Contenido patrocinado

Los falsos mitos sobre la reproducción asistida

Los falsos mitos sobre la reproducción asistida

Los falsos mitos sobre la reproducción asistida

Tratar de alcanzar un embarazo y no ser capaz de ello resulta verdaderamente frustrante y hace que muchas parejas pierdan las esperanzas con el paso del tiempo. No obstante, la ciencia ha hecho que los problemas de fertilidad no lo sean tanto, dando la oportunidad a quien así lo desea de formar una familia. Ahora bien, con el paso de los años se han ido creando todo tipo de mitos sobre la reproducción asistida que impiden que el conjunto de la sociedad tenga claro cómo es este procedimiento y cuáles son sus consecuencias. Motivo por el que hemos querido recoger algunos de los más comunes en aras de rebatirlos de una vez por todas.

Es más probable tener mellizos o trillizos

Si bien es cierto que hace unos años lo más común era transferir entre dos y tres embriones a la mujer, esto ha cambiado radicalmente en la actualidad. Centros como Ifertility, una importante clínica de reproducción asistida en Córdoba, apuestan por la innovación asistencial y, como tal, suele transferir un solo embrión en sus pacientes.

Esto se debe a que el embarazo múltiple presenta muchos más riesgos que los de los embarazos únicos. Por ejemplo, los bebés prematuros cuando son gemelos suelen darse en un 50% de los casos y hasta un 90% en los trillizos. De ahí que en Ifertility apuesten por la transferencia de un solo embrión, haciendo que todo sea más seguro. Así que no: no tienes que ir comprando carritos dobles si apuestas por la reproducción asistida.

La menopausia hace inviable el tratamiento

Muchas personas piensan que la reproducción asistida es algo destinado únicamente a las mujeres jóvenes. Un error habitual que se puede rebatir fácilmente gracias a procedimientos como la ovodonación o, por supuesto, la congelación de los óvulos para su posterior implantación. Es más, este último caso se ha convertido en una de las grandes tendencias dentro de dichas clínicas.

Ya no hay que sacrificar aspectos como la carrera laboral para ser madre: todo lo contrario. Es posible posponer esta fecha incluso hasta la menopausia para así poder vivir una juventud plena hasta que, verdaderamente, los tiempos cuadren. Porque la edad biológica no tiene nada que ver con la social o la psicológica y estos recursos son clave en dicha materia.

Se puede elegir el sexo del bebé

Otro de los mitos es que elegir el sexo del bebé es viable. De hecho, hay quien piensa que es posible hasta tomar esta decisión mediante el embarazo natural. Para nada: las clínicas de fertilidad no llevan a cabo esta selección en sus laboratorios. Una práctica que no es ni tan siquiera legal y que conlleva descartar varios embriones hasta conseguirlo.

Por si tienes dudas en esta materia, tampoco es viable seleccionar otros aspectos físicos como el color de ojos o de pelo. Vuestro hijo será, como es de esperar, la misma persona que sería sin la reproducción asistida. Así que nada de imaginar cómo sería el pequeño, puesto que el amor que le vais a conceder será igual sin importar cómo sea físicamente.

Los problemas de fertilidad son mayormente femeninos

No hay ningún dato que avale esta falsa creencia, ya que los problemas de infertilidad afectan por igual a hombres y a mujeres. Además, hay ocasiones en las que ni tan siquiera se identifica la causa de esta afección; donde igualmente es importante acudir a los mejores centros de fertilidad para así dar con la mejor solución posible según el caso.

Sin embargo, lo que sí es cierto es que la edad fértil de las mujeres es inferior a la del hombre. A partir de los 35 años, el género femenino pierde en gran medida la cantidad de óvulos con buenas perspectivas de embarazo; mientras que, en el masculino, esto no ocurre hasta los 50. Ahora bien, cada persona es un mundo y lo mejor es someterse a los estudios correspondientes en caso de tener dificultades para formar una familia.