Córdoba CF El club estudia querellarse contra González

  • La entidad valora el informe que en su día archivó la Fiscalía de Córdoba, por supuestas irregularidades en la gestión de la anterior propiedad

Carlos González, durante una comparecencia pública en su etapa en el Córdoba. Carlos González, durante una comparecencia pública en su etapa en el Córdoba.

Carlos González, durante una comparecencia pública en su etapa en el Córdoba. / Juan Ayala

El Córdoba sigue dando tanto que hablar en el plano deportivo como en el institucional, en el que la presencia en los juzgados forma parte habitual de su día a día. El último contencioso es el que se deriva de la supuesta comisión de delitos de gestión durante la etapa de Carlos González como máximo accionista de la entidad blanquiverde.

La historia, rocambolesca como casi todas las que envuelven este tipo de procesos, parte desde una auditoría que LaLiga, a petición del Consejo Superior de Deportes, encargó durante la temporada 14-15 a la empresa BDO. De dicha auditoría derivó un informe de la Abogacía del Estado que recogía la comisión de una serie de posibles delito, que fue remitido a la Fiscalía de Córdoba.

Este órgano archivó el caso, como adelantó el espacio La Jugada de Córdoba, de Canal Sur Radio, por lo que el Córdoba demandó a LaLiga, que le había retenido 90.000 euros por esas supuestas irregularidades. Aunque en primera instancia esa demanda no fue atendida por vía administrativa ni en el Tribunal de Arbitraje Deportivo, el Córdoba acudió a la justicia ordinaria y obtuvo su respaldo, por lo que el club, todavía en manos de González, reclamó a la patronal la devolución de esos 90.000 euros que le retuvo.

Al margen del contencioso con LaLiga, en el informe archivado por la Fiscalía de Córdoba, según las fuentes consultadas por el Día, se reconocen una serie de infracciones en la gestión de Ecco Documática, pero se hace notar que para querellarse contra dicha gestión hacía falta al menos el 1% del capital social y que LaLiga no tenía competencias para denunciar las actuaciones llevadas a cabo en los clubes.

Como quiera que González en aquel momento poseía el 98,7% de las acciones, el proceso de compra de acciones que el Córdoba inició en aquel momento le otorgó el 0,5% del capital social del club, dejando en mano de los minoritarios menos de ese 1% necesario, por lo que no había posibilidad de que nadie se querellara contra su gestión.

Ahora, con la propiedad del club en manos de Jesús León, la situación cambia. Tanto que, según ha podido saber el Día, el club está estudiando la posibilidad de querellarse contra la gestión señalada en el citado informe, pues en la entidad tienen el convencimiento de que aunque el expediente fue archivado, el derecho les asiste.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios