Coronavirus
  • Los puntos de inmunización fijados en la provincia obligan a las personas de más de 80 años a desplazarse a otros municipios y acudir en un vehículo del que a veces no disponen

El viaje en taxi: el precio de la vacuna del covid-19 para los mayores sin coche de Córdoba

Un taxi entra en el punto de vacunación del Castilla del Pino, en Córdoba capital. Un taxi entra en el punto de vacunación del Castilla del Pino, en Córdoba capital.

Un taxi entra en el punto de vacunación del Castilla del Pino, en Córdoba capital. / Miguel Ángel Salas

Escrito por

· Ángela Alba

Redactora

El sistema de vacunación contra el covid-19 en Andalucía ha sido motivo de polémica por varios aspectos, entre ellos por los puntos de inmunización establecidos. En el caso de la provincia de Córdoba, no todos los municipios tienen uno, por lo que su población tiene que desplazarse a otras localidades para recibir el remedio contra el coronavirus.

Este problema es más acuciante en el caso de los mayores de 80 años, la franja de edad que la Consejería de Salud está inmunizando ahora. Muchos no conducen ni tienen familia que los lleve y otros tienen hijos o nietos, pero estos viven fuera o están trabajando a la hora a la que tienen la cita para recibir la vacuna.

En el caso de Córdoba capital ocurre lo mismo: solo hay un punto de vacunación para mayores de 80 años, en el aparcamiento del centro de especialidades Carlos Castilla del Pino, adonde tienen que acudir en coche para que les inoculen este remedio contra el covid-19.

El trayecto en taxi desde Villa del Río a Montoro cuesta 20 euros ida y vuelta

Esto ha provocado que las personas que no tienen a nadie que los lleve, tengan que coger un taxi, con el correspondiente desembolso que ello supone. Además, el protocolo establece que tras recibir las dosis hay que esperar 15 minutos para ver si hay alguna reacción, lo que alarga el viaje en taxi. Al final, la vacuna está teniendo un coste para los mayores de 80 años, una población vulnerable y que, en buena parte, tiene unas pensiones muy bajas.

Esta situación se repite a lo largo y ancho de toda la provincia. Por ejemplo, los abuelos de Montalbán, en la Campiña Sur, tienen que ir a vacunarse a La Rambla. Conocedor de las dificultades que esto entraña, el ayuntamiento ha puesto un servicio de taxis para facilitarles el desplazamiento.

Otro ayuntamiento, el de Iznájar, en la Subbética, ha pedido a la Delegación de Salud que establezca un punto de vacunación en su municipio, donde hay una gran dispersión de la población (un núcleo principal y 19 aldeas) y dificultad de los mayores para ir hasta Rute, la localidad donde se inmuniza. Entre la ida y la vuelta, el trayecto es de unos 40 kilómetros.

Un taxi sale del aparcamiento del centro de especialidades Castilla del Pino. Un taxi sale del aparcamiento del centro de especialidades Castilla del Pino.

Un taxi sale del aparcamiento del centro de especialidades Castilla del Pino. / Miguel Ángel Salas

En el Alto Guadalquivir, por ejemplo, los abuelos de Villa del Río están siendo citados en Montoro. Un viaje de ida y vuelta en taxi entre ambas cuesta alrededor de 20 euros. Teniendo en cuenta que son dos dosis y, por lo tanto, hay que desplazarse dos veces, al final la vacunación saldría por 40 euros. La inyección se recibe desde el coche.

La opción de los centros de salud

El portavoz de la Plataforma en Defensa de las Pensiones, Pepe Villamor, destaca que este problema "incide en las personas que viven solas, que en su mayoría son mujeres y tienen pensiones muy bajas porque suelen ser de viudedad o incluso no contributivas, por lo que son más vulnerables".

En ese sentido, explica que la mayoría son mujeres porque viven más años que los hombres, "aunque con la edad les van surgiendo más achaques porque trabajan más que el hombre a lo largo de su vida, aunque se trate de trabajo invisible", por ejemplo la dedicación al hogar y a los cuidados de los hijos o mayores de la familia. "Eso no está pagado ni cotizado, por lo que luego tienen pensiones más bajas", puntualiza.

Por ello, desde la plataforma "no estamos de acuerdo con este sistema vacunación porque afecta a las personas más vulnerables y económicamente más débiles". En opinión de Villamor, Salud debería haber descentralizado los puntos de inmunización para los mayores de 80 años. Por ejemplo, la mejor opción hubiera sido "hacerlo en los centros de salud, más cercanos a donde vive cada uno".

La ocupante de un taxi espera su turno de inmunización en el Castilla del Pino. La ocupante de un taxi espera su turno de inmunización en el Castilla del Pino.

La ocupante de un taxi espera su turno de inmunización en el Castilla del Pino. / Miguel Ángel Salas

Desde la Marea Blanca de Córdoba creen que con las vacunaciones "se está demostrando una falta de organización por parte de la Junta de Andalucía". "Creo que se ha podido hacer de mejor forma", señala el portavoz de este colectivo, José Gracia, que destaca que "no se ha contratado personal" para afrontar esta tarea.

"No todos los mayores de 80 años tienen medios para ir a vacunarse en coche, y el que no tenga coche o familia que lo lleve, que se apañe como pueda", critica Gracia sobre el sistema establecido por la Junta. "¿Es que no están los centros de salud preparados para atender?, ¿cómo se vacuna de la gripe?", cuestiona el portavoz de Marea Blanca, que insiste en que “"os centros de salud son los sitios más cercanos a los domicilios y les cuesta menos trabajo acceder a ellos", pero "esto es un desmadre total".

A juicio de Gracia, "están jugando con la salud de los mayores de 80 años y del resto de la ciudadanía andaluza; lo que se está haciendo con los mayores es una auténtica aberración", asevera.

Además, añade que cuando pase la pandemia, la Marea Blanca va a exigir una auditoría ciudadana de la sanidad en Andalucía al considerar que las decisiones que la administración toma están guiadas por el criterio económico. "Los centros de salud se están convirtiendo en unidades de gestión clínica" donde prima "el mercantilismo y jugar con la salud pública y el dinero, porque lo que tratan es de ahorrar medios y personal para llevarse unos buenos objetivos a final de año". "Están destrozando la sanidad pública, pero esto no es nuevo, sino que viene de antes", concluye Gracia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios