Córdoba

La escultura del 'Hombre Río' estará instalada en el Guadalquivir en verano

  • La Gerencia Municipal de Urbanismo firma mañana con los creadores de la figura el contrato para su restauración

Comentarios 13

En apenas tres meses, la escultura del Hombre Río volverá a lucir en el Guadalquivir. La Gerencia de Urbanismo firmará mañana con los creadores de la singular figura, Francisco Marcos y Rafael Cornejo, el contrato para su restauración, después de que la escultura fuese arrastrada corriente abajo por las fuertes lluvias en noviembre de 2007, según informaron ayer a El Día fuentes del organismo municipal. Los trabajos de restauración de la figura se prolongarán durante tres meses, por lo que la escultura estará en el cauce, de nuevo, en julio.

El presidente de la Gerencia de Urbanismo, Francisco Tejada, ya informó el pasado mes de enero de que el presupuesto de ejecución rondaba los 37.000 euros y una vez finalizada el Hombre Río se llevaría nuevamente al Guadalquivir. Para ello, según explicó, se estaba trabajando en un sistema de anclaje y sujeción distinto al anterior con el fin de que pueda soportar las crecidas.

La escultura fue tallada en corcho blanco con la figura de un hombre tumbado que, posteriormente, a iniciativa propia, dejaron en el Guadalquivir el 18 de abril de 2006, anclándola al fondo para evitar su deriva. La aparición de la escultura en el cauce del río suscitó un gran interés entre y cierta polémica entre las administraciones local y autonómica, así como con la entonces Confederación Hidrográfica del Guadalquivir. Al final, no fue necesario adoptar ninguna medida, ya que una semana después de su aparición, la escultura se desprendió de sus anclajes y quedó varada junto al Molino de Martos. Sus escultores decidieron entonces retirarla después de haber centrado la atención de la sociedad cordobesa durante diez días.

El 8 de enero de 2007, con el visto bueno de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, el Hombre Río fue anclado de forma definitiva al lecho del Guadalquivir en las cercanías del puente de Miraflores para su exposición, aunque no sería durante mucho tiempo, ya que el 22 de noviembre de ese mismo año una subida del cauce desenganchó los anclajes de la escultura y lo arrastró a una de las márgenes, donde quedó muy deteriorado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios