Vivir en Verano

La piscina, una aliada para la salud

  • Piernas, cintura o abdominales son algunas partes del cuerpo que se ejercitan en el agua

Actividad en una piscina. Actividad en una piscina.

Actividad en una piscina. / El Día

¿Todos los cordobeses quieren playa? Por gusto o por trabajo, una visita al mar no es una opción válida para todos. La piscina es una de las mejores opciones para estas ocasiones. Sin embargo, según un estudio de Krissia, el 93% de los españoles admite que van a la piscina porque les agrada, mientras que el 7% lo hace porque no les queda otra opción.

Asimismo, de la misma encuesta, realizada este verano, se extrae que disfrutar de la piscina es una buena noticia para nuestro organismo, ya que tanto si vamos por gusto como por obligación un buen chapuzón puede ser un perfecto aliado para mantener el cuerpo en forma mientras uno disfruta, se ríe y se refresca.Ya sea en piscina o playa, un baño puede ayudar en gran medida a lucir un cuerpo diez. Ambas opciones no son solo sinónimo de vacaciones y desconexión, sino que también facilitan el control del peso, mantener el cuerpo tonificado y aumentar la resistencia.

Por ello, los expertos de Krissia recomiendan poner en práctica unos sencillos ejercicios para no perder la buena forma y compensar los excesos del verano.

Tal y como destaca la experta del equipo de Nutricional Development and Education de Angulas Aguinaga, Natalia Ramos, “el hecho de flotar convierte a la piscina –o playa– en una opción muy cómoda y divertida para hacer ejercicio a la vez que se reduce el impacto”. También, recuerda que tampoco se debe olvidar mantener una dieta sana y equilibrada durante la temporada estival.

En este sentido, “una ensalada completa, por ejemplo, de canónigos, zanahoria, tomates cherry, quinoa, queso fresco y unas barritas de surimi, aliñadas con aceite de oliva virgen extra, vinagre y albahaca, es una opción fresca que ayuda a saciar el apetito y aporta nutrientes interesantes para hacer frente a una jornada de ejercicios acuáticos”, aconseja Ramos. Desde Krissia, recomiendan algunos ejercicios que sin duda ayudarán a mantener la forma, en cuerpo y mente, este verano mientras los piscineros se divierten y se refrescan. Algunos ejercicios son:

Salir a andar

Para ir calentando, hay que colocarse en una zona de la piscina donde el agua llegue hasta la cintura y empezar a andar. Poco a poco hay que ir aumentando el ritmo hasta empezar a correr. Tienes que notar que estás arrastrando a alguien desde la cintura, ya que el agua actúa como una barrera que opone resistencia a tu paso.

Abdominales

Superiores e inferiores, todos hay que ejercitarlos. Para hacer estas actividades, hay que colocarse en el borde de la piscina.

En el caso de los abdominales superiores, hay que apoyar las piernas en el borde de la piscina, los glúteos pegados a la pared y las manos en el pecho; así, hay que subir y bajar. Es recomendable hacer varias series y repeticiones. También, combinar los abdominales cortos y largos.

Para el segundo grupo de abdominales, los inferiores, hay que colocarse en una zona donde el agua cubra hasta el pecho y darle la espalda al borde de la piscina. Se apoyan las manos en el mismo y se elevan las piernas para después estirarlas y recogerlas hasta el pecho, en varias repeticiones.

Sentadillas

Las sentadillas son un must en cualquier rutina de ejercicios de tonificación. En el agua no podían faltar tampoco. Con el agua hasta la cintura, hay que hacerlas igual que se realizan fuera del agua. Además, también se pueden alternar distintos tipos de sentadillas, como la isométrica –sin subir ni bajar–, o las sentadillas sumo –son iguales que la normal, pero con una mayor apertura de piernas que de las rodillas–.

Hacer bicicleta

Para realizar este ejercicio es necesario ir a la parte más honda de la piscina, de manera que nuestros pies no toquen el suelo. Como su nombre indica, se trata de pedalear en el agua y, cuanto más rápido se practica, mayor será la intensidad del ejercicio.

Es importante recordar que se debe combinar, tanto el sentido hacia adelante, como hacia atrás, para conseguir hacerlo más completo. Se si quiere sumar más intensidad todavía, hay que sacar las manos fuera del agua e intenta elevar el cuerpo un poco hacia el exterior del agua.

Para finalizar

Después de esta completa rutina de ejercidos, toca relajar todos los músculos. Es importante estirar al igual que se haría en un gimnasio.

Para terminar, se puede –y se debe– disfrutar de la desconexión. Desde Krissia, recomiendan practicas a hacerse el muerto en el agua. Es un buen ejercicio para relajarse, que consiste en estirar todo el cuerpo en posición horizontal en el agua y flotar.

Algunos de estos ejercicios también pueden practicarse en la playa, como son la bicicleta, las sentadillas y el andar o correr. De hecho, para andar y correr, el ejercicio será aún más efectivo, dado que la arena añade una dificultad y el desplazamiento en ella es más difícil que en un suelo liso.

Sano, económico y divertido. Sobran las razones para practicar ejercicios en el agua este verano.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios