cf reus deportiu | córdoba cf

"Ahora no nos lo puede quitar nadie"

  • Sandoval, emocionadísimo, pide a la afición que "no nos deje caer" tras una victoria que su equipo "merece"

Sandoval, con gesto serio, observa desde la banda el partido ante el Reus. Sandoval, con gesto serio, observa desde la banda el partido ante el Reus.

Sandoval, con gesto serio, observa desde la banda el partido ante el Reus. / lof

"Nos daba lo mismo jugar bonito o feo, lo importante era ganar los tres puntos". Más práctica no pudo ser la primera respuesta de José Ramón Sandoval en la sala de prensa del Estadi Municipal de Reus, donde el madrileño derramó lágrimas como un cordobesista de cuna más tras sacar por vez primera al Córdoba de la zona de descenso. Eso sí, el técnico recordó en varios pasajes que todavía queda culminar al gesta, para lo que pidió a la afición y la ciudad que "no nos deje caer" en la final del próximo sábado ante el Sporting.

El preparador blanquiverde explicó que tras el empate local "había que tener temple, coger la ocasión de Jovanovic y salir a la contra", algo difícil porque "todos los resultados estaban en contra". Pero Sandoval quiso valorar a su gente y apuntó que "el equipo lo merece (este triunfo) porque llevamos remontando 16 puntos en 15 jornadas; es la victoria de los jugadores, de la afición porque enfrente había un equipo que decían que no se jugaba nada y ha querido ganar". "Esto es para la ciudad de Córdoba, para su gente, que no creo que nos deje caer", insistió.

El técnico de Humanes, en su análisis interrumpido del partido, reconoció que "nos penalizaba cualquier error, y esa pierna de Pawel -al parar el cabezazo de Edgar Hernández- nos ha dado alas y cualquier opción a balón parado nos iba a dar". Y así fue, algo que el técnico valoró tanto como el hecho de que ninguno de los cuatro apercibidos fuera amonestado porque así "contamos con todos el domingo y ahora a esas 23 mil gargantas les pido que no nos dejen caer".

Tras ser cuestionado por lo que sintió al ver entrar la pelota de Aythami, Sandoval rompió a llorar y, entre lágrimas y sollozos, acertó a decir que "teníamos mucha gente detrás de nosotros, nos jugábamos mucho y sabíamos que hacíamos a mucha gente feliz en Córdoba, por eso creo que nos lo merecíamos". Un sentimiento de emoción que compartía en ese instante el vestuario "porque no se merecía lo que ha pasado en todo el año. Es un grupo con muchos valores y es el equipo que más gusto me ha dado entrenar; no se merecían esto tras encajar todos los golpes de todo el año". "Ojalá el domingo podamos culminar todo lo que hemos hecho porque es la primera vez que salimos del pozo en 15 jornadas que llevo yo pese a sumar 29 puntos, pero dependemos de nosotros y ahora no nos lo puede quitar nadie".

Tras la insistencia en saber lo que se le pasó por la cabeza tras el tanto victorioso de Aythami, el de Humanes incidió en que "era el último minuto y sabíamos que todos los resultados nos perjudicaban e iba a ser imposible, ahora hay un rayo de esperanza para poder conseguirlo". Y eso tendrá que ser el domingo en El Arcángel, que volverá a llenarse para la ocasión por una afición que "hace muchísimo esfuerzo, que viene aquí por ver ganar a su equipo y que estoy seguro de que si mañana se pusieran las entradas a la venta, se agotarían. Eso dice mucho".

"Es la simbiosis del club desde la llegada de Jesús León y Luis Oliver con la afición, con sus jugadores, lo que nos está haciendo creer y no caer. Los necesitamos porque sin ellos no somos capaces", continuó Sandoval, que espera que ante el Sporting "se repita lo del último partido y volvamos a conseguirlo". "El fútbol es esto, emociones, sentimiento, gente que ama un escudo y no le puede fallar; ojalá podamos salvar a este equipo ante el Sporting", finalizó. Que así sea.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios