Córdoba

Los vecinos de Las Jaras se quedan sin agua "hasta nuevo aviso"

  • La empresa encargada del abastecimiento está realizan análisis al presentar el líquido un color amarillento

Estado actual del agua. Estado actual del agua.

Estado actual del agua. / el día

Los vecinos de Las Jaras se han quedado sin agua "hasta nuevo aviso", según les ha recomendado la empresa encargada del tratamiento del agua, Luxico, después de realizar algunos análisis. El aviso, fechado el 30 de julio, se produce en plena ola de calor y cuando se esperan temperaturas de hasta 45 grados en Córdoba. En el escrito se reconoce que "se ha producido una variación en los valores de floculante en el agua", que presentaba un color amarillento en los últimos días. "Tras realizar varias analíticas, se ha obtenido que el agua cumple con los valores paramétricos para cada una de las sustancias establecidas en la normativa. No obstante, se sigue trabajando en el tratamiento del agua para eliminar el color amarillento que presenta", apunta la información. Por tanto, "se recomienda no consumir este agua ni realizar el llenado de piscinas ni instalaciones similares hasta nuevo aviso", advierte la empresa, que "lamenta las molestias" que se pueden ocasionar y afirma que irá informando a los vecinos "hasta que se subsane el problema".

Alrededor de 600 personas viven en la actualidad en las urbanizaciones de Las Jaras y El Raso, según apuntó ayer uno de los miembros de la junta directiva, Juan Estévez, quien ha responsabilizado directamente a la alcaldesa, Isabel Ambrosio, de esta situación. Los vecinos llevan años denunciando esta situación y alertando de que el agua que están consumiendo no es potable. Sin embargo, es la primera vez que la empresa encargada del tratamiento recomienda que no se consuma por escrito, según detalló Estévez. Este vecino recordó que tanto la alcaldesa como el presidente de la Gerencia Municipal de Urbanismo, Pedro García, se comprometieron a regularizar la situación, aunque ese compromiso no se ha producido.

Estévez insistió en que "estamos ya acostumbrados a los cortes de agua, pero esta vez nos confirman que ni siquiera es potable", algo que llevan ya denunciando los vecinos durante muchos años. De hecho, se constituyeron en Plataforma en Defensa del Agua Pública en la zona urbana y pidieron a Emacsa que asumiera las competencias en la zona. También piden que "asuman el informe de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) de mayo de 2017", en el que "entre otras cuestiones plantea que la competencia del agua potable a domicilio, la evacuación, tratamiento y vertidos es del Ayuntamiento".

Por otra parte, la alcaldesa, Isabel Ambrosio, y el consejero de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, José Fiscal, ratificaron ayer en Sevilla la propuesta de convenio que regulará la obra de abastecimiento y saneamiento de agua para la barriada de Santa María de Trassierra. Dicha intervención supondrá una inversión de 13,7 millones de euros, de los que casi cinco millones correrán por cuenta de la Consejería y más de 4,6 a cargo de Emacsa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios