Córdoba

Unas 6.500 personas salen a la calle para mantener vivo el 15-M

  • Creen que el Pacto del Euro supondrá "el empobrecimiento de la sociedad europea en beneficio de la banca y las grandes empresas" · La manifestación discurrió sin incidentes de La Corredera al Gran Capitán.

Comentarios 54

Las calles del centro de Córdoba volvieron a vivir de nuevo el ambiente del 15 de mayo, cuando se celebró la primera manifestación que dio origen al movimiento conocido como de los indignados. Ayer, en cambio, la situación era bien distinta, porque ya no había que explicar el porqué de la protesta. Esto hizo que desde bastante antes del inicio de la marcha las calles que confluyen en la plaza de la Corredera reflejaran que esta manifestación iba a contar con un mayor seguimiento.

 

Y así fue. Según estimaciones de la Policía Local la cifra rondó las 6.500 personas, mientras los organizadores a los que se les preguntó no supieron precisar una cantidad. La presencia aún en La Corredera del escenario de la actuación de Los Evangelistas en la Noche Blanca del Flamenco sirvió para que al mismo se subieran los organizadores y dieran lectura a un texto en el que se señalaba que "el movimiento 15-M no puede parar". A los motivos que impulsaron estas protestas se suma ahora el Pacto del Euro, que se firmará a final de mes y que "supondrá el empobrecimiento de la sociedad europea en beneficio de la banca y grandes empresas, con aumentos en la edad de jubilación, privatización del sector público y recortes de derechos a trabajadores, entre otras medidas".

Esta protesta de ayer en Córdoba, que se celebró de forma simultánea en casi todas las ciudades de España, dirige sus ataques contra la situación económica. En concreto, como se podía leer en más de una pancarta, la sociedad es "mercancía en manos de políticos y banqueros".

Después de los incidentes ocurridos la pasada semana en Barcelona, donde los indignados impidieron de forma agresiva el acceso de los diputados al Parlamento catalán, los organizadores del movimiento 15-M se han desvinculado de cualquier tipo de violencia. La plataforma Democracia Real Ya anunció que en la manifestación de Córdoba no se iba a permitir la presencia de ningún tipo de simbología de partidos ni de representación política. Entre el cortejo, figuraba el parlamentario de IU José Manuel Mariscal, la hasta hace poco concejal Elena Cortés y el dirigente de la formación Manuel López Calvo, entre otros.

También señalaron que impedirían cualquier tipo de brote violento en el transcurso de la protesta. En la manifestación, que discurrió de forma pacífica, se pudo ver un servicio de seguridad compuesto por jóvenes que lucían la camiseta amarilla de Democracia Real Ya con un brazalete como signo distintivo. Agentes de la Policía Local y del Cuerpo Nacional de Policía estuvieron presentes a lo largo de todo el recorrido, que finalizó en el templete del Bulevar del Gran Capitán.

En las numerosas pancartas se señalaba directamente la política económica europea como la culpable de la situación de la sociedad española, en donde el número de parados es de casi cinco millones de personas. Pero no sólo parados formaron parte de la manifestación, puesto que en la misma se pudo ver a profesionales, funcionarios, estudiantes, familias completas y mayores que se solidarizaban con su presencia con las reivindicaciones de la juventud.

Junto a los distintos puntos de megafonía que se encargaban de corear los eslóganes, un grupo de batucada puso ritmo a los centenares de personas que marchaban a su alrededor. Además, numerosos voluntarios se encargaban de repartir un buen número de octavillas. En unas se recordaban los motivos de la protesta y en otras se invitaba a la conferencia que el líder del movimiento islandés Voces del Pueblo, Hordur Torfason, ofrecerá el martes, a las 19:00, en los colegios mayores de Nuestra Señora de la Asunción, que será la única que haga en Andalucía. Entre sus méritos figura que ha sido "entrevistado por Informe Semanal". 

Otra octavilla informaba de la esencia del movimiento de los indignados con sus "objetivos inmediatos": reforma de la ley electoral, abolición de los privilegios de la clase política durante y después de su mandato, denuncia de la corrupción y la lucha contra los abusos producidos por el sistema económico vigente.

Al igual que los componentes del 15-M han realizado ya en otros puntos de España, en una octavilla se ofrecía un correo electrónico para recabar los casos de "desahucio, conflicto laboral o injusticia social" para frenarlo. Mientras tanto, el Bulevar del Gran Capitán sigue siendo el centro de todas sus acciones. Aunque levantaron el campamento, los indignados celebran todos los jueves una asamblea, así como otros actos. Por ejemplo, hoy toca un taller sobre experiencias de movilización social a las 20:30. El miércoles, además, todos los indignados están invitados a sumarse a la manifestación que tendrá lugar en apoyo a los trabajadores de Pérez Giménez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios