Córdoba

Los sindicatos piden "transparencia" al SAS y que revele las listas de espera

  • Salud debería haber publicado los tiempos de respuesta asistencial hace cuatro meses

Entrada al edificio de Consultas Externas del Hospital Reina Sofía. Entrada al edificio de Consultas Externas del Hospital Reina Sofía.

Entrada al edificio de Consultas Externas del Hospital Reina Sofía. / el día

Cuatro meses después de que se cumpla la fecha de la publicación anual de las listas de espera quirúrgica y de pruebas diagnósticas del Servicio Andaluz de Salud (SAS), la página web de esta institución sigue sin actualizar esos datos. No están y parece que tampoco se les espera vista la cercanía de las elecciones autonómicas. Los últimos datos que hay sobre los tiempos de respuesta asistencial son de junio de 2017 y la Consejería de Salud los hizo públicos en septiembre. Desde entonces nada se sabe de unas listas que siempre causan polémica y que los sindicatos critican por estar "maquilladas". Ante este retraso, estas organizaciones exigen a la Junta "transparencia" y que revele ya unas cifras que afectan a miles de cordobeses.

El Sindicato Médico (Simec) explica que "el SAS siempre da los cortes de las listas de espera cuando le es más favorable, normalmente en junio, antes del cierre de camas y el recorte de consultas por el programa vacacional, por lo que la realidad aparece distorsionada". En esa línea, la organización sindical recuerda que en la memoria del Defensor del Paciente de 2017 las listas de espera aparecen como el tercer asunto que más reclamaciones causó y el Hospital Reina Sofía fue el quinto más demandado de Andalucía. Según un estudio del Sindicato Médico Andaluz (SMA), "de 2008 a 2017 las listas de espera se habrían incrementado hasta en un 56%".

En Medicina del Trabajo se dan citas para febrero de 2019, "algo impensable"

Por su parte, la responsable del Sector de Sanidad de CSIF Córdoba, María Maestre, pide a los responsables del SAS que, "en un ejercicio de transparencia y credibilidad", publiquen cuanto antes las listas de espera correspondientes a los seis primeros meses de este año "porque tanto oscurantismo produce inestabilidad y sensación de que los datos son peores que los del año pasado".

Para la dirigente sindical, "es incomprensible que unos datos mecanizados y donde todo se hace por ordenador no puedan estar disponibles en cualquier momento, sufriendo de este modo una demora inexcusable". "La realidad muestra un empeoramiento significativo de la respuesta asistencial del sistema sanitario público andaluz y cordobés en los últimos diez años", asegura Maestre.

La responsable del Sector de Sanidad de CSIF Córdoba declara que "mucho nos tememos que los resultados de junio de 2018 pudieran ser peores, algo que no deseamos". "En todo caso, es totalmente exigible al SAS y a la Consejería de Salud que cumpla con sus compromisos de transparencia y publique unos datos que, buenos o malos, nos ayudarán al diagnóstico de la sanidad, la administración de recursos y a saber si vamos en la dirección correcta", concluye.

Por otro lado, el secretario General del Sindicato de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO, José Damas, indica que "las listas no son totalmente transparentes porque como usuario ves que los tiempos no coinciden". Por ejemplo, cuando alguien se va a someter a una operación, desde que empieza con las pruebas diagnósticas hasta que lo ve el especialista pueden pasar tres o cuatro meses. Una vez que lo vea el cirujano, entrará en la lista quirúrgica. Esto es, el tiempo transcurrido no se cuenta desde la primera consulta.

Damas apunta que "si en junio de 2017 había casi 8.000 personas esperando, no creo que esa cifra haya bajado mucho porque en el Hospital Reina Sofía tenemos un problema de espacio, falta de personal y saturación". Por ejemplo, la Unidad del Dolor va con "casi dos años" de retraso "y espacio hay, pero no profesionales". O en Medicina del Trabajo, donde "están dando cita para febrero o marzo de 2019, algo impensable, jamás ha pasado algo así". Al respecto, denuncia que "desde 2014 hemos perdido 170 profesionales desde octubre de 2014". "Esto quiere decir que la plantilla va bajando a la vez que aumentan las listas, se enmascaran y los datos se maquillan mucho", critica CCOO.

En esa línea, el responsable de la Secretaría de Salud y Servicios Sociosanitarios de UGT, José Juan Fernández, señala que "a las organizaciones sindicales no se nos pasa esa información porque desde la Consejería creen que es una obligación asistencial y no laboral", sin embargo, "nosotros entendemos que el SAS debe ser transparente y queremos saber el estado de salud de nuestro sistema sanitario". A su juicio, esto les atañe directamente porque "siempre hay correlación entre los datos de las listas de espera y el número de profesionales". Es decir, es una "forma de demostrar que las plantillas son deficitarias y las coberturas no obedecen a la demanda asistencial que hay en la actualidad". Por eso, "queremos saber la verdad y que las cifras no estén maquilladas", asevera.

La "falta de transparencia" que hay a la hora de revelar los tiempos de respuesta asistencial se refleja en varios aspectos, según apunta el Simec. Por un lado, destaca que los decretos de garantía quirúrgica en Andalucía "son incompatibles con la libre elección de médico y centro", por lo que si un paciente quiere que lo opere el mismo facultativo que lo ha diagnosticado y en el mismo hospital, "puede ocurrir que el SAS no se haga responsable y te saquen de la lista de garantías", pasando a "la lista del 'ya te llamarán'".

Por otro lado, "dicen que el propio paciente se ha salido de la lista si lo llaman y en esa fecha no puede operarse; y en otros casos puede ser que, casualmente, no salte tu expediente en el registro informático por un error". También hay "intervenciones transitoriamente no programadas por lo que llaman cuestiones clínicas", es decir, que digan que falta una prueba o hay que hacer una nueva revisión y saquen al enfermo de la lista de forma temporal. O que se aligeren las citas para el especialista, donde "cada médico tiene un cupo de entre 20 y 25 pacientes pero hay veces que atienden entre 30 y 40". "Todas estas son maneras de acelerar las listas", asevera el Simec.

El Simec concluye que todo esto demuestra "la falta de previsión y organización y, por otro lado, la falta de especialistas". "El SAS sigue sin adoptar medidas y con decir que no hay gente en bolsa tiene bastante para seguir haciendo recortes y con su política de falta de contrataciones", indica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios