Hospital Materno-Infantil Reina Sofía Córdoba Una década ya de espera

  • La plataforma No me quites mi hospital cumple diez años demandando un nuevo Materno-Infantil

Concentración de No me quites mi hospital a las puertas del Materno-Infantil. Concentración de No me quites mi hospital a las puertas del Materno-Infantil.

Concentración de No me quites mi hospital a las puertas del Materno-Infantil. / El Día

“Hace exactamente diez años, un grupo de sanitarios del Hospital Infantil decidió rebelarse contra lo que consideraba una injusticia: que la promesa de la construcción de un nuevo Materno-Infantil, anunciada a bombo y platillo por la entonces consejera de Sanidad, la señora [María Jesús] Montero, no era más que papel mojado”. Con este recuerdo comienza el manifiesto leído por la plataforma ciudadana No me quites mi hospital durante la concentración que organizada con motivo del décimo aniversario del colectivo, que, una década después, sigue esperando la construcción de ese nuevo Hospital Materno Infantil.

La plataforma ha recordado que el personal del Materno-Infantil casi al completo y muchos otros profesionales del Hospital se unieron a esa primera Asociación Pro-Hospital del Niño y la Mujer y que consideraban necesario que las familias también formaran parte de la reivindicación, pues eran las que sufrían directamente la falta de espacio, la escasez de habitaciones, las esperas para poder ingresar, los pasillos abarrotados, las diminutas consultas y las ventanas tapiadas, “tristes compañeras en los ingresos”.

“Por eso fue fácil reunir a aquellos padres a los que la terrible carga de un cáncer en sus hijos no impidió que sacaran de su interior esa fuerza que necesitábamos para recoger firmas, divulgar la lucha entre las demás familias, hablar con los medios, con los políticos de turno o buscar nuevas asociaciones que se unieran a la causa”, han destacado.

La plataforma reconoce que no es fácil luchar como esos padres han luchado, ni reclutar 60.000 firmas sumadas a la causa, como tampoco es fácil reunir a más de 30 asociaciones de enfermos, sociales y sindicatos “y algo tendremos de razón cuando la misma Asociación Española de Pediatría se adhirió a la causa”.

Gracias a la fuerza de la plataforma, el Defensor del Pueblo Andaluz llegó a decretar el estado deficiente del actual Materno-Infantil y exigió medidas para paliarlo mientras se proyectaba su relevo.  Así, tal y como han destacado, con las reformas que se le han ido realizando durante años se consiguió frenar el tapiado posterior del Infantil "gracias a una  protesta llevada a cabo en este mismo lugar", se denunció el exceso de ruido en las habitaciones de los niños por los aparatos de aire acondicionado de las nuevas dependencias para adultos y se logró el cerramiento de las mismas, se denunció la falta de salas de juegos para niños de oncología y se abrió una, además se denunció la falta de espacio en las habitaciones de oncohematología y se realizaron obras para ampliarlas. El colectivo también ha presentado informes de las deficiencias al jefe de Servicio de Pediatría, a la gerente del Reina Sofía y a la delegada de Salud de la Junta.

“Por desgracia, del anterior gobierno andaluz sólo obtuvimos promesas de proyectos deficientes y sin presupuestos asignados; o sea, humo. Se abre un nuevo panorama, la crisis parece apaciguarse y nuevos gobernantes prometen cambios. Lo que no cambiará es la lucha para conseguir este sueño compartido por tantos; pediremos reuniones, expondremos ideas, exigiremos que se cumplan las normativas y los derechos de los niños hospitalizados, plantearemos de nuevo las deficiencias de las infraestructuras actuales, exigiremos un proyecto con presupuesto y propondremos la mejor solución, que no es otra que un nuevo Materno-Infantil”, han defendido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios