• Autacor lamenta la bajada de la actividad y cifra en unos 60 o 70 euros y "con suerte" lo que pueden obtener al día 

Movilidad

La situación "agónica" del sector del taxi en Córdoba

Dos personas se suben a un taxi de la capital. Dos personas se suben a un taxi de la capital.

Dos personas se suben a un taxi de la capital.

Juan Ayala

Escrito por

· Lourdes Chaparro

Redactora

"Hace un año ya estábamos mal, pero había un colchón; ahora, la situación es agónica". Así define el presidente de la Asociación Provincial de Autónomos del Taxi de Córdoba (Autacor), Miguel Ruano, un año después de que estallase la pandemia del coronavirus y provocara las consabidas restricciones de movilidad y, por ende, una crisis económica de la que pocos sectores se han librado en este tiempo y que intentan sortear en la medida en la que les resulta posible.

El taxi ha sido uno de ellos, pero tal y como dice Ruano "no puede cerrar como una empresa". La situación que atraviesa este sector en el último año arrastra las consecuencias de la paralización de la actividad empresarial, pero también las de carácter social y del turismo por el cierre de fronteras. 

"Somos una actividad que depende de la actividad de la gente, de celebrar eventos y la Judería, por ejemplo, está vacía", lamenta. Ruano reconoce también que hace ya más de un año, cuando la vida cambió por completo con la llegada del coronavirus y la actividad se paralizó "estábamos mal, pero había un colchón". Sin embargo, ese colchón, esos ahorros que existían entonces, ha desaparecido por completo y "ahora estamos en una situación agónica", insiste. 

En un intento de que todas las personas del sector del taxi puedan trabajar, desde Autacor se tomó una decisión casi salomónica para repartir beneficios. Así las cosas, la mitad de la flota trabaja dos días, y la otra los descansa. "Si pusiéramos los 509 taxis en las 55 paradas que hay en Córdoba no sería viable", anota e incide en que un taxi "no se puede cerrar como un negocio normal". 

No obstante, existe la posibilidad de "pasar a una suspensión temporal de la licencia durante un tiempo determinado. Como mínimo es de un seis meses y de máximo cinco años, pero es una posibilidad mínima", detalla y, por ello, el sector del taxi "se mantiene en estado crítico". 

La relajación de las medidas de carácter restrictivo y el aumento en el horario de cierre de los bares y tiendas ha aliviado, en cierta medida, la situación agónica a la que se refiere Ruano, pero no del todo. Y es que, según explica, la mayor parte de los servicios del taxi que se realicen en la capital cordobesa se hacen en horario de mañana "para ir al médico o para las vacunas, pero durante la tarde hay pocas salidas". A todo ello, se suma que tampoco llegan turistas por el cierre de fronteras y la movilidad en la propia comunidad autónoma entre provincias está restringida.

Y estas escasas carreras, de manera consecuente, se traducen en una merma en los ingresos diarios. Es más, Ruano asegura que "apenas se obtienen entre 60 y 70 euros al día y con suerte, mientras que abrir la puerta de un taxi al día cuesta 50 euros". Es decir, que las ganancias son bastante escasas.

Las perspectivas

Al igual que la gran mayoría de los sectores productivos y empresariales de la ciudad, el del taxi también tiene depositadas sus esperanzas en la vacunación contra el coronavirus y que, poco a poco, se recupere la actividad de hace ya más de un año.

Parada de taxis en la estación de trenes de Córdoba. Parada de taxis en la estación de trenes de Córdoba.

Parada de taxis en la estación de trenes de Córdoba. / Juan Ayala

Ruano, no obstante, confiesa en que esa recuperación "va a ser muy lenta" y afirma con rotundidad que "a corto plazo no se prevén grandes cambios hasta conseguir la inmunidad de rebaño". Por el momento y, según ha informado la Consejería de Salud y Familias en su último parte con datos del coronavirus, en la provincia de Córdoba un total de 209.420 personas han recibido ya una dosis de la vacuna contra el covid-19, mientras que 67.343 ya cuentan con las dos dosis preceptivas.

Una vez perdido el Mayo Festivo por completo, al igual que la campaña de la Semana Santa, Córdoba afronta el verano "que no es la estación más importante" en cuanto a la actividad económica o llegada de turistas. Por ello, desde Autacor confían en la llegada del otoño. "La recuperación va ser larga y se necesitan medidas coyunturales para la ciudad", apunta Ruano, quien reconoce la importancia de que se concedan ayudas para intentar salir adelante. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios