Córdoba CF

Juan Sabas, el inquilino 79 del banquillo del Córdoba CF

  • Aunque aún no tenga fecha para debutar, el madrileño ya completa la amplia nómina de técnicos de un club que vive su temporada número 66

Juan Sabas, el día de su presentación con el Córdoba CF. Juan Sabas, el día de su presentación con el Córdoba CF.

Juan Sabas, el día de su presentación con el Córdoba CF. / Juan Ayala

Aún no tiene fecha para el debut oficial por la interrupción indefinida de las competiciones por la crisis sanitaria provocada por el coronavirus, pero Juan Sabas se convirtió hace dos semanas, tras ser el elegido para relevar a Raúl Agné, en el inquilino número 79 del banquillo cordobesista a lo largo de su historia. Una nómina no demasiado elevada, dado que el club blanquiverde está inmerso en su temporada 66, lo que deja una media apenas por encima de un técnico por campaña que en la actual no se está precisamente cumpliendo.

Dentro de esta cifra, es cierto que hay varios entrenadores que han cubierto varias etapas, sobre todo gente de la casa que ha ejercido de puente entre la salida de un técnico y la llegada de otro. Pero también es verdad que otros han ejercido sus funciones en varias campañas y con éxito suficiente como para ser recordados.

El primero que se debe integrar en este grupo es José Juncosa, que dirigió las riendas del equipo en su segunda temporada de existencia, la 55-56, consiguiendo el primer ascenso del club a Segunda División. No sólo eso, sino que luego logró la permanencia dentro del Grupo Sur de la categoría de plata, lo que le permitió seguir un tercer curso que no concluyó. Pero su recuerdo quedó ahí y, si bien tardó en volver, finalmente lo hizo y de nuevo con un tremendo éxito: en la campaña 70-71 lideró al Córdoba que recuperó su plaza en una Primera División que había perdido en 1969.

También dos ascensos, ambos a Segunda, tiene en su haber Pepe Escalante, que pasa por ser el único entrenador cordobés que ha podido celebrar un salto de categoría con el equipo blanquiverde.

El primero, en la campaña 98-99, fue el que abrió la etapa moderna de la entidad, el que ponía fin a 16 temporadas por las catacumbas del fútbol, entre Segunda B y Tercera; luego repitió idéntico camino en la 06-07, en la que era su cuarta etapa en el banquillo cordobesista.

Del mismo modo, y aunque no doblaron éxito, también hay un lugar en la historia de los técnicos del Córdoba para otros que repitieron etapas dejando su particular sello. Entre ellos está Roque Olsen, que logró el histórico primer ascenso a Primera en la campaña 61-62 y que incluso intentó el salto a Segunda en la 87-88, curso que no concluyó y que suponía su cuarta presencia en el club. O Iosu Ortuondo, que tras ascender de Tercera a Segunda B en la campaña 84-85, regresó en la 02-03, en Segunda, aunque en esta ocasión no llegó a acabar ni la primera vuelta de la competición.

Otros técnicos que repitieron en el banquillo cordobesista en temporadas diferentes fueron Ignacio Eizaguirre, Vavá, Crispi, Paco Jémez o, más recientemente, Sandoval. Además, dentro de los hombres de la casa que tuvieron que ejercer de apaga fuegos en diferentes etapas o, incluso, comenzaron en solitario alguna campaña, se puede citar a técnicos como Gonzalo Uceda, Juanín, Juan Verdugo o Pedro Sánchez, Pedrito. Es más, en este grupo podrían tener cabida los recientes Luis Carrión, Jorge Romero o José Antonio Romero, promocionados desde el filial.

Como casos singulares hay que reseñar a dos hombres que no llegaron siquiera a dirigir un partido al Córdoba. El primero, Enrique Pérez Díaz, Pachín, que llegó al Córdoba en la campaña 81-82. Se anunció su fichaje el 16 de noviembre de 1981, fue presentado al día siguiente y sólo tres días después, por una depresión nerviosa, comunicó al club que no estaba en condiciones de entrenar y solicitó la baja. El segundo tiene la firma de Francisco Rodríguez, elegido la pasada temporada para iniciar un proyecto que con el paso de los meses terminó saltando por los aires y con un descenso; el almeriense arrancó la pretemporada, pero en el cambio de julio a agosto, a apenas tres semanas del inicio del campeonato, decidió marcharse.

Hay que esperar que Juan Sabas tenga la oportunidad de sentarse en el banquillo, una situación que ahora mismo no tiene día ni hora y se ve lejana por todo lo que está provocando esta crisis mundial del covid-19. De momento, la intención de la Real Federación Española de Fútbol es terminar la campaña sin ponerse fechas, ni de reanudación ni de conclusión, pues todo dependerá de la evolución de la pandemia. No queda otra que aguardar para ver el estreno del inquilino 79.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios