Hospitalización domiciliaria

Los avances de los cuidados a domicilio

  • La Sociedad Española de Hospitalización a Domicilio ofrece su ayuda en investigación y documentación para que este servicio pueda llegar a todos lo ciudadanos del país

Beatriz Massa, durante el Congreso Mundial de Hospitalización a Domicilio. Beatriz Massa, durante el Congreso Mundial de Hospitalización a Domicilio.

Beatriz Massa, durante el Congreso Mundial de Hospitalización a Domicilio. / El Día

El consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, anunció el pasado mes de marzo, durante el XIII Congreso de la Sociedad Andaluza de Cuidados Paliativos, la intención de la Junta de impulsar la hospitalización domiciliaria para los enfermos dependientes de cuidados paliativos.

Por lo tanto, estos pacientes podrán tener en sus casas los tratamientos necesarios, según su patología, que sólo podrían ser suministrados en el hospital.

En Córdoba, el Hospital Reina Sofía ofrece este servicio desde mayo de 2018, realizando una atención a alrededor de 45 pacientes de las unidades de Enfermedades Infecciosas y de Farmacia, registrando alrededor de 20 ingresos al día.

Según informó la Junta, “el programa de tratamiento con antimicrobianos por vía parenteral en pacientes no hospitalizados permitirá que cerca del 20% de estos pacientes puedan recibir su tratamiento en domicilio”.

En España cuenta con el trabajo de la Sociedad Española de Hospitalización a Domicilio (Sehad), que se dedica a la investigación y la colaboración con los centros de salud para llevar a cabo el servicio. La presidenta de la Sehad, Beatriz Massa, señala que la sociedad presta su “colaboración para poner el marcha el servicio”, aunque “no es obligatorio” y no es necesaria dicha colaboración para activarlo.

Éste es el caso del Reina Sofía, aunque es algo muy común en Andalucía, donde la Sehad tiene menos Unidades de Hospitalización Domiciliaria, especialmente en comparación con otras comunidades autónomas como el País Vasco, Valencia o Cataluña.

Massa afirma que “el objetivo no es sustituir las funciones de la atención primaria sino de los casos de atención especializada”, siendo un complemento a los servicios de sanidad.

Por ello, su objetivo prioritario es “convencer de la implementación en todas las comunidades autónomas”. En este sentido, la falta de una regulación nacional dificulta los acuerdos y la creación de protocolos.

La presidenta aclara que, para la concesión del servicio, la Sehad tiene unos requisitos marcados que son necesarios para que se pueda llevar a cabo este proceso con eficacia y sin que suponga una pérdida de calidad en la atención al paciente.

Para empezar, el criterio clínico es esencial para que se conceda la hospitalización a domicilio, ya que “hay que contar con un diagnóstico que justifique la necesidad de ingreso”.

Junto a esto, también existe un criterio que evalúa la distancia entre el domicilio o residencia en el que se va a realizar el servicio y el propio hospital “porque hay que tener en cuenta la disponibilidad de los profesionales y el material necesario para mantener los cuidados en el hogar”.

Sin embargo, Massa hace hincapié en que el criterio más importante, y que realmente es el que permite llevar a cabo el servicio, es “que el paciente cuente con un cuidador o familiar capacitado para mediar entre los sanitarios y la persona afectada, al igual de mantener estos cuidados cuando éstos no están.

El servicio no puede ofrecerse durante las 24 horas en el domicilio, por lo tanto los cuidadores son muy importantes para transmitir la evolución y las posibles alarmas que surgen cuando no está el personal sanitario presente”.

Estos cuidadores pueden ser familiares que puedan asistir al paciente teniendo en cuenta todas las peculiaridades de la patología concreta, al igual que los cuidadores de residencias o los facilitados a través de las ayudas sociales.

El servicio de la la Sehad “tiene grandes indicios de satisfacción” y puede repetirse cada vez que sea necesario para evitar ocupar lugar en los hospitales.

Además, Massa especifica que la asistencia es válida “para toda patología que no requiera una intervención quirúrgica”. Por ello, es útil en los ingresos de pacientes crónicos, agudos, en cuidados paliativos o incluso aquellos en proceso de rehabilitación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios