Hípica

La reivindicación del pura raza

  • El Otoño del Caballo vuelve a programar actos ecuestres en la ciudad

Demostración en el Alcázar de los Reyes Cristianos. Demostración en el Alcázar de los Reyes Cristianos.

Demostración en el Alcázar de los Reyes Cristianos. / juan ayala

El Pura Raza Española se ha convertido, en los últimos años, en un elemento más del paisaje cordobés. Especialmente en estos meses, cuando se celebra el Otoño del Caballo y se programan actividades y desfiles en torno al imponente equino. El Alcázar de los Reyes Cristianos y el Centro de Recepción de Visitantes (CRV) acogió ayer una de esas citas, la segunda Fiesta de Oficios y Tradiciones del Caballo. Jornadas profesionales de trabajo, demostraciones con caballos y una feria con empresas del sector ecuestre se pudieron disfrutar en esta feria que tuvo la suerte de no ser sorprendida por la lluvia.

El casi buen tiempo de la mañana propició que muchos turistas y cordobeses se acercaran hasta el Alcázar para observar de cerca a los piostros de Pedroche, los trabajos artesanos de Carruajes Matapalos o una exhibición de trajes de corto a cargo de Pepe Berenguer y Manoli Domínguez. Con todo esto se encontraron Sara y su hija Elena. "Estábamos dando un paseo por la Ribera y nos hemos encontrado a los caballos, teníamos que entrar", contaba la primera, que ya hacía cola para que su hija disfrutara de un paseo en poni gracias a Pony Club.

Mientras tanto, en el CRV se le rendía homenaje al rejoneador, ganadero y precursor del turismo ecuestre Ángel Peralta. Durante la jornada de trabajo también se celebraron un work shop y varias entrevistas regadas, en este caso, con vino de la denominación de origen Montilla-Moriles. El futuro del sector ecuestre en España y La necesidad del asociacionismo profesional de ámbito nacional en el sector del turismo ecuestre fueron dos de las mesas redondas que también reunieron a empresarios del sector en esta feria.

El caballo, por lo tanto, volvió a protagonizar la programación cultural de un otoño cordobés que ya no entiende de actividades sin trotes y relinchos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios