Ceuta - Córdoba CF | La Crónica
  • El conjunto blanquiverde suma un punto que se puede dar por bueno, pese a las claras ocasiones falladas, ante un rival directo al que mantiene a raya

Combate nulo en Ceuta (0-0)

Puga pelea con el balón con Casais, mediocentro del Ceuta. Puga pelea con el balón con Casais, mediocentro del Ceuta.

Puga pelea con el balón con Casais, mediocentro del Ceuta.

LOF

Escrito por

· Rafael Cano

Redactor

El que se preveía como uno de los duelos decisivos del curso para el Córdoba CF, la visita al Ceuta, terminó siendo un combate nulo entre aspirantes. Caballas y blanquiverdes se repartieron un punto cada uno en un encuentro extraño, con muchas alternativas, pero casi sin disparos entre los tres palos. Los de Germán Crespo ni siquiera llegaron a probar a Leandro, el meta local, y aún así no se puede negar que por ocasiones quizás merecieron el triunfo. También lo rozó el Ceuta en la opción más clara, ya al final, pero Carlos Marín justificó la apuesta de Germán Crespo con una parada de auténtico lujo.

Al final, el empate sin goles deja la lectura positiva para el Córdoba de mantener a raya (ocho puntos por detrás) a un rival directo por la primera plaza y de tener al más inmediato perseguidor, el Cacereño, a seis puntos. Eso sí, la tendencia de los blanquiverdes lejos de El Arcángel es escasa, pues en las tres últimas salidas solo han sumado dos de los nueve puntos posibles.

De nuevo volvió a sorprender Germán Crespo con su equipo titular, apostando por Carlos Marín en la portería y por José Ruiz como improvisado lateral izquierdo, poniendo de manifiesto que quizás el refuerzo en ese costado es más necesario de lo que el club expone de puertas para fuera. Tala, que la semana pasada actuó en su posición habitual ante el Panadería Pulido San Mateo, vio el partido desde el banquillo y ni siquiera llegó a participar en la segunda parte.

El Córdoba arrancó con brío, en algo que ya es habitual esta temporada. En un intento de marcar pronto terreno, los blanquiverdes encontraron en el costado derecho de su ataque una buena vía para buscar el gol. Antes de cumplirse el segundo minuto, Puga tiró una pared con Fuentes y puso un centro templado que Alain despejó cuando Willy ya se relamía para el remate. Acto seguido, de nuevo el granadino ganó la línea de fondo y esta vez sí encontró al de Torremejía, quien con todo a favor cabeceó alto.

El Ceuta sufría para ajustar su presión en el centro del campo y el Córdoba tuvo esas primeras opciones que no supo aprovechar, antes de que los norteafricanos se asentaran. No se había cumplido el primer cuarto de hora cuando el conjunto blanquiverde encontró hueco por la izquierda. José Ruiz ganó línea de fondo y conectó con De las Cuevas, que sacó un centro para que Willy cabeceara en plancha sin poder dirigir el balón entre los tres palos.

Luismi intenta robar el balón al caballa Alain. Luismi intenta robar el balón al caballa Alain.

Luismi intenta robar el balón al caballa Alain. / LOF

Tardó el conjunto local en asentarse, pero cuando lo hizo inquietó al Córdoba con centros laterales en busca de Raíllo. El plan de los ceutíes era de sobra conocido por Germán Crespo, pero el de los blanquiverdes tampoco sorprendió en exceso al cuadro caballa, sabedor de que perder el balón en campo propio estaba prohibido. Y fruto de esa seguridad a la hora de iniciar el juego, el Córdoba no encontró excesivas formas de buscar las cosquillas a su rival.

El duelo se niveló hasta entrar en una fase de poca presencia en ambas áreas. El ritmo lánguido del encuentro lo cortó De las Cuevas con una clara ocasión, en la que Puga y Adrián Fuentes trazaron una pared para encontrar al alicantino en posición franca, pero su remate salió mordido. Antes del descanso, el veterano mediapunta probó fortuna con un disparo lejano que no cogió portería. El primer tiempo ya dejaba patente que asaltar el Alfonso Murube no iba a ser tarea sencilla.

A las dificultades que el rival planteó se sumó la poca puntería del Córdoba, decisiva para no haber solventado el choque de manera solvente. Nada más arrancar la segunda parte, Javi Flores encontró terreno para avanzar con el balón controlado y sin su marca cerca. El de Fátima habilitó a Willy, que disparó contra el lateral de la red. Unos minutos después, fue el propio Javi Flores el que lo intentó desde fuera del área sin fortuna.

Las ocasiones seguían cayendo del lado blanquiverde y el momento que pudo cambiar el sino del partido llegó antes de la hora de juego. De las Cuevas se encontró con un pase de Willy en el área que un defensa dejó vivo tras fallar en el rechazo, pero de la manera más inexplicable envió el balón alto cuando tenía toda la portería delante para batir a Leandro con facilidad.

El Ceuta sobrevivió a ese arreón del Córdoba y esperó su momento, que llegó a partir de que Chus Trujillo cambiara de una tacada su línea de mediapuntas. A la hora de juego, una falta lateral de las varias que concedió el CCF la remató Álvaro Telis en el punto de penalti, sin encontrar portería.

Puga se lanza al suelo para cortar el avance de Raíllo. Puga se lanza al suelo para cortar el avance de Raíllo.

Puga se lanza al suelo para cortar el avance de Raíllo. / LOF

El Córdoba respondió intercambiando un golpe por otro. Toni Arranz habilitó a Luismi a la espalda de los centrales, pero el cacereño no estuvo rápido para sacar el disparo y su par recuperó rápido la posición. A los dos minutos, de nuevo percutió Puga por a derecha, el mejor del Córdoba en el Murube, encontrando a un Adrián Fuentes que demostró que la pierna derecha no es precisamente su mejor arma.

Poco a poco, el Ceuta fue recuperando terreno y enfriando al Córdoba. Trujillo apostó por buscar el ataque dando entrada a Pito Camacho y pasando a jugar con dos puntas. Su equipo buscó entonces los centros lateral que el conjunto blanquiverde defendió no sin apuros. Con los de Germán Crespo volcados, un pelotazo desde la zaga caballa lo recogió Raíllo para generar un dos contra dos. El cordobés habilitó a Benji, que se perfiló bien y sacó un derechazo que Carlos Marín repelió de manera milagrosa antes de que se estrellara en el poste.

Fue la ocasión más clara del partido y el primer tiro a puerta en un choque pese a la intensidad con la que se jugó por ambos bandos. Cosas que a veces suceden en el fútbol. Con el Córdoba ya dando por bueno el empate como un botín a tener en cuenta en Ceuta, Adrián Fuentes sacó un centro que se envenenó y tocó en el larguero. Fue la última ocasión clara antes de que David Castro propinara una patada criminal a Puga que le costó la roja y que acabó por enterrar las opciones de ambos equipos de hacerse con el triunfo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios