Córdoba CF

Kike Márquez, en el ojo del huracán a pesar de tener el respaldo de los números

Kike Márquez señala el escudo del Córdoba CF tras su gol ante el Atlético Sanluqueño.

Kike Márquez señala el escudo del Córdoba CF tras su gol ante el Atlético Sanluqueño. / Miguel Ángel Salas

Dice el sabio refranero español que más vale caer en gracia que ser gracioso. Y algo parecido está viviendo Kike Márquez en el Córdoba CF esta temporada. Aunque ya durante el curso pasado su relación con los seguidores blanquiverdes pasó por algunos altibajos, en el presente ejercicio el capitán está siendo objetivo de algunas críticas difíciles de entender en el contexto deportivo que atraviesa el equipo.

Y es que, con los de Iván Ania a punto de certificar la segunda plaza y en puertas de disputar un play off por el ascenso a Segunda División, el duelo ante el Atlético Sanluqueño del pasado sábado volvió a dejar silbidos hacia el jugador de Sanlúcar de Barrameda y, sobre todo, un runrún en el estadio cuando intervenía en el juego que en nada beneficia al club, interés común (o así debería de ser) del futbolista y los aficionados críticos.

Tan cierto es que las críticas a Kike Márquez no son mayoritarias en el entorno del Córdoba CF como que existen de manera persistente en realidad desde la temporada pasada, pero de manera mucho más intensa y menos justificada ahora que en lo colectivo las cosas están saliendo mucho mejor que en el curso anterior.

Todo ello, además, en un curso en el que, sin ser titular indiscutible, el veterano futbolista gaditano está consiguiendo unos números que muy pocos de sus compañeros mejoran. Tanto es así que solo dos jugadores del Córdoba CF han tenido más incidencia directa en los goles del Córdoba CF esta temporada que Kike Márquez. Son Casas y Carracedo. El ariete rambleño ha hecho 13 dianas, mientras que el ariete catalán ha firmado dos tantos y ha repartido diez asistencias.

El tercero en cuestión es Kike Márquez, que ha firmado seis goles (el último precisamente ante el Atlético Sanluqueño) y cuatro asistencias, siendo fundamental en una decena de tantos de su equipo. Una estadística que, además, podría estirarse un poco más si al de Sanlúcar se le concede su mérito en el gol que el portero del Recreativo Granada se marcó en El Arcángel después de un tenso e intencionado saque de esquina de Márquez, y en una asistencia involuntaria a Casas en la goleada al Atlético de Madrid B en Majadahonda. Una jugada en la que, por cierto, Kike había sido objeto de un claro penalti no señalizado. Dos acciones que en puridad no deben figurar en sus estadísticas pero en las que también fue vital el capitán blanquiverde para beneficio de su equipo.

La confianza de Iván Ania en el capitán

De la mano de Iván Ania, Kike Márquez ya ha mejorado los registros tanto en goles como en asistencias que firmó el curso pasado, en su primer ejercicio con el Córdoba CF. En cuanto a goles, además, el capitán del CCF está cerca de sus números, pues solo en cuatro campañas durante su extensa trayectoria alcanzó o superó la decena de tantos, teniendo como máxima cifra las 14 dianas que hizo con el Marbella en Segunda B en la temporada 2016-17.

En cuanto a asistencias, la actual ya es su segunda mejor temporada, tras la brillante 2021-22 firmada a caballo entre el Extremadura y el Albacete. Márquez repartió entonces diez pases de gol y celebró aquel curso el ascenso a Segunda División con el conjunto albaceteño, justo antes de recalar en el Córdoba CF.

Kike Márquez celebra uno de sus goles con el Córdoba CF en el presente curso. Kike Márquez celebra uno de sus goles con el Córdoba CF en el presente curso.

Kike Márquez celebra uno de sus goles con el Córdoba CF en el presente curso. / LOF

Convertido por sus propios compañeros en capitán y uno de los puntales del vestuario, a Kike Márquez lo avalan sus números, su trabajo en la caseta y la confianza de su entrenador, un Iván Ania que solo ha prescindido de su titularidad en ocho partidos durante toda la temporada.

Pese a ello, su rendimiento sigue sin convencer a un sector de la afición del Córdoba CF que el pasado sábado se volvió a mostrar incapaz de aparcar sus fobias personales en busca del beneficio colectivo, ese al que aludió Kike Márquez cuando se señaló el escudo tras anotar el 3-0 y recibir el cariño unánime de todos sus compañeros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios