Córdoba

Las obras del tanatorio de San Rafael arrancarán este verano

  • La parcela ocupará 1.600 metros cuadrados y contará con siete salas de velatorio

Infografía del futuro velatorio del camposanto. Infografía del futuro velatorio del camposanto.

Infografía del futuro velatorio del camposanto. / el día

Entre los meses de junio y julio podrá comenzar la obra del tanatorio en el cementerio de San Rafael, según los cálculos de la empresa municipal Cecosam. Así se puso de manifiesto ayer en la presentación del proyecto a cargo de la presidenta de la sociedad, Mar Téllez, junto con el arquitecto que ha diseñado la infraestructura, Rafael Castelló. El edificio, con una arquitectura "humilde" encajada en el entorno, tendrá una superficie de 1.600 metros cuadrados y requerirá de una inversión de 1,7 millones de euros financiados a través de un crédito bancario amortizado a 15 años. El plazo de ejecución de la obra será de entre 12 y 14 meses.

El edificio contará con siete salas de velatorio -y no horno crematorio- distribuidas a través de un patio central a modo de vestíbulo. Cada sala contará con un jardín privado y también habrá una zona de administración y oficinas donde se trasladarán los servicios centrales de Cecosam. La parcela sobre la que se construirá se ubica justo en la esquina entre las avenidas de Libia y Virgen Milagrosa, aunque la entrada estará en la primera. Castelló explicó que el lugar ha sido lo que se ha tenido en cuenta a la hora de diseñar el proyecto ya que, "al ser muy visible, teníamos que tratarlo con mucho cuidado". Así, el diseño destaca por sus líneas rectas y destaca los colores blancos y madera, pues se ha tenido en cuenta el entorno, incluidos los cipreses al propio cementerio, "que es un monumento", como subrayó Castelló. La normativa de hecho "permitía adosar" la parte del tanatorio "pero no lo hemos hecho" para respetar el contexto.

A la hora de proyectarlo, además, también se ha tenido en cuenta la "funcionalidad y la sensibilidad" y la mayoría de los espacios se ubican en la planta baja, donde está la zona administrativa, seis salas y una sala de usos múltiples a doble altura. El proyecto contempla "recorridos diferenciados" de manera que el público no se cruces con el féretro y un anillo perimetral por el que acceder a las salas. Las habitaciones, además, se han dispuesto con dos ambientes, en función de la cercanía con el difunto, y todas disponen de un jardín privado. En la planta de arriba se ha previsto la séptima sala que sería doble, aunque es una cuestión que está todavía por definir.

El arquitecto Rafael Castelló aseguró que se trata de un proyecto "que nos hace especial ilusión" porque se trata de un equipamiento que "es para todos los cordobeses".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios