La Gloria de San Agustín

Pollo y piña

Pollo y piña. Pollo y piña.

Pollo y piña.

Todos los años, por estas fechas, me cuesta cerrarme las camisas, que algún botón quiere salir volando, y tengo que cambiar el agujero del cinturón, que la barriga me ha crecido una barbaridad, pero esta vez me he pasado tres pueblos, y puede que algo más. Vamos, que me noto yo pesado, hinchado, y esto lo tengo que solucionar antes que después.

Normal que haya cogido kilos después de los lotes de comer que me he pegado, que vaya tela, que se te abre el estómago y te cabe el Titanic, como dicen los chavales, pero es que es verdad. Y en Navidad sucede una cosa que seguro que le sucede a más gente, y es que te despiertas aborreciendo la comida y la bebida, y con la promesa de que no vas a abrir el pico en todo el día, pero cuando pasan dos horas ya estás diciendo otra cosa y al mediodía ya estás otra vez en el lío y vuelta a empezar, como si no hubiera un mañana, una cosa.

Mi hermana me ha dicho que si estoy unos días comiendo pollo y piña, sólo eso, puede ser que pierda unos cuantos kilos, y la verdad es que lo necesito. Vamos a ver cómo se me da, porque yo con el pollo me llevo bien, la verdad, pero con la piña ya no tanto, que yo la fruta la entiendo como otra cosa, pero no para llenar, y no sé si me estoy explicando. Pero bueno, que si mi hermana lo tiene claro, yo no tengo que dudarlo, que ella es más lista que yo para estas cosas, siete veces, y puede que me quede corto, que más me valdría haberle hecho caso en todo.

Pero hablando de lo que importa, ya están poniendo las vacunas a los mayores de las residencias y eso es una gran noticia, que han sido los más expuestos en esta tragedia que tenemos y los que peor lo han pasado. En contra de lo que dicen algunos, yo quiero que me vacunen, y cuanto antes mejor, lo tengo más claro que el agua. Porque yo entiendo lo de la vacuna como una buena noticia, como la que nos dio el Córdoba el otro día ganando el partido de Copa contra el Getafe, que es un equipo de Primera y no de los malos, precisamente.

La verdad es que fue un regalo de Reyes anticipado, que encima pudo ver bastante gente en el campo, que han permitido que entrara más. En fin, que esperemos que las buenas noticias sean más, abunden, en este año que acabamos de comenzar. Y sobre todo noticias sobre la vacuna, que sea muy efectiva y que ya pase este mal tiempo que nos ha tocado y que nos ha dejado tiritando. Pues eso, que ojalá nos hayan traído eso los Reyes Magos, a todos, salud, mucha salud.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios