Córdoba

El lado más solidario de los alumnos de Rabanales

  • Medio centenar de universitarios donan sangre en el autobús instalado en el campus por el Centro de Transfusión Sanguíneal hasta el jueves El autobús del Centro de Transfusión Sanguínea permanecerá instalado frente al Aulario del Campus de Rabanales hasta el próximo jueves. El horario para los que estén interesados es de 10:00 a 14:00 y de 17:00 a 20:30.

El Campus de Rabanales fue ayer el lugar elegido por el Centro de Transfusión Sanguínea para dar a conocer y promocionar las donaciones de sangre. El mensaje caló entre la comunidad universitaria de Córdoba y en su primer día de colecta por el autobús del centro pasaron más de medio centenar de alumnos de la Universidad de Córdoba (UCO).

Tener más de 18 años, no tomar ninguna medicación o pesar más de 50 kilos son algunos de los requisitos básicos para poder convertirse en donante de sangre, recordó Maite Gómez, la médico de la colecta de ayer, quien reconoció que los jóvenes "se están concienciando poco a poco de lo importante que es donar". Señaló también que la mayor parte de los donantes de institución académica "son alumnos" y que a los profesores les cuesta más y añadió que en la campaña del año pasado por los distintas escuelas y facultades de la UCO fueron 761 las personas que se decidieron a donar su sangre.

El autobús instalado frente al Aulario de Rabanales, que permanecerá hasta el próximo jueves, está divido en varias dependencias. En la primera de ellas se encuentra Maite Gómez, quien se encargó de recopilar los datos de cada uno de los donantes, tales como el DNI o su filiación. Tras este primer paso, el donante se dirige al espacio reservado para las extracciones de sangre y cuando ésta se termina accede a la parte de "recuperación", donde el personal del Centro de Transfusión Sanguínea reparte "refrescos o botellas de agua para que se recuperen", apuntó. La doctora reconoció también que muchos de los universitarios "vienen por sí mismos porque sus familias han necesitado alguna transfusión" y destacó que muchos de los actuales donantes "comenzaron en la Universidad".

Modesto Arroyo fue uno de los universitarios que se subió al autobús de la donación a primera hora de la mañana porque "soy donante desde hace muchos años". Alumno de la carrera de segundo ciclo de Enología, Arroyo consideró que toda donación de sangre "es necesaria y, además, no me supone ningún esfuerzo", dijo. El joven reconoció que no tiene reparos a la hora de mostrar su lado más solidario y que suele donar unas tres veces al año o siempre que puede.

Nabil, alumno de tercero de Veterinaria, también se subió al autobús del donante por primera vez, ya que "el año pasado no pude porque estaba con tratamiento antibiótico", apuntó. El joven, natural de Las Palmas de Gran Canaria, calificó la donación de sangre como de "un acto desinteresado" y aseguró que este tipo de actos "son muy necesarios".

Por el autobús también se pasó Sandra Roldán, estudiante de último curso de Veterinaria. "Llevo tres años donando sangre y hoy he venido para colaborar de nuevo", aseguró. Roldán hizo hincapié en la necesidad de que se lleven a cabo "más campañas informativas para concienciar a la gente".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios