Córdoba CF

Rubén Castro, más cerca

  • El canario tiene al Córdoba como primera opción, incluso por delante de su regreso a Las Palmas, que ya lo da por perdido

  • Su relación con Oliver y su papel en el equipo, claves

Rubén Castro, en uno de sus últimos partidos con el Betis, intenta rematar de cabeza el balón. Rubén Castro, en uno de sus últimos partidos con el Betis, intenta rematar de cabeza el balón.

Rubén Castro, en uno de sus últimos partidos con el Betis, intenta rematar de cabeza el balón. / juan carlos hidalgo / efe

Cuando recién conseguida la permanencia en Segunda División Luis Oliver deslizó el nombre de Rubén Castro como posible fichaje de campanillas para el Córdoba, pocos dieron credibilidad a ese órdago del director deportivo blanquiverde. El punta canario, que saldrá este verano del Betis, parecía inalcanzable para un equipo que hasta la última fecha del campeonato no logró atar la salvación en Segunda. Sin embargo, el paso de las semanas y el buen hacer de la dirección deportiva cordobesista han hecho que lo que parecía un deseo de Luis Oliver vaya cogiendo visos de realidad, hasta tal punto que el propio Rubén Castro tiene al Córdoba como opción preferencial entre los equipos que pretenden su incorporación.

En esa predilección del todavía delantero del Betis tiene mucho que ver, todo realmente, la figura de Oliver. El navarro fue el valedor del delantero cuando firmó en el club verdiblanco y su buena relación se ha mantenido durante estos años. Y ahora que la etapa de Rubén Castro en el Betis toca a su fin, Oliver no ha dudado un segundo en plantearle al punta canario una oferta bastante atractiva, más que por lo económico, por el reto deportivo que supone y por la importancia que tendría su figura en el nuevo plantel del Córdoba.

El punta canario debe solventar su rescisión con el Betis antes de concretar su futuro

Según ha podido saber el Día, el convencimiento en el CCF es total en cuanto a las posibilidades de cerrar con éxito una operación que supondría un golpe de efecto total en el mercado de Segunda División. La directiva blanquiverde es consciente de que el fichaje del ariete canario será complejo, pero cuentan con el beneplácito del jugador, que previamente debe resolver el año de contrato que le queda con el Betis, algo que no parece un problema demasiado serio. Y es que en Heliópolis quieren dar la mejor salida posible a un futbolista que ha entrado en la historia verdiblanca desde su llegada en 2010. Su rescisión de contrato irá muy posiblemente ligada a un homenaje del club sevillano para el que ha sido su delantero más importante en el siglo XXI. Cuando eso suceda, Luis Oliver tendrá vía libre para echar el lazo al que debe ser el estandarte del nuevo Córdoba.

Todo ello a pesar de que la competencia por su fichaje, lógicamente, será dura. Equipos de Primera División como el Rayo Vallecano y el Huesca habrían sondeado al punta, al que también le ha llegado cierto interés del Málaga y de Las Palmas, su club de origen. El extranjero, por supuesto, es otra opción abierta, pero al canario no le seduce la idea tras su experiencia en China. Una clara muestra de que el Córdoba ha tomado la delantera por su fichaje es que Las Palmas da por imposible la llegada del veterano ariete, que prefiere seguir cerca de Sevilla, donde reside desde 2010, tal y como informó el diario La Provincia en su edición del martes.

Además de esa cercanía con la capital hispalense, donde reside su familia, la opción del Córdoba seduce a Rubén por el ambicioso proyecto que le ha planteado Luis Oliver, que quiere convertir al canario en la bandera del nuevo Córdoba. Y es que Castro vendría a solucionar el déficit goleador que dejará la salida de Sergi Guardiola, al que el club cordobesista sabe que no podrá retener este verano. El veterano delantero canario sería la punta de lanza de esa columna vertebral sólida que Oliver y su equipo quieren construir en el Córdoba para aspirar a luchar por el ascenso.

La veteranía del futbolista, que cumplirá 37 años el próximo 27 de junio, no es un problema para la dirección deportiva del Córdoba. Es más, en el club blanquiverde confían en esa experiencia que el ariete ha acumulado durante su larga trayectoria como la mayor de las garantías de que su rendimiento está asegurado. Esa confianza en su valía está reforzada por los registros físicos que el jugador ha acreditado en su última temporada en el Betis, pese a contar poco para Setién desde que regresó de China. Oliver sabe que difícilmente encontrará en el mercado un delantero que pueda ofrecer las prestaciones de Rubén Castro y por eso está decidido a tirar la casa por la ventana para asegurar una entente final con el futbolista, que podría fructificar en un acuerdo definitivo por dos temporadas, para que por fin el Córdoba pueda dar el primer golpe de efecto en el mercado con un fichaje que se está cocinando a fuego lento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios