EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Córdoba

Los notarios reivindican su función para combatir el blanqueo de capitales

  • Un total de 91 nuevos notarios se forman en Córdoba tras superar la oposición

  • Cuatro de los aprobados son cordobeses y el 60% del total son mujeres

Presentación de las jornadas dirigidas a los nuevos notarios en Córdoba. Presentación de las jornadas dirigidas a los nuevos notarios en Córdoba.

Presentación de las jornadas dirigidas a los nuevos notarios en Córdoba. / Lolo Agredano.

El seguir prestando sus servicios en el marco de las nuevas tecnologías es de los principales retos a los que se enfrentan los notarios en España. El uso de los recursos tecnológicos que les permiten acceder a información en tiempo real y la base de datos, que tiene más de 120 millones de documentos, permite a los notarios reivindicar su papel en "la lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo". Así lo ha asegurado el presidente del Consejo General del Notariado, José Ángel Martínez junto al decano del Colegio Notarial de Andalucía, José Luis Lledó, en unas jornadas de formación para nuevos notarios que se realiza en Córdoba.

El acceso a estos medios, según ha precisado Martínez, "nos permiten adentrarnos en unos ámbitos que antes no teníamos, como colaborar muy eficazmente contra el blanqueo de capitales y contra la financiación del terrorismo". Martínez ha comentado que las señas de identidad de su profesión, "la fidelidad, la veracidad de la actuación, y la legalidad, el acuerdo con el Derecho", se ha reforzado "como consecuencia de los medios tecnológicos".

Para el presidente de la organización notarial, "es algo que los notarios antiguos, como soy yo, no soñábamos ni nos planteábamos porque nos limitábamos a ver que la escritura, que el documento, fuera acorde con la legalidad". Esta posibilidad de recaudar información y "de luchar a través de la escritura contra estas lacras era algo que no teníamos" y que es muy útil porque "la gente que blanquea muchas veces utiliza distintas notarías y métodos muy sofisticados".

Así, ha asegurado que "cuando uno piensa en el blanqueo de capitales hay que deshacer la idea de que eso es un delito de cuello blanco, cuando en realidad detrás hay cosas como la prostitución y el tráfico de personas".

José Ángel Martínez, que es el notario más antiguo de Madrid, ciudad a la que llegó con 27 años tras lograr la oposición con 23, ha señalado que la base de datos que gestiona el Consejo General del Notariado utiliza inteligencia artificial y que, como consecuencia de disposiciones legales y de convenios, es accesible a la Agencia Tributaria, a los servicios de blanqueo de capitales y a las fuerzas y cuerpos de seguridad.

Por su parte, el vicepresidente del Consejo General del Notariado y decano del Colegio Notarial de Andalucía, José Luis Lledó, ha destacado la colaboración de los notarios con las administraciones públicas en la prevención y lucha contra el fraude, señalando que para hacer posible esa colaboración, la institución notarial "ha realizado un enorme esfuerzo e inversión en tecnología en los últimos años".

La cercanía del notario

Según los datos que ha proporcionado el decano del Colegio Notarial de Andalucía, siete de cada diez españoles ha estado alguna vez en una notaría, demandando algunos de sus servicios más comunes, como los otorgamientos de poderes, la constitución de préstamos e hipotecas, la creación de sociedades, la realización de testamentos, las compraventas y los repartos de herencias, entre otros. En concreto, ha señalado que en Andalucía se realizaron el pasado años 1,3 millones de actos notariales, 121.716 en la provincia de Córdoba.

En relación con la nueva Ley de crédito inmobiliario, ha valorado muy positivamente el papel más relevante que ha otorgado al notario y ha destacado que los usuarios, por lo general, están “muy agradecidos de poder estar a solas con el notario y recibir información y asesoramiento gratuito antes de firmar las operaciones”.

Los nuevos profesionales

Los cuatro cordobeses que aprobaron las oposiciones Los cuatro cordobeses que aprobaron las oposiciones

Los cuatro cordobeses que aprobaron las oposiciones / El Día

Un total de 91 nuevos notarios se están formando en Córdoba esta semana para empezar a ejercer la profesión tras superar la oposición de acceso. Cuatro de los aprobados son cordobeses: Rosario Lara Cabello, de Benamejí y Javier de la Torre, Pablo Gari y Antonio Méndez de Córdoba capital. 

Para estos cuatro cordobeses ha sido una prueba difícil, larga y tediosa que requiere de mucha preparación, en algunos casos, de hasta seis años. Sin embargo, destacan la satisfacción tras haber cumplido el objetivo y la ilusión de poder comenzar a ejercer una labor "cercana a la gente y a resolver sus problemas". 

Los nuevos notarios representan el 11,45% de los 792 candidatos que optaban a las plazas disponibles y que iniciaron las pruebas en octubre de 2019. Las oposiciones se han celebrado en las dos sedes del Colegio Notarial de Andalucía, en Sevilla y Granada, donde se conformaron sendos tribunales presididos por notarios en ejercicio pero abiertos en su composición a otros profesionales jurídicos. Así, ambos tribunales estaban integrados por tres notarios, un registrador de la propiedad, un abogado del Estado, un catedrático de Derecho Civil y un magistrado.

Asimismo, como viene sucediendo en las últimas oposiciones, el porcentaje de mujeres aprobadas ha superado al de hombres (un 60% frente a un 40%), lo que confirma una tendencia hacia la igualdad de género en la función notarial. La exigencia de la oposición se confirma por el tiempo medio invertido en su preparación. La mayoría de los aprobados no se presentaba por primera vez y ha dedicado una media de tiempo superior a los cinco años para poder aprobarlas.

Córdoba cuenta con 54 notarías en 34 municipios, siendo la provincia andaluza que tiene más repartida geográficamente a sus notarios, ni siquiera Sevilla y Málaga, con 94 y 92 notarías respectivamente, tienen tantos municipios con notaría propia. Según ha explicado el decano del Colegio Notarial de Andalucía, José Luis Lledó, la demarcación notarial se reajusta cada diez años, la última revisión se celebró en el año 2015 y en la provincia desaparecieron hasta tres notarías, mientras que se crearon nuevas en Fuente Palmera y Montilla. 

En estas jornadas que se celebran en Córdoba, la promoción 2020 está debatiendo y recibiendo formación sobre deontología y grandes retos de futuro profesional en un contexto de transformación digital; nuevas exigencias de colaboración con las administraciones públicas en la lucha contra el fraude, y las necesidades de asesoramiento y protección jurídica de los colectivos más vulnerables. Asimismo, de forma específica, se están analizando los cambios y oportunidades de cercanía con el consumidor que brinda la nueva ley de contratos de crédito inmobiliario.

Las experiencias de los números uno

El número uno de toda la promoción fue Juan José Petrel, de 26 años, curiosamente hijo de madre notaria y padre registrador de la propiedad. Del tribunal de Sevilla fue David Trapote, de 29 años. 

Para Juan José Petrel, ejercer con esta profesión espera sentirse “realizado como jurista y satisfacer la vocación de servicio público, de ser útil para los demás”. Y es que Petrel, que ha dedicado unos tres años a la preparación de la oposición, señala que esta profesión “tiene un componente humano, debido al trato directo con la gente, que a mí en particular me ilusiona mucho”.

Con respecto a haber obtenido el número uno de la promoción, es, desde luego, “un honor y una alegría, pero le doy una importancia relativa, porque han sido muchas las circunstancias que han determinado que lo sea yo en vez de otros compañeros que también lo hubieran merecido”. Con respecto a los futuros aspirantes, el nuevo notario expresa que "no es algo fácil y por ello es necesario estar especialmente convencidos, pero si mantienen la perspectiva y la ilusión por la vocación que les motiva, y si son honestos con ellos mismos a lo largo del camino, es posible conseguirlo”.

Por su parte, David Trapote, señala que la posibilidad de opositar a notarías, para lo que se ha preparado durante seis años, “siempre fue una opción por tradición familiar”. Ya con la oposición aprobada, indica que le gustaría comenzar en “una notaría de pueblo o ciudad pequeña, pues creo que la notaría tiene una parte empresarial que es fundamental y en una notaría de este perfil podré formarme bien en este aspecto para, luego, poder dar el salto a otra más grande”.

De la profesión, el joven destaca “más allá de la estabilidad, el poder combinar lo bueno de ser funcionario público, desempeñando un servicio público donde ayudas a los demás y que mucha gente sabe agradecer, con el tema empresarial que permite que tengas tu propia oficina, seas tu propio jefe (con lo bueno y malo que eso conlleva) y que puedas desarrollarte profesionalmente según la ambición que tengas en cada momento de tu vida”. A ello hay que añadir, afirma, “la movilidad geográfica que tienes, pudiendo trasladarte a trabajar a cualquier parte de España”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios