Córdoba CF hacen un rondo en un entrenamiento. Los jugadores del Córdoba CF hacen un rondo en un entrenamiento.

Los jugadores del Córdoba CF hacen un rondo en un entrenamiento. / Laura Martín

¿Cuándo volverá a haber fútbol en El Arcángel? Es la gran pregunta que se hacen los aficionados blanquiverdes. Una cuestión cuya respuesta es, de momento, toda una incógnita. Y es que si en su entorno particular no tuviera ya suficientes frentes abiertos, con la tramitación de su inscripción y la confección de su plantilla, el Córdoba CF aguarda con la misma incertidumbre que el resto de clubes la reunión que este lunes mantendrá la Real Federación Española de Fútbol con las federaciones territoriales. El objeto de la cita es exponer la situación en la que se encuentran las competiciones oficiales no profesionales, es decir, desde la Segunda División B hacia abajo, las dos primeras categorías del fútbol sala nacional y las dos primeras del fútbol femenino.

La situación sanitaria actual, con brotes de coronavirus aflorando cada día en todo el territorio nacional, tiene todos los visos de variar los planes iniciales de la Federación para el curso 2020-2021. Aunque todavía no es oficial, ya parece bastante evidente que ni la Segunda B arrancará el último fin de semana de septiembre ni la Primera División de fútbol sala, que era la primera en teoría en volver, lo hará a primer del próximo mes.

Aunque la RFEF no especificó demasiado las alternativas que presentará a las territoriales en la reunión de este lunes, desde el anuncio de la convocatoria han sido varias las filtraciones que, a modo de globo sonda, invitan a pensar que el retraso en el inicio del curso es prácticamente inevitable. Algunos medios como la Cadena Ser ofrecían incluso datos concretos de las alternativas que se manejan desde Las Rozas para el inicio de la nueva temporada. Según dicha emisora, el plan más optimista pasa por arrancar el curso a finales del 2020, aunque los escenarios más realistas hablan de enero de 2021 o incluso marzo, en el escenario recomendado por UEFA y FIFA.

La decisión, sin embargo, no es nada sencilla teniendo en cuenta el serio riesgo que supone para la supervivencia de buena parte de los clubes españoles que están fuera de la Primera y la Segunda División, así como de las entidades dedicadas al fútbol sala y el fútbol femenino.

Después de meses de serias dificultades, con los ERTE como salvavidas para la economía de muchos clubes, un nuevo parón justo antes de arrancar el nuevo curso podría resultar mortal de necesidad para unos conjuntos que ya tienen sus plantillas hechas o están en fase de construcción, con compromisos adquiridos de todo tipo y la necesidad de regresar a la actividad cuanto antes para seguir siendo viables.

Es por ello que, otra de las opciones que algunos clubes plantean, es la de arrancar el curso en las categorías absolutas, retrasando lo que sea necesario la vuelta del fútbol formativo. Sería un mal menor que tampoco resulta de fácil aplicación. El ejemplo más claro está en el fútbol profesional, y en las dificultades que LaLiga ha encontrado para finalizar (todavía no lo ha hecho, pues falta el play off) la Segunda División. Si bajo el protocolo de LaLiga los positivos por covid-19 han puesto contra las cuerdas a la competición, está claro que el normal desarrollo de las competiciones federativas en la actual coyuntura sanitaria es un reto casi utópico.

De esta forma, tanto la RFEF como las territoriales se encuentran entre la espada y la pared, entre las recomendaciones sanitarias de retrasar el inicio de sus competiciones y la seria amenaza que eso supone para los clubes, con riesgo real de desaparición en muchos casos.

Los clubes, a la espera de una comunicación oficial

Es por ello que desde que se conocieron las intenciones de la RFEF, son muchos los jugadores y trabajadores de los clubes afectados que han alzado la voz, reivindicando la profesionalización que existe en estos clubes y la amenaza a miles de puestos de trabajo que supondría una nueva paralización de la actividad.

Fuentes consultadas de varios clubes cordobeses aseguran no tener aún notificación de las alternativas que planteará este lunes la Federación, aunque lógicamente ya están al tanto de las filtraciones recogidas por los medios de comunicación, y aguardan con preocupación e incertidumbre una comunicación oficial.

En Córdoba, al margen de las categorías formativas y las provinciales absolutas, esta incertidumbre afecta al Córdoba CF en Segunda División B; al Salerm Puente Genil, el Pozoblanco, el Ciudad de Lucena y el Córdoba B en Tercera; el Córdoba Femenino y el Pozoalbense en la Reto Iberdrola femenina; y al Córdoba Futsal en la Primera División de fútbol sala.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios