Córdoba

Los vecinos de la zona del Hipercor denuncian la situación de ocio nocturno que sufren

  • Temen que esta situación se perpetúe en el tiempo y piden una solución al Ayuntamiento

Barbacoa celebrada en plena calle. Barbacoa celebrada en plena calle.

Barbacoa celebrada en plena calle. / El Día

Los vecinos de la zona del Hipercor -concretamente los de la zona del Bejarano- denuncian la situación de ocio nocturno que padecen. "Desde que los nuevos vecinos en la zona de Hipercor tomaron posesión de sus nuevas viviendas, toda ilusión se ha visto truncada por las continuas y multitudinarias congregaciones nocturnas en las zonas colindantes a los bloques de pisos", tal y como puntualiza Miguel Ángel Martín, vicepresidente de una de las comunidades de vecinos de la zona.

Los vecinos insisten en que a lo largo de toda la semana y, en especial los fines de semana, son habituales reuniones multitudinarias en las zonas ajardinadas colindantes a los bloques. "Lejos de tratar de pasar la noche en armonía y sin causar molestias a los bloques, la tónica habitual de las reuniones son la música a todo volumen, el botellón, gente haciendo sus necesidades en público, perros sueltos e incluso las barbacoas a pie de bloque", relatan los vecinos. Que añaden que todo ello se prolonga hasta altas horas de la madrugada y "como resultado de las fiestas, por las mañanas la acumulación de basuras y restos de barbacoas en las calles resulta bochornosa". 

Los vecinos apuntan que además de las molestias que están causando en el descanso del vecindario, "donde conviven muchas familias con niños pequeños", la principal preocupación es que parece que el ocio nocturno está atrayendo la delincuencia a la zona.

Detallan que en los últimos meses se han registrado varios allanamientos en los bloques y que la situación es tan frecuente e insostenible que las llamadas a la policía local son habituales. "Sin embargo, todo suele quedar en un aviso dado que, los grupos se dispersan o apagan las barbacoas y una vez se va la policía, vuelven a reagruparse repitiéndose la historia día tras día", relatan.

Desde el vecindario se reivindica el derecho al descanso y a la convivencia y se pide a las autoridades locales que tomen cartas en el asunto "ante una situación tan desagradable que no hace más que ir a más".

Los vecinos relatan que no entienden cómo en la situación de emergencia sanitaria actual se permiten tantas actividades prohibidas en vía pública, como son las barbacoas, el botellón, las reuniones de más de diez personas, la música hasta altas horas de la madrugada.... "No es de agrado para los vecinos tener que hacer públicas las quejas pero ya son meses los que llevamos sufriendo tal situación a pesar de haber transmitido reiteradas quejas al portal de atención al ciudadano del Ayuntamiento y de las múltiples llamadas a la policía que se suceden a lo largo de la semana", apuntan.

Desde el vecindario se demanda una solución al Ayuntamiento "que acabe con una situación tan desagradable y que promueva el respeto más allá que la disuasión policial". Los vecinos temen que esta situación se perpetúe en el tiempo y que la zona acabe convirtiéndose en un foco de delincuencia "si no se le pone coto al asunto".

"Vamos a continuar llamando a la policía local, ya que esta situación no puede seguir así, no puede venir nadie a seguir ensuciando la zona y dejando el césped en malas condiciones. Vienen de todos lados, llevan ya mucho tiempo haciéndolo y queremos que se incentiven ya medidas", apunta Miguel Ángel Martín.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios