Córdoba

Mitad médico, mitad docente

  • El SAS y las facultades de Medicina andaluzas implementan el programa María Castellano Arroyo

  • Los profesionales podrán compatibilizar su actividad clínica con la labor investigadora al 50%

Dirigentes institucionales en el Rectorado de la Universidad de Córdoba. Dirigentes institucionales en el Rectorado de la Universidad de Córdoba.

Dirigentes institucionales en el Rectorado de la Universidad de Córdoba. / El Día

Las universidades públicas de Cádiz, Córdoba, Granada, Málaga y Sevilla, que imparten el grado de Medicina, han firmado un acuerdo para comenzar a implementar el programa María Castellano Arroyo. Esta iniciativa, puesta en marcha en 2018, está encaminada, por una parte, a facilitar que los profesionales del Servicio Andaluz de Salud (SAS) puedan compatibilizar su actividad clínica con la labor investigadora y docente; por otra parte, se dirige a orientarlos a la adquisición de los méritos requeridos para la obtención de la acreditación como Profesor Contratado Doctor con vinculación a plaza asistencial del Sistema Sanitario Público de Andalucía.

“La iniciativa que se pone en marcha tiende a consolidar la calidad y excelencia tanto de la sanidad pública andaluza como de la formación universitaria en las áreas de ciencias de la salud”, ha manifestado el director gerente del Servicio Andaluz de Salud, Miguel Ángel Guzmán, que ha subrayado además “el valor que tiene la cooperación y la generación de alianzas entre el sistema sanitario y el sistema andaluz de conocimiento”. 

En virtud de los convenios suscritos, que se han llevado a cabo en el Rectorado de la Universidad de Córdoba, el Servicio Andaluz de Salud se compromete, entre otras cuestiones, a realizar anualmente una convocatoria para la selección y la contratación de las personas profesionales que se vayan a incorporar al programa según las necesidades previamente definidas.

Así, las personas que resulten seleccionadas para las plazas convocadas serán contratadas como facultativos especialistas de área, médicos de atención primaria o pediatras de atención primaria, y se incorporarán a los centros asistenciales correspondientes con las retribuciones establecidas según cada categoría profesional.

Seis años de contrato

La duración de estos contratos será para un periodo máximo de seis años, ampliable excepcionalmente un año más, durante los cuales se dedicará el 50% de la jornada ordinaria a la actividad asistencial y el otro 50% a la investigación y a la docencia universitaria. Por ello, el coste de las retribuciones será financiado en un 50% por el Servicio Andaluz de Salud y en un 50% por cada universidad.

Por otra parte, las universidades y los centros sanitarios participantes tendrán que facilitar la formación doctoral en las áreas de conocimiento de las especialidades asistenciales, así como propiciar la colaboración con investigadores de otras universidades y centros sanitarios para contribuir y potenciar la realización de las tesis doctorales y la actividad investigadora de las personas participantes.

En este contexto, las universidades se comprometen a reservar un número de plazas suficiente en los programas de doctorado cuyas líneas de investigación coincidan con las necesidades identificadas y reconocerán la formación y experiencia investigadora de los especialistas en ciencias de la salud en el acceso a los mismos. Además,facilitarán la incorporación de las personas participantes en el programa en grupos o proyectos de investigación relacionados con su especialidad.

Además, las universidades dotarán y convocarán públicamente las plazas de profesor contratado-doctor vinculado, correspondientes a las disciplinas acordadas y convocadas, según las personas profesionales que han accedido al programa finalicen el mismo.

Con el fin de velar por la adecuada ejecución e interpretación de cada uno de los convenios firmados se constituirán grupos de seguimiento, de carácter mixto, integrados por representantes de la Consejería de Salud y Familias y de las distintas y respectivas universidades.

La primera catedrática de España

El nombre del programa rinde homenaje a la primera mujer en obtener una plaza de catedrática de universidad en España. Nacida en Jaén, María Castellano Arroyo estudió la licenciatura de Medicina en la Universidad de Granada y continuó su carrera profesional en la Universidad de Zaragoza.

Ha desarrollado una larga carrera investigadora, en las que ha destacado en las líneas de violencia en el medio familiar, psiquiatría forense y derecho sanitario. Cuenta en su haber con más de 300 artículos publicados, y es autora de más de 300 ponencias e intervenciones en congresos nacionales e internacionales.

Castellano ha recibido numerosas distinciones, entre las que destaca la reciente Medalla de Andalucía 2020 a las Ciencias Sociales y a las Letras; la Medalla de Honor del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos; es Colegiada de Honor por los Colegios Oficiales de Médicos de Granada, Jaén y Zaragoza; es Doctora Honoris Causa por la Universidad de Extremadura; además de haber recibido la Cruz distinguida de primera clase de la Orden de San Raimundo de Peñafort del Ministerio de Justicia; la Cruz al Mérito Policial con distintivo blanco del Ministerio del Interior; y el Premio a la Trayectoria Profesional otorgado por la Unión Profesional.

Un extenso currículum que se completa con su condición de académica de las academias de Medicina de Zaragoza, de Granada y de la Real Academia Nacional de Medicina.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios