Comercio

Los vendedores ambulantes de Córdoba reivindican la seguridad de los mercadillos frente al coronavirus

  • Estos espacios tienen a encargados de controlar el aforo que también suministran gel hidroalcohólico, mientras que los puestos cumplen con los requisitos de distancia y las medidas de higiene

  • Los comerciantes apelan al apoyo de los ciudadanos a una actividad que consideran una tradición

El presidente de Comacor, Antonio Torcuato, con el cartel de la campaña. El presidente de Comacor, Antonio Torcuato, con el cartel de la campaña.

El presidente de Comacor, Antonio Torcuato, con el cartel de la campaña. / Juan Ayala

Los vendedores ambulantes han lanzado una campaña para "dinamizar las ventas" y hacer un llamamiento a la ciudadanía para que continúe confiando en los mercadillos. Según ha detallado el presidente de la Asociación de Comerciantes Autónomos de Córdoba (Comacor), Antonio Torcuato, son "el comercio más seguro que puede haber en la ciudad", ya que cumplen con todas los requisitos de higiene y distancia y, además se encuentran al aire libre.

El presidente de Comacor ha señalado que el sector vive una situación "grave, insostenible y precaria" que arrastra "desde hace mucho tiempo y que se ha visto agravada por el covid". Los profesionales han notado "un alto porcentaje de pérdida de ventas por la situación", algo que afecta "a muchísimas familias" cuyos ingresos dependen exclusivamente de esta actividad.

El aforo está controlado por encargados que proporcionan gel hidroalcohólico a todos los usuarios que pasan por la entrada. Los puestos están vallados, por lo que solo hay un punto de acceso que permite el control. En este sentido, Torcuato ha recalcado que "los cordobeses cumplen con todos los requisitos y son responsables", lo que facilita la actividad de los comerciantes. "Somos un referente gracias a quienes son fieles", ha afirmado, ante lo que ha recordado que los mercadillos son "un bien social" que además repercute positivamente en el entorno.

Controladoras de aforo en el mercadillo de Las Setas. Controladoras de aforo en el mercadillo de Las Setas.

Controladoras de aforo en el mercadillo de Las Setas. / Juan Ayala

Por ello, ha insistido en la seguridad de los recintos y ha solicitado a las administraciones "algo de apoyo", ya que ha asegurado que no han recibido ninguna ayuda y que "los mercadillos pueden tener afluencia, pero si la economía está como está esto se queda solo en un paseo".

Ante el descenso en las ventas, Torcuato ha apuntado que miran hacia la campaña de Navidad "con ilusión". El último cierre que sufrieron con las medidas de la Junta de Andalucía "ha creado mucha confusión" entre la ciudadanía porque "muchos no sabían si los puestos estaban abiertos o no". Así, ha solicitado a los ciudadanos que les den su apoyo, a expensas de la apertura de tráfico entre municipios, un aspecto vital para estos vendedores.

Aunque ha insistido en que "primero está la salud", el presidente de Comacor ha hecho hincapié en el beneficio que supone la asistencia de personas de otros municipios de la provincia, especialmente de cara a las compras navideñas. Para cumplir con los requisitos sanitarios, actualmente los puestos son más pequeños, aunque ha matizado que "en El Arenal se aprovecha al máximo" la zona disponible, con lo que han conseguido "ensanchar a siete metros la calle principal".

La carpa de Navidad, pendiente de las medidas

La campaña de Navidad se acerca y para estos comerciantes supone la oportunidad de montar un puesto en la carpa de Navidad que se suele ubicar en el Paseo de la Victoria hasta concluir las fiestas. La de este año, por el momento, está pendiente de las medidas que anuncie la Junta de Andalucía el próximo 9 de diciembre. Los comerciantes cuentan con el permiso, pero Antonio Torcuato ha asegurado que "con las medidas actuales" no se podría llevar a cabo dado el bajo número de ventas que se llevarían a cabo.

Los comerciantes esperan que se anuncien nuevas medidas para comenzar con dicha actividad cumpliendo con los requisitos de seguridad. De momento, les afecta el horario de cierre que se aplica a todos los establecimientos de actividad no esencial, que deben cesar en la atención al público a las 18:00. Más allá de eso, Torcuato ha insistido en la apertura de los desplazamientos entre municipios para que los habitantes de los municipios de la provincia puedan acudir a la carpa. 

Finalmente, ha recordado que el aforo está limitado y controlado, de momento en el 50% de la capacidad del recinto, pero que los puestos pueden estar al completo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios