Córdoba

Más de la mitad de las bajas en el Colegio de Médicos son por traslados

  • El pasado año se fueron de Córdoba 53 facultativos a otras provincias y al extranjero mientras que se inscribieron 181 nuevos colegiados

Un equipo médico, en una intervención quirúrgica. Un equipo médico, en una intervención quirúrgica.

Un equipo médico, en una intervención quirúrgica. / el día

La fuga de profesionales debido a las malas condiciones de trabajo que ofrece la sanidad pública andaluza se ha convertido en un problema. El pasado año 53 galenos se marcharon de Córdoba para trabajar en otras provincias o en el extranjero, una cifra que supone un 55,78% del total de bajas que se produjeron en el Colegio de Médicos.

La Consejería de Salud de la Junta de Andalucía ha reconocido en algunas ocasiones que en Córdoba es difícil encontrar sustituciones en la bolsa de contratación de facultativos, algo que salta a la palestra sobre todo en verano y navidades. No es por falta de cantera, ya que la Facultad de Medicina y el Hospital Reina Sofía son centros de referencia para la formación. La causa está en las malas condiciones laborales que el Servicio Andaluz de Salud (SAS) ofrece para cubrir esas vacantes.

A cierre de 2017 el Colegio de Médicos de Córdoba contaba con 3.344 colegiados en activo. De ellos, 181 fueron altas producidas ese mismo año; 119 por primera colegiación, 58 procedentes de otras provincias y tres que llegaron por otros motivos.

El número de bajas ascendió a 95; de ellas 47 fueron por traslado a otras provincias y seis por traslado al extranjero (un 55,78% del total), 18 por cese de actividad (un 18,94%) y 24 por fallecimientos (un 25,26%).

Aunque el saldo entre altas y bajas en el órgano colegial es positivo, la situación no deja de ser preocupante ya que a la fuga de profesionales hay que sumar el envejecimiento de la profesión médica.

Desde 2007, cuando la crisis económica afloró, la media de galenos que han causado baja en el órgano colegial por motivo de traslado es de 58,18 profesionales al año, mientras que la media de bajas totales es de 96,63 facultativos. Según esto, en la última década los traslados han supuesto un 60,20% de las pérdidas de colegiados de esta organización profesional.

En este periodo los recortes en sanidad se han agudizado de forma progresiva, con disminuciones retributivas desde 2010 que han ido acompañadas también de contratos precarios y una bajada en las plantillas debido a las escasas sustituciones en caso de bajas, fallecimientos o jubilaciones.

En la última década, los años en los que más traslados ha habido han sido 2008 con 74 bajas en el Colegio de Médicos por este motivo, 2010 con 70 y 2016 con 72. El presidente del Colegio de Médicos, Bernabé Galán, señala que la principal causa que mueve a los galenos a emigrar son las condiciones laborales, una cuestión que preocupa de forma especial a la organización colegial. "Se van a otros sitios porque aquí no les ofrecen unas condiciones favorables", indica el representante de los galenos. Por ejemplo, como previsión de la epidemia de gripe "podían haber contratado desde el 15 de noviembre al 15 de febrero, con un contrato medio decente, y así no se te van a otras comunidades; pero no han encontrado a nadie".

Galán asevera que es difícil encontrar médicos en la bolsa de contratación "porque no les dan unas condiciones dignas ni de trabajo ni de sueldo; son unas contrataciones de vergüenza". Si en otras provincias tienen una situación laboral mejor, los profesionales se marchan y "si se van al extranjero y les va bien, se quedan allí". A esto hay que sumar que fuera hay más facilidades para investigar.

Incluso hay casos -según ha alertado el Sindicato Médico Andaluz- en los que el SAS ha contratado para un mes, dando de alta de lunes a viernes en la Seguridad Social y de baja los fines de semana. Otras veces se hacen contratos por días, por semanas o por horas para hacer guardias. A esto hay que sumar la gran diferencia en las retribuciones dependiendo de la comunidad autónoma.

Las plazas de los jóvenes que se marchan se cubren en ocasiones con médicos extranjeros que a veces no tienen homologado el título, una circunstancia que los colegios profesionales vigilan con especial atención.

Por otra parte, desde 2007 las altas por primera colegiación han sido 1.078, lo que supone una media de 82,92 al año. En este sentido, Galán recuerda que hay que tener en cuenta que hubo unos años en los que en Andalucía no era obligatoria la colegiación, por lo que algunos profesionales se dieron de baja y otros que acababan la carrera no se adscribían a la organización profesional. El Consejo Andaluz de Colegios de Médicos denunció este hecho y en 2013 el Tribunal Constitucional restableció la colegiación obligatoria en la comunidad autónoma, lo que propició un repunte. Así, ese año hubo en Córdoba 132 altas por primera colegiación mientras que en 2014 la cifra ascendió a 181 (a lo que hay que sumar los 109 profesionales que se adhirieron llegados de otras provincias). Estos datos destacan frente a los 60 nuevos inscritos en el colegio profesional en 2012 o los 54 de 2011.

Los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) alertan del envejecimiento de la profesión y reflejan que un tercio de los médicos que trabajan en Córdoba estarán jubilados dentro de una década. De los colegiados en la provincia, 682 son menores de 35 años (18,25%), 602 tienen entre 35 y 44 años (16,11%), 748 se sitúan en la franja de 45 a 54 (20%), 1.236 tienen entre 55 y 64 (el 33%), 179 entre 65 y 69 años (4,79%) y los de más de 70 son 288 (7,7%).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios