Balance

La pandemia provoca una caída de los beneficios de Emacsa del 17%

  • La empresa municipal de aguas ingresó más de 4,2 millones de euros

  • El número de averías registradas ha descendido un 15%

Obras de Emacsa en el Carril Huerta de los Arcos.

El consejo de administración de Emacsa, presidido por Ramón Díaz-Castellanos, ha aprobado por unanimidad el cierre del ejercicio 2020. En la memoria de las cuentas a 31 de diciembre de 2020, el balance aprobado registra un beneficio de 4.213.906 euros, un 17% inferior al ejercicio anterior, derivado del incremento en ciertas partidas de gasto, a consecuencia de la pandemia del coronavirus.

En cuanto a facturación, se registra un descenso del 1,4% con respecto a 2019, apreciándose descensos acusados en los meses de marzo a junio, con una recuperación parcial en los meses siguientes, hasta final de año. Destaca el aumento de la facturación doméstica en detrimento de otros grupos como organismos oficiales e industrias, que han registrado un descenso del 18,5%, como consecuencia del cierre de comercios no esenciales durante el confinamiento.

La empresa constituyó un gabinete de crisis que ha elaborado un Plan de Contingencia en constante revisión y actualización para adaptarse a la evolución de la pandemia. Este plan establece como premisa fundamental un doble objetivo: prestación del servicio con seguridad tanto para la ciudadanía como para el personal encargado de realizar este servicio. Con este propósito, Emacsa ha hecho frente a un año marcado por una crisis sin precedentes, donde el agua juega un papel fundamental.

A pesar de las dificultades que ha supuesto hacer frente a la crisis sanitaria, Emacsa ha desarrollado un importante esfuerzo inversor, destacando las partidas destinadas a redes de abastecimiento y saneamiento. En concreto, en abastecimiento destacan las intervenciones en el barrio de Ciudad Jardín, la avenida de Cádiz, Levante, El Higuerón y el entorno de la Puerta de Almodóvar.

En redes de alcantarillado, ha sido significativa la finalización de las obras en el Casco Histórico, además de la rehabilitación de colectores en los distritos Centro, Levante, Poniente y Sur de la ciudad, así como la Barriada de Alcolea y la Avenida del Brillante.

Con estas obras de renovación se ha conseguido que en 2020 el número de averías descienda hasta un 15%. Además, el número de averías localizadas, es decir, detectadas por el personal de Emacsa antes de que lleguen a ser vistas por los ciudadanos o causen daños, han ascendido hasta llegar al 53% del total.

En cuanto a instalaciones de tratamiento de agua, tanto potable como residual, destacan dos proyectos de gran envergadura, por un lado, la construcción de un nuevo depósito en Carril Huerta de Arcos para ampliar la capacidad de almacenamiento, que está siendo completado con la renovación de la conducción del bombeo de emergencia al citado depósito y con la instalación de una nueva conducción alternativa para el suministro de agua potable a Villa Azul.

Por otro lado, está la puesta en marcha de la primera fase de la rehabilitación de depósitos y otros edificios de la ETAP de Villa Azul, que se sumaría a la remodelación integral de la sala de juntas.

También en la EDAR La Golondrina se han llevado a cabo actuaciones destacadas como la construcción de una nueva nave industrial para almacén, así como el nuevo cerramiento perimetral.

Sostenibilidad y digitalización

La sostenibilidad medioambiental es una directriz transversal que afecta a todas las actuaciones de Emacsa. Un ejemplo de ello es la renovación de la flota de vehículos siguiendo criterios medioambientales.

En 2020, Emacsa adquirió 15 nuevos vehículos, lo que supone sustituir a un tercio de los vehículos en servicio por otros con menor impacto ambiental. Paralelamente, se encuentra en ejecución la instalación de puntos de recarga para vehículos eléctricos en el Centro Operativo de El Granadal, en la EDAR La Golondrina y en las instalaciones de Plateros.

En cuanto a digitalización, Emacsa mantiene un parque de contadores joven, en el que un 70% tiene una antigüedad inferior a los seis años y un 69% dispone de sistema de telelectura. En concreto, en 2020, se han instalado un total de 12.757 contadores con dicho sistema.

El presupuesto destinado a equipos para procesos de información ha experimentado un incremento del 15% con respecto a 2019. Esta inversión ha facilitado al personal de Emacsa todas las herramientas necesarias para la implantación del teletrabajo.

En el caso de la Atención al Cliente, destaca la puesta en marcha de una nueva aplicación para móviles desde la que se pueden realizar todas las gestiones que ya se venían realizando a través del Portal del Cliente de la web de Emacsa. Además, se ha instalado un cajero automático en las oficinas de Plateros para facilitar el pago de facturas no domiciliadas, sin tener que desplazarse a entidades bancarias.

La empresa municipal de aguas ha recordado que durante 2020 se han mantenido las medidas adoptadas para ofrecer a diversos colectivos, que atraviesan situaciones de vulnerabilidad, ayudas para sufragar el coste de este recurso básico.

Estas ayudas están dirigidas a familias numerosas, jubilados y pensionistas, familias con todos sus miembros en situación de desempleo y reducción por mínimo vital para personas en riesgo de exclusión social. Esta última está dirigida a colectivos que no cuentan con la capacidad económica suficiente para hacer frente al consumo de sus hogares.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios