naturaleza | adecuación del cauce del Guadalquivir

La limpieza del río alienta el debate

  • Gobierno central, Junta y Ayuntamiento tienen competencias en la adecuación del cauce del Guadalquivir Los colectivos muestran su descontento con las labores llevadas a cabo

Comentarios 8

La tan esperada limpieza y adecuación del cauce del río Guadalquivir a su paso por Córdoba genera un debate entre los distintos sectores implicados del que es difícil sacar una conclusión. Todas las administraciones tienen alguna responsabilidad en estas labores. A la Junta de Andalucía le compete el arreglo de los Sotos de la Albolafia, dados que estos fueron declarados Patrimonio Natural en el año 2001. El Ayuntamiento de Córdoba se tiene que hacer cargo de lo que se acumule bajo los pilares de los puentes y el Gobierno central, a través de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), del resto.

Al otro lado de las administraciones están las asociaciones de vecinos, los ecologistas y las plataformas que han surgido tras los primeros arreglos. Este último es el caso de la plataforma Salvemos Nuestro Río, que el pasado viernes presentaron algo más de 1.100 firmas en el Consistorio para mostrar su rechazo a la forma con la que están llevando los responsables la adecuación del río. Uno de sus miembros, Francisco Nevado, denuncia varias irregularidades que, según su plataforma, se ha cometido desde el mes de septiembre -cuando comenzaran las labores- hasta ahora. Según Nevado, el plan del principio que va desde el puente Romano a la autovía ha sido "fallido y muy agresivo". El miembro de Salvemos Nuestro Río asegura que las dos empresas contratadas "no eran especialistas" y las acusa de llevar a cabo la limpieza de una forma "rara, ya que el proceso no estaba cerrado, sino abierto a lo que dijera el jefe de obra". Asimismo, Nevado acusa a la CHG de actuar sin explicar nada a la sociedad y sin aportar "documentación fiable". Las firmas recogidas por esta asociación se centran también en acusar a la Confederación de hablar de "limpieza" cuando lo que se ha hecho es "arrasar y hacer podas agresivas, además de quitar especies autóctonas y no solo alóctonas como nos han querido hacer ver". Nevado denuncia que la administración responsable ha hecho una "operación de maquillaje para determinado sector de la población que considera que el río no tiene que tener árboles".

En cuanto a la actuación en los Sotos de la Albolafia, la plataforma considera que la Junta sí ha hecho llegar la información a los ciudadanos. Pero según el portavoz, "también se han pasado y la única explicación que se nos ha dado el que tenían que adaptar los tiempos a los presupuestos, algo a lo que no le encontramos el sentido". El miembro de la plataforma de apoyo a la conservación del río considera que no todos los técnicos opinan igual al asegurar, los de la Junta, que el bosque dañaba el monumento de los Sotos de la Albolafia. Nevado afirma que a ambas administraciones "se les ha ido la mano y cuando tengan que pedir disculpas los hechos ya estarán consumados. Habrá árboles que tenían 70 años y ya no volverán". Por todas estas razones la plataforma convocó una manifestación el pasado sábado.

Respecto a los errores de las administraciones manifestados por Salvemos Nuestro Río, Ecologistas en Acción tienen una visión diferente. Según fuentes de la asociación a favor de la naturaleza, la actuación del Gobierno a través de la CHG ha sido "más bien correcta, conservando algunos árboles como álamos antiguos y haciendo que corra agua limpia". Los ecologistas no opinan igual de la intervención en los Sotos de la Albolafia, a la que consideran "excesivas". Según un miembro de la organización, "el aclareo ha sido excesivo llevando a cabo intervenciones no previstas en el proyecto. Incluso las hogueras para quemar los restos han sido desmesuradas y han estropeado el suelo". Ecologistas en Acción afirma que les hubiera gustado una labor "más meticulosa" y haber dejado más variedad de plantas.

La organización asegura que ellos estaban a favor de este plan de adecuación del Guadalquivir ya que iba a permitir recuperar zonas que ya no había como las de "enea, de carrizo y de pradera abierta". Pero consideran que la labor llevada a cabo en lugares del río como las islas ha sido "drástica" cuando se pueden observar fotos de 2003 en las que se ve que "sin las islas hay más arboleda. Lo correcto hubiera sido una labor mucho más delicada en la que se eliminaran especies exóticas como el eucalipto pero no arrasar con lo que había alrededor del molino ni las islas".

Opiniones algo contrarias tienen los vecinos de la zona y los empresarios con comercios cerca del río, que se empiezan a asentar como el lugar de moda. El presidente de la asociación vecina Huertos Familiares, Juan Matas, y la de la asociación Puente Romano, Carmen Sevilla, coinciden en que la adecuación es buena para todos. Según Sevilla, "lo que se ha quitado se ha quitado porque no hacía falta. Ahora te asomas y puedes ver el puente de lado a lado y antes no se podía ver nada". Por su parte, Rafael Gavilán, dueño de la Taberna del Río, considera que el cambio es bueno. "Hay algunas temporadas en las que se crean plagas de mosquitos por la vegetación que había y que no estén lo hace todo más cómodo", afirma.

Durante el verano de este año fueron numerosas las movilizaciones de los vecinos que exigían un plan de actuación en los márgenes del río dado su abandono. Como comentaba Gavilán, las plagas de insectos estaban presentes en numerosas épocas, sobre todo en el verano, lo que unido al mal olor provocaba una "mala imagen de la ciudad en una zona muy turística", según comentaban los vecinos y empresarios. Asimismo, las exigencias de limpieza y adecuación se hicieron aún mayores cuando las lluvias torrenciales dejaron lodo e hicieron crecer la maleza.

Fue en agosto cuando el Ayuntamiento llegó a un convenio con la CHG para limpiar el río entre las curvas del Cañaveralejo y el Puente Romano y entre los puentes de San Rafael y Andalucía. Ese convenio no llegó hasta finales de agosto y supuso una inversión de 1,8 millones de euros por parte del Gobierno central. Según el plan, los trabajos iban a consistir en labores forestales de desbroce, poda y corta para el clareo selectivo de especies arbóreas, así como la limpieza de las pilas de las estructuras que atraviesan el río y las retiradas de residuos sólidos urbanos. Estas labores de limpieza y adecuación comenzaron 15 de septiembre.

Aproximadamente mes y medio después, el comisario de aguas de la CHG, Rafael Álvarez, afirmaba que los trabajos para la recuperación del cauce del río estaban al 70% y subrayaba que dichos trabajos estaban realizándose por delante del plazo previsto. En concreto, Álvarez explicó en su momento que las tareas habían permitido recuperar el embarcadero del puente de El Arenal por las mejoras hidráulicas.

Por su parte, el PSOE pidió hace poco días que el PP creara un protocolo junto con el resto de partidos para sentar las bases para organizar las actuaciones en el Guadalquivir y definir su papel como "río urbano". Asimismo, Equo exigió la paralización de la actuación que estaban realizando los técnicos de la Junta en los Sotos de la Albolafia. El portavoz provincial de Equo, Diego Rodríguez, señaló que la Administración andaluza "interviene ahora en los Sotos de tal forma que la imagen que observamos crea alarma social entre muchos colectivos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios