Córdoba CF

El Córdoba CF aspira a un aforo de 6.700 espectadores para El Arcángel

  • El club presenta un dossier de más de unas 100 páginas con todos los detalles de su plan de acceso al estadio

  • Los abonados tendrán un asiento asignado y deberá entrar con notable antelación al recinto

Javier González Calvo y Miguel Valenzuela, junto a los recién llegados Oyarzun y Salido, en El Arcángel. Javier González Calvo y Miguel Valenzuela, junto a los recién llegados Oyarzun y Salido, en El Arcángel.

Javier González Calvo y Miguel Valenzuela, junto a los recién llegados Oyarzun y Salido, en El Arcángel. / Lolo Agredano

El Córdoba CF aspira a poder dar cabida en El Arcángel a unas 6.700 personas en este arranque de la competición, para el que ya hay fijada una fecha concreta: el domingo 18 de octubre a las 18:00, con el Lorca Deportiva como rival. A pesar de las restricciones que el coronavirus ha impuesto en los espectáculos deportivos, con una limitación en Andalucía de 800 espectadores para los recintos al aire libre, el club blanquiverde ha entregado a las autoridades pertinentes (la consejería de Juventud y Deporte de la Junta, así como la consejería de Salud) un completó dossier de unas 100 páginas en las que se explica la metodología diseñada por el club para que en El Arcángel se puedan dar cabida todos sus abonados, que en cualquier caso no superarían un tercio del aforo máximo del recinto.

Para buscar el visto bueno de las autoridades, el Córdoba ha preparado un plan de actuación mediante el que dividirá el estadio en distintos sectores, independientes a la hora de la entrada y la salida. El plan del club prevé el acceso al campo desde una hora y cuarto antes del inicio del partido y obligaría a disponer a cuatro vigilantes en cada una de las puertas, dos para tomar la temperatura y otros dos que impidan el acceso de objetos prohibidos a las instalaciones.

Además, el club contempla disponer de más personal para acompañar a cada abonado hasta su sitio y para controlar durante el partido que se respetan las ubicaciones fijadas de antemano. De esta forma, el club tendrá cada asiento ocupado en el estadio asignado a una persona en concreto, pudiendo controlar fácilmente quién se sienta también alrededor, algo vital para poder actuar con diligencia en caso de detectar un positivo de coronavirus.

Tal y como explicó Javier González Calvo, este protocolo precisará además de la reubicación de aficionados en algunas zonas del campo que no son la suya habitual, por lo que el club empezará desde el próximo martes a ponerse en contacto con sus socios, para emplazarlos a recoger en taquillas una entrada, que es la que les indicará el asiento a ocupar en el partido.

Los abonados, además, tendrán que firmar una declaración responsable al recoger la entrada de que no presentan síntomas de covid-19 y recibirán un tríptico con todas las medidas que se tienen que llevar a cabo. En este sentido, el consejero delegado del club ha insistido en la obligatoriedad de cumplir las normas propuestas, para evitar echar por tierra todo el trabajo del club. "Estas medidas serán las que nos hagan tener posibilidades de que puedan acceder al campo en cada partido. Hay que entender la situación en la que estamos. Pondremos todas las medidas posibles para entren todos nuestros abonados, pero ellos tienen que cumplir con lo que les pedimos", indicó González Calvo.

A falta del visto bueno de las autoridades, que se espera que comuniquen su decisión durante la misma semana del debut liguero, el Córdoba agilizará el proceso de contacto con sus abonados para evitar precisamente aglomeraciones a la hora de recoger en taquillas las entradas necesarias para el acceso.

La alternativa, un sorteo y turnos posteriores

En caso de no recibir el visto bueno para el desarrollo de ese plan que permita que todos los abonados del club puedan acudir a El Arcángel, el Córdoba sorteará el acceso al campo en el primer partido, y a partir de ahí establecerá turnos para que todos sus abonados tengan las mismas oportunidades de ver al equipo en directo.

Además, Javier González Calvo insistió en que la forma de ir al fútbol variará, con la obligación de contemplar una entrada al estadio mucho antes de que ruede el balón y la posibilidad de que la salida del recinto también se demore un tiempo considerable.

En la presente temporada, y mientras las restricciones por el covid-19 estén vigentes, en el estadio quedará prohibido fumar y consumir comida. De hecho, la movilidad en el recinto quedará reducida al uso de los aseos y de las barras, donde se podrán adquirir bebidas.

Otro de los aspectos que el club ha tenido en cuenta es el de los abonados convivientes en un mismo domicilio, caso de las familias. Por ello, el protocolo contempla también que algunos asientos correlativos se ocupen por esos núcleos familiares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios